martes, 4 de diciembre de 2018

Tipical Spalucia



Lo que ha pasado en Andalucía era algo que se podía adivinar. España es un país que no se ha quitado sociológicamente la idea del franquismo (o fascismo, valga la redundancia). Un violador no es célibe de un día a otro, un ladrón no se vuelve honrado de un día para otro y un franquista no se vuelve demócrata de un día para otro. El sentimiento fascista estaba adormecido y el separatismo catalán ha sido la mecha para despertarlo. La derecha ha echado leña al fuego y la izquierda no ha sabido como apagarlo.
Las elecciones andaluzas no han sido para elegir el gobierno de la Junta, han sido unas elecciones en clave nacional. Un factor, creo que importante, es el de que en Cataluña hay mucho emigrante andaluz (lo que allí llaman charnego) y que quizá el tema independentista ni les va ni les viene, es más, quizá se sientan ‘marginados’ y ‘señalados’ por los independentistas y cuando han tenido la ocasión de devolver el golpe a ciertos catalanes (entiéndase la metáfora) han votado que ellos son más españoles que nadie y el que viva España. Ha ganado la “España de balcones” que defendía Casado (como si poner colgado un trapo rojigualdo fuera a solucionar todos los problemas), la España que se pone la camiseta de la Selección Española y la España que despide a la Guardia Civil de los cuarteles al grito “a por ellos”.
Hace años, en una de las visitas que hice a Collioure para visitar la tumba de Machado, paré a echar gasoil en la última área de servicio que hay antes de pisar suelo francés. Fue la primera y la última vez. Allí vendían figuras de bailaoras flamencas, toreros, guitarritas, sombreros cordobeses, un portarretratos de Lola Flores, abanicos… todos sobre un pequeño pedestal con una plaquita que se podía leer ‘España’. Sí, eso es lo primero que se encuentra (o se encontraba) un europeo al cruzar la frontera y entrar en este país. Todos los españoles somos eso, esa es la imagen que damos. ¡Claro! Cuando eso está en peligro sale el machito ibérico (o no sé si llamarlo, por extensión, machito andaluz) y dice que de eso nada, que somos muy españoles… y entonces es cuando pasa lo que pasa.
‘Andaluces levantaos’, dice el himno andaluz. No haré un chiste fácil, pero si es para esto más vale que continúen sentados.
Ahora bien. Del PP no se puede esperar nada, nada bueno, quiero decir. No tienen vergüenza porque es algo que no se podía robar en la caja del dinero público. Y Ciudadanos pues más o menos lo mismo, aunque no se puede decir que, comparados con los peperos, hayan metido la mano en la caja. Pero como el machito ibérico (o, insisto, machito andaluz) sólo se mueve por las testosterona, tengo curiosidad por ver si en los próximos días, de la misma forma que llaman a Podemos partido de extrema izquierda (sinceramente, a mí eso me pone), tienen cojones para llamar a VOX partido de extrema derecha.
Pero en todo esto hay una nota cómica. Javier Maroto (como lo definiría un verdadero macho ibérico, o macho andaluz), ‘un maricón’, del PP, haciéndole guiños a VOX diciendo que “Lo mejor que les puede pasar a los hispanoamericanos es que su hija se case con un español” o que “Lo que no puede pretender es que ellos sí puedan pactar con independentistas como el señor Torra y los batasunos, y yo no pueda pactar con el partido donde milita Ortega Lara”. Este (como lo definiría un verdadero macho ibérico, o macho andaluz) ‘maricón’ que se pudo casar con su marido (otro día habrá que hablar de la doble moral de los conservadores), gracias a que un Gobierno del PSOE aprobó una ley de matrimonio homosexual, ahora flirtea con un partido que se quiere cargar esa ley… ¿este tío podrá dormir por las noches?
Si es que, visto lo visto, no me extraña que los catalanes quieran separarse de ‘Espalucía’ ¡y quién no!

10 comentarios:

Leo dijo...

Lo que está claro es que el ser sincero cuesta. A veces, es cobardía, otras falta de seguridad y, lo más difícil creo que es el miedo de sacar a la luz tus vergüenzas sobre lo que sientes. Seamos sinceros con nosotros mismos y leales a nuestra verdad.
Eso es ser persona. Todo lo demás es cobardía y falta de seguridad.

La democracia es respetar cualquier opinión. Mis creencias, desde luego, están basadas en la igualdad de oportunidades, en la humanidad y en la justicia social.
A partir de ahí, cada uno es libre de ser lo que quiera.

Benja García dijo...

En primer lugar, yo siempre he defendido que una democracia y un estado de derecho no pueden estar en manos de partidos extremistas “sean de izquierdas o de derechas. Y por supuestos partidos como Bildu “el partido de los terroristas” o los separatistas de ERC y el PDeCAT que pretenden llevarnos a un enfrentamiento civil como no se ha conocido en este país des del 36.
Dicho esto, Vox ha puesto nerviosos a la izquierda y a algunos medios de este país y te equivocas al tachar de fascistas aquellos que han ejercido el derecho democrático de dar el voto a quien le ha dado la gana. Como se equivocó Pablo Iglesias al declarar la guerracivilista llamando a la movilización popular contra los “fascistas”. Sobre todo es muy curioso, cuando Podemos es un partido de extrema izquierda. Y cuando entraron en el parlamento ante las críticas de algunos medios a este partido que esta compuesto por lo peor de lo peor como los anti sistema. Pablo declaraba que los que les habían votado habían ejercido su derecho democrático ha votarles y ahora eso no vale para Vox y no hacéis más que insultar a sus votantes. Pues Vox a llegado para quedarse y más vale que lo aceptéis porque tienen el mismo derecho que Podemos a presentarse a las elecciones. Insultar a los andaluces no creo que sea lo más correcto, tengo amigos andaluces y otro día te explicare porque han votado el cambio en Andalucia.

Benja García dijo...

Y otra cosa que te quería decir y se me ha olvidado. Es que yo me he planteado no participar en donde se hable de política sea en internet o en la calle. Porque en este país en general no somos demócratas y en cuanto a la libertad de expresión no tenemos muy claro lo que significa y hasta donde llega. Y en cuanto opinas diferente ya está el lio, ya eres…un facha, racista, homófobo etc.Yo Respeto la opinión de todo el mundo, siempre que lo que se diga no sea un delito. He oído a latinoamericanos hablar y expresar un odio hacia los españoles que da miedo y en cambio nadie se atreve a criticar esto…pero a los españoles sí.

Leo dijo...

Estaba esperando tu respuesta Benja. Creo que has expuesto un buen argumento, principalmente porque no creo que seas diferente sino que expones tus puntos de vista y, esto, te hace más valiente. Por supuesto, insultar no es de recibo, mucho menos acosar o amenazar con tus propia "verdad".
Me parece bien que Vox haya llegado para quedarse según tu criterio, pensando en los elogios y felicitaciones de sus seguidores... hagamos una reflexión coherente... Cada cual la suya. No nos dejemos llevar por los derroteros intrínsecos...

Marino Baler dijo...

Benja, yo soy de la opinión que hijo de gato gatito, es decir, el que vota a un partido fascista es un fascista, con total libertad han votado a un partido fascista. A mí me parece bien que hayan votado a VOX, ¡faltaría más! pero todos los antipodemitas que tengan la gallardía de, igual que dicen que Podemos es de extrema izquierda, decir que VOX es de extrema derecha.
Los motivos por los que VOX son de extrema derecha son de sobra conocidos y citarlos sería un copia y pega. No iba a descubrir nada nuevo.
En cuanto a los andaluces... he vivido, en distintos periodos, unos dos o tres años de mi vida, en aquella región, he 'trabajado' (nótese las comillas) con ellos, allí en Andalucía y aquí en Zaragoza. Te puedo asegurar que no quiero volver a trabajar con ellos. La última que me hicieron fue hace un par de meses y es un poco largo de contar.
Mi hermana vive en Sanlúcar de Barrameda, casado con uno de allí, he tenido relaciones con andaluzas y de mis mejores amistades, con las que confiaría ciegamente hasta el fin del mundo sin dudar un segundo, son andaluzas (una gaditana residente en un pueblo de Sevilla y un matrimonio que vive en Carrión de los Céspedes, con quienes pasé la última Nochevieja). Te cuento todo esto para que veas que algo conozco a los andaluces y no digo aquí nada que no les haya dicho ya a ellos.

Yo, a estas alturas, me da lo mismo lo que digan o piensen de mí (políticamente hablando). No obstante, tampoco hablo de ciertos temas con todo el mundo, hay que saber con quien se tienen ciertas conversaciones... pareces nuevo xDD.

Benja García dijo...

Leo, ya estoy arto de lo que es “lo políticamente correcto” yo tengo claro que no votaría a un partido radical, pero entiendo a los que les votan y normalmente es porque están artos de la situación actual y de gobiernos débiles que hablan mucho y no hacen nada.
Marino, hablamos y discutimos temas de actualidad desde hace años y siempre has tenido un comportamiento muy correcto y además aceptas mi opinión aunque no la compartas y esto para mí es muy importante. A veces no podemos expresarnos libremente para no ofender a otras personas y este es el problema de este país, porque a la gente no le interesa la verdad. Por lo tanto entiendo lo que has querido expresar con esta entrada.
Esta es la respuesta a tu mensaje que has dejado en mi blog: Tengo un amigo de Córdoba, que aunque él no vota en Andalucía sí que entiende la entrada de Vox en el Parlamento Andaluz. Y me dijo “he nacido en una Andalucía subdesarrollada y hoy día casado y con un hijo, Andalucía sigue subdesarrollada” y he mirado el informe de la UE sobre los territorios de la Unión y vuelve a estar entre las regiones más pobres de Europa en el 2018. Por lo tanto es lógico que busquen un cambio y si la izquierda no hace nada pues miran para otro lado. Y este amigo apenas tiene 30 años por lo tanto nació gobernando el P.S en Andalucía.

Marino Baler dijo...

Sí, es cierto Benja, hace años que 'nos conocemos' virtualmente y la opinión que tengo hacia a ti coincide con la que tienes hacia a mí.

Respecto al tema andaluz... pues sí. Pero llámese PSOE, Podemos o PP, el poder acaba enquistando y acomodándote. Cuando ganas elección tras elección te sientes legitimado para hacer lo que te dé la gana. Fíjate en Valencia con el PP, Camps decía que "las urnas me han absuelto", entonces, claro, creen que pueden seguir actuando como si fuera un cortijo. En Andalucía ha pasado lo mismo. Ya no hablo de derechas ni de izquierdas porque estoy seguro que lo que tiene que ofrecer el PSOE no es lo mismo que lo que tiene que ofrecer Podemos, ni que lo que tiene que ofrecer el PP es lo mismo que lo que tiene que ofrecer Ciudadanos o incluso VOX. En el sur coincido en que hacía falta un cambio, en este caso el PSOE, por otro partido; personalmente hubiera preferido Podemos e igualmente te digo que no todo lo que hace Podemos me gusta, pero es evidente que lo prefiero al PSOE y, por supuesto, al PP, Ciudadanos o VOX.

Leo dijo...

Benja,me parece coherente tu exposición. Yo, nihilista en otros elencos, empiezo a pensar en serlo en la política. No veo un líder capaz de que se llegue de algún modo a un pacto social común.

Nunca sería capaz de votar a un partido radical, lo digo claro y alto, pero entiendo que existe rabia, aún, considerando que el pueblo debe ser mucho más valiente en todos los sentidos, luchar y pensar por sí mismo. Las cosas no llegan solas con la división entre nosotros. Pero existen pensamientos realmente horribles y envidiosos que hierven dentro de muchos "corazones" y con ello solo se va ha crear una gran fogata.

Me gustaría decirte, y esto no quiero que lo tomes como nada personal, que he intentado comprender y entrar en tu blog pero yo no entiendo el Valenciano. Es como no entender cualquier otro idioma, me cuesta un trabajo enorme traducir las exposiciones de otras personas, siendo, pensamientos muy importantes de entender y compartir entre miles y miles de conocimientos... Siempre he pensado ¿Por qué no crean un idioma universal? ¿Será porque unida la cultura, el pueblo y los valores se podría hacer un mundo increíble?.

Seguiremos entre todos al menos, intentando, poner nuestro granito de arena...



Benja García dijo...

El otro día en un debate en la clase de adultos donde estoy estudiando el C1 de valenciano. Todos/as estuvimos de acuerdo que los políticos tenían que estar como mucho 8 años. Somos de edades y generaciones muy diferentes, desde los 18 hasta los 50 más o menos. La mayoría estudiamos por el certificado por gusto o para poder trabajar en la administración valenciana. Y todos estábamos de acuerdo en limitar el tiempo…menos los políticos.
Leo, Patria Valencia está en valenciano porque es una forma de practicar mi lengua materna escrita, ya que he aprendido a escribir valenciano hace poco, antes solo lo hablaba y no muy bien. Aunque en Patria hay un traductor, tengo otro blog que está en castellano y es Sokar Spirit. Un saludo

Leo dijo...

¡¡Menuda sorpresa!! Muchísimas gracias.Tomo nota.