sábado, 21 de mayo de 2011

Jornada de reflexión


Hoy es jornada de reflexión, aunque por mi parte poco tengo que reflexionar. En la Comunidad Valenciana, el paradigma de la corrupción y el descaro político, tengo claro que ganarán los mismos que han manchado el nombre, que lo están haciendo a día de hoy y que continuarán haciéndolo en el futuro. Lo que ocurre en la Comunidad Valenciana no tiene nombre. Parece que hayan puesto un anuncio de reclamo que diga: “Se buscan corruptos y/o imputados para encabezar listas a las próximas elecciones”. El PP aplica la ley de paridad a la perfección: mitad imputados y mitad no.

Con esta premisa, tenemos que aguantar que un tío como Camps, imputado por varios delitos, sea, presumiblemente, el representante de todos los valencianos.

Que el PP ganará las próximas elecciones es algo de lo que no me cabe duda, los valencianos son una rara especie a la que le va la marcha y como dijo Pedro Castro “¿Por qué hay tanto tonto de los cojones que todavía vota a la derecha?”. Ahora bien, de ahí a designar candidato a un fulano con la catadura moral de Camps y que gane unas elecciones hay un abismo.

Lo malo es que no está el solo. En Castellón está Fabra y en Alicante Ripoll, una santísima trinidad de dudosa devoción que harían temblar al juez más pintado. Chicago años 20 es una broma con Valencia siglo XXI.

La Comunidad Valenciana es la vergüenza de España en cuanto a corrupción, nunca, en tiempos modernos habíamos vivido esto y, aún así, todavía hay quien dice que el estar imputado no es nada. Según Alfonso Rus, presidente de la Diputación de Valencia, del PP, por supuesto, dice que: "Estar imputado es ir allí, tocar la guitarra y a casa”. Da lo mismo estar imputado que tener una multa de tráfico. Bueno, para Rus es peor la multa porque esta te cuesta la pasta, en una imputación tocas la guitarra. Este es el respeto que tiene hacia la justicia, ni más ni menos, que un alto cargo del PP valenciano. Pero bueno, ¿qué se puede esperar de alguien que dice “la censura me la pone dura”? No haré un chiste fácil sobre la frase y más sabiendo la talla del personaje.

Yo no diré que Camps es corrupto; no puedo probarlo, ahora bien, soy de la opinión que un político tiene que ser como la mujer del César, que aparte de ser honrada tiene que parecerlo. ¿Es Camps honrado? Rotundamente sí. ¿Lo parece? Rotundamente no y por eso está imputado por cohecho impropio, o sea, soborno. Evidentemente no todos podemos tener el mismo nivel de honradez que Camps, ¿o él se puede equiparar al nivel moral y de rectitud de los que no tenemos problemas con la justicia? ¿O el resto de los que no tengamos problemas con la justicia debemos rebajarnos a su nivel para que esa palabra (honradez) tenga significado?

Algo pasa, algo pasa en la sociedad y no sé qué es.


7 comentarios:

Maikel dijo...

¿Porque hay que ser tonto de los cojones por votar a la derecha? y no tonto de los cojones ¿por Votar a la izquierda?, una izquierda que ha destrozado económicamente y políticamente a este país.
Andalucía es la comunidad con diferencia más corrupta, que alguien de Castilla o de Aragón no entendiera nada de lo que pasa en Valencia “pasa”. Pero un valenciano si que sabe o debe de saber lo que pasa y por que el PP arrasa.
Ahora no tengo tiempo, pero cuando pueda hare un buen análisis politico de lo que pasa en Valencia.

Maikel dijo...

El primer lugar, la corrupción está generalizada en mayor o menor medida en todos los partidos políticos, pero en mayor medida en los dos mayoritarios, el Partido Socialista y el Partido Popular.
Quiero hacer un poco de historia para que se entienda por qué hemos llegado a esta situación, en 1915 el joven republicano Rafael Trullenque aboga en la Casa de la Democracia por un nacionalismo valenciano de izquierdas: «¡Despertemos, nosotros, los valencianos, y unámonos al concierto redentor de Europa! ¡Seamos nacionalistas! ¡Defendamos nuestra nacionalidad valenciana!, La República Valenciana ha de ser siempre únicamente valenciana, porque nuestra psicología y nuestros intereses, que son los mismos en todo el reino valenciano, disienten de los de Cataluña y el resto de la Península».
El republicanismo valenciano se reafirmó en esta valencianidad en los partidos Esquerra Valenciana o el Partit Valencianiste d´Esquerres. En este punto se encontró con un valencianizado PSOE que, en aquella época, para nada entraba en el juego procatalán.
Todos aquellos socialistas vivieron el drama de la guerra civil y la posterior represión franquista. Unos tuvieron que exiliarse, y otros padecer el régimen dictatorial. Pero la peor humillación fue descubrir que, acabada la pesadilla, había aparecido un nuevo socialismo rígido y dogmático que les impedía ser socialistas sin abrazar un catalanismo incomprensible de Albiñana basado en cuatro barras, barcelonés idiomático y erradicación de sentimientos valencianistas.
Los socialistas valencianistas se refugiaron en entidades motejadas de derechistas, acusados de traidores al socialismo. Se habían vuelto fachas por defender su patriotismo valenciano como algo compatible con el socialismo genuino que habían profesado toda su vida.
En los años 60 el socialismo oficial defendió las ideas del fusterianismo o catalanismo y la intento llevar a cabo cuando gobernaban en la Comunidad con Joan Lerma como president.
Muchos años tendrán que pasar para que la mayoría de valencianos olvidemos esa traición a nuestra cultura por parte del PSPV ,que dejo bien claro que era un partido catalanista, jamás gobernaran en esta vida al menos en la comunidad valenciana.
Si además PSPV ha antepuesto sus intereses partidistas al bien común de los ciudadanos de la Comunitat tenemos el cultivo adecuado para el desastre, siempre se ha puesto del lado del quien iba contra de nuestros intereses y la guerra del agua es la mejor prueba, al lado de Zapatero, de Catalunya y Aragón y en contra de los intereses del campesino valenciano que mayoritaria mente les seguía votado y que en la siguientes elecciones fue su voto mayoritariamente para el PP.
Durante años, los socialistas le han dado la espalda al pueblo valenciano y el pueblo les ha castigado como se merecen.
Mi voto ha ido para un partido nacionalista de esta tierra con el único fin de que si entra en las instituciones valencianas pueda inquietar aunque solo sea un poquito a los dos grandes.

Anónimo dijo...

Me voy a ejercer mi derecho al voto pero no sin grandes dudas todavía. La jornada de reflexión ha sido larga y, aún así, insuficiente...

Solo queda la esperanza de pensar que Neruda no se equivocaba al afirmar que "Podrán cortar todas las flores pero no podrán detener la primavera".

Luna.

Maikel dijo...

El PPCV de Francisco Camps logra, con menos votos 55 escaños en las Corts, el PSPV pierde seis hasta quedarse en 32 y Compromís y EU entran con siete y cinco diputados, respectivamente.
En valencia ciudad El PP se queda con un concejal menos, el PSPV se hunde al perder cuatro y entran Compromís (3) y EU (2)

Marino Baler dijo...

Maikel; si el nacionalismo valenciano piensa que el PP le va a devolver la identidad valenciana está equivocado. En cuanto al trasvase es algo sin pies ni cabeza; conozco bien Aragón y conozco bien la Comunidad Valencina y el agua NO hace falta. Los aragonses no la malgastan aprovechan la que pueden y no hay bastante.
Sinceramente, posturas como las de prohibir TV3 me parecen propias de los nazis, por no extenderme en que somos la provincia con más corruptos por metro cuadrado y ahora por centímetro.

Luna; lo importante es que cuando te acuestes lo hagas sin remordimientos por no haber votado en lo que tú crees.

Maikel dijo...

Porque ya no espero nada del PP el voto útil se ha terminado, el PP ha prometido en estas elecciones lo que en los años que están gobernado que son muchos no han hecho.
No estoy de acuerdo con tu opinión sobre el trasvase pero si con lo de TV3,yo tengo las cadenas catalanas porque tengo televisión con Ono y tengo la opción de verlas o no si quisiera, creo que en una democracia no se puede prohibir los medios de comunicación mientras no infrinjan la ley.
Me puede quitar otras cosas el sueño pero la política no, esta vez he votado con el corazón y consecuente con mis ideas, hace tiempo que no espero nada del PP por eso esta vez se acabo de darles mi voto.

MAYTE dijo...

Amigo, "el pescado esta ya vendido", por ahora no hay nada que hacer.

Un beso.