sábado, 16 de junio de 2018

Baila morena


También era sábado, pero no recuerdo el día concreto… ha pasado mucho tiempo… fue muy a principios de siglo; lo único cierto es que era por estas fechas, el periodo en el que acababan los exámenes de junio y dejan dos semanas para preparar los de julio.
Esa noche, como tantas otras habíamos hecho siempre, nos escapamos los dos con el coche… sin rumbo fijo, lo importante era alejarnos del mundo para entrar en el nuestro… y llegamos a Borja, ese pueblecito cuyo Eccehomo todavía no le había dado fama mundial.
Entramos a un pub. Estaba oscuro. Sólo había un chico que estaba detrás de la barra hablando con una chica. Pedimos una cerveza, en aquellos tiempos se podía fumar… Cuando acabó la canción que sonaba en aquel momento comenzaron los acordes…


Y ella, aunque no era morena y, quizá, tampoco habría moonlight, esa noche bailó, como nadie lo ha vuelto a hacer, sólo para mí. Gilda renacida.

martes, 12 de junio de 2018

George Sand



Tomó el pseudónimo literario de George Sand. Frecuentemente vestida de hombre, de una belleza morena y muy latina, se podría decir que su propósito era ser la Byron femenina; una dandy que querría edificar su propia vida. Ser ella. Nada lésbico hay en George Sand; si usó un nombre masculinizante y en su juventud se puso chistera y levita es porque quiso significar y visualizar que sólo poniéndose en el sitio del hombre -ocupando su puesto- la mujer alcanzaría la culminación de sus derechos y posibilidades, se autorrealizaría. Una adelantada a su tiempo. Musset… Chopin… fueron sus grandes amores. Esta poesía da idea de quién fue…

Carta de George Sand a Alfred de Musset

Estoy muy emocionada de decirle que tengo
bien entendido que la otra noche usted tuvo
siempre unas ganas locas de hacerme
bailar. Guardo el recuerdo de vuestro
besar y me gustaría mucho que sea
esto una prueba que yo pueda ser amada
por usted. Estoy dispuesta a mostrarle mi
afecto desinteresado y sin cál-
culo, y si usted quiere verme también
desvelar sin artificio mi alma
toda desnuda, venga a hacerme una visita.
Charlaremos como amigos, francamente.
Le probaré que soy la mujer
Sincera, capaz de ofrecerle la afección
más profunda y también la más estrecha
amistad, en una palabra, la mejor prueba
que usted pueda soñar, ya que vuestro
espíritu es libre. Piense que el abandono que yo re-
pito es bien largo, bien duro y a menudo
difícil. Así es que soñando tengo el espíritu
grueso. Acuda entonces rápido y venga a
hacerme olvidar por el amor donde yo quiero
ponérmelo.

Posdata: ahora hay que leerla saltando las líneas pares.

martes, 5 de junio de 2018

Sobran los motivos



No es sólo por el juicio de la Gürtel, eso es sólo la punta del iceberg. Tampoco porque mantuvieran secuestrada la RTVE para sus propios intereses, incluso justificando su director su aparición en los papeles de Bárcenas atacando a Podemos por Irán y Venezuela. Ni siquiera por el desprecio hacia las víctimas del franquismo negándose a retirar una medalla y pensión vitalicia al torturador conocido como Billy el Niño. No, no es sólo por esto que he mencionado.
Había que echarlos. Había que echarlos por haber despedazado este país. Había que echarlos por no haber dejado ni una institución sin corromper. Había que echarlos por robar, estafar, mentir y engañar.
Había que echarlos por seguir actuando como herederos de un régimen totalitario con caciques, como si el país fuera suyo. En los últimos días han maniobrado en la Justicia para conseguir la libertad de la mujer de Bárcenas, condenada a 15 años, para que el extesorero no se vaya de la lengua… y así todo.
Sobran las razones para haberlos echado a la calle. Si Rajoy hubiera tenido dignidad política tendría que haber dimitido cuando un tribunal determinó la existencia de una contabilidad ilegal y, quizá, salir de la Presidencia para entrar en la cárcel por haber mentido ante los jueces. Pero Rajoy hizo lo único que sabe y que le pidió a Bárcenas: ser fuerte y resistir. Pero no, ha sido el país el que no lo ha resistido más. Esta moción no iba de partidos, iba de echarles porque no se iban. Sobran los motivos.
No iba de intereses partidistas, iba de interés general. Iba de liberarnos del secuestro institucional, acabar con la corrupción e impunidad, apender a dialogar, respetar a la ciudadanía, devolver la dignidad a la política y a la decencia. Iba de este país, de democracia y de gente. Iba de que mientras siguiera el PP casi todos perdíamos, sí, casi todos… excepto ellos.

sábado, 2 de junio de 2018

Por los campos de Soria


Ayer, por motivos laborales, estuve en Soria… ¿qué decir? Ese olor a pueblo, un olor característico… algún mugido de vacas… campos verdes… carreteras interminables… aire fresco del Moncayo… No se me ocurre mejor excusa para releer a Machado…





Campos de Soria
 I
Es la tierra de Soria árida y fría.
Por las colinas y las sierras calvas,
verdes pradillos, cerros cenicientos,
la primavera pasa
dejando entre las hierbas olorosas
sus diminutas margaritas blancas.
La tierra no revive, el campo sueña.
Al empezar abril está nevada
la espalda del Moncayo;
el caminante lleva en su bufanda
envueltos cuello y boca, y los pastores
pasan cubiertos con sus luengas capas.

II
Las tierras labrantías,
como retazos de estameñas pardas,
el huertecillo, el abejar, los trozos
de verde obscuro en que el merino pasta,
entre plomizos peñascales, siembran
el sueño alegre de infantil Arcadia.
En los chopos lejanos del camino,
parecen humear las yertas ramas
como un glauco vapor las nuevas hojas
y en las quiebras de valles y barrancas
blanquean los zarzales florecidos,
y brotan las violetas perfumadas.

III
Es el campo undulado, y los caminos
ya ocultan los viajeros que cabalgan
en pardos borriquillos,
ya al fondo de la tarde arrebolada
elevan las plebeyas figurillas,
que el lienzo de oro del ocaso manchan.
Mas si trepáis a un cerro y veis el campo
desde los picos donde habita el águila,
son tornasoles de carmín y acero,
llanos plomizos, lomas plateadas,
circuidos por montes de violeta,
con las cumbres de nieve sonrosado.

IV
¡Las figuras del campo sobre el cielo!
Dos lentos bueyes aran
en un alcor, cuando el otoño empieza,
y entre las negras testas doblegadas
bajo el pesado yugo,
pende un cesto de juncos y retama,
que es la cuna de un niño;
y tras la yunta marcha
un hombre que se inclina hacia la tierra,
y una mujer que en las abiertas zanjas
arroja la semilla.
Bajo una nube de carmín y llama,
en el oro fluido y verdinoso
del poniente, las sombras se agigantan.

V
La nieve. En el mesón al campo abierto
se ve el hogar donde la leña humea
y la olla al hervir borbollonea.
El cierzo corre por el campo yerto,
alborotando en blancos torbellinos
la nieve silenciosa.
La nieve sobre el campo y los caminos,
cayendo está como sobre una fosa.
Un viejo acurrucado tiembla y tose
cerca del fuego; su mechón de lana
la vieja hila, y una niña cose
verde ribete a su estameña grana.
Padres los viejos son de un arriero
que caminó sobre la blanca tierra,
y una noche perdió ruta y sendero,
y se enterró en las nieves de la sierra.
En torno al fuego hay un lugar vacío
y en la frente del viejo, de hosco ceño,
como un tachón sombrío
tal el golpe de un hacha sobre un leño.
La vieja mira al campo, cual si oyera
pasos sobre la nieve. Nadie pasa.
Desierta la vecina carretera,
desierto el campo en torno de la casa.
La niña piensa que en los verdes prados
ha de correr con otras doncellitas
en los días azules y dorados,
cuando crecen las blancas margaritas.

VI
¡Soria fría, Soria pura,
cabeza de Extremadura,
con su castillo guerrero
arruinado, sobre el Duero;
con sus murallas roídas
y sus casas denegridas!
¡Muerta ciudad de señores
soldados o cazadores;
de portales con escudos
de cien linajes hidalgos,
y de famélicos galgos,
de galgos flacos y agudos,
que pululan
por las sórdidas callejas,
y a la medianoche ululan,
cuando graznan las cornejas!
¡Soria fría! La campana
de la Audiencia da la una.
Soria, ciudad castellana
¡tan bella! bajo la luna.

VII
¡Colinas plateadas,
grises alcores, cárdenas roquedas
por donde traza el Duero
su curva de ballesta
en torno a Soria, obscuros encinares,
ariscos pedregales, calvas sierras,
caminos blancos y álamos del río,
tardes de Soria, mística y guerrera,
hoy siento por vosotros, en el fondo
del corazón, tristeza,
tristeza que es amor! ¡Campos de Soria
 donde parece que las rocas sueñan,
conmigo vais! ¡Colinas plateadas,
grises alcores, cárdenas roquedas!…

VIII
He vuelto a ver los álamos dorados,
álamos del camino en la ribera
del Duero, entre San Polo y San Saturio,
tras las murallas viejas
de Soria barbacana
hacia Aragón, en castellana tierra.
Estos chopos del río, que acompañan
con el sonido de sus hojas secas
el son del agua, cuando el viento sopla,
tienen en sus cortezas
grabadas iniciales que son nombres
de enamorados, cifras que son fechas.
¡Álamos del amor que ayer tuvisteis
de ruiseñores vuestras ramas llenas;
álamos que seréis mañana liras
del viento perfumado en primavera;
álamos del amor cerca del agua
que corre y pasa y sueña,
álamos de las márgenes del Duero,
conmigo vais, mi corazón os lleva!

IX
¡Oh, sí! Conmigo vais, campos de Soria,
tardes tranquilas, montes de violeta,
alamedas del río, verde sueño
del suelo gris y de la parda tierra,
agria melancolía
de la ciudad decrépita.
Me habéis llegado al alma,
¿o acaso estabais en el fondo de ella?
¡Gentes del alto llano numantino
que a Dios guardáis como cristianas viejas,
que el sol de España os llene
de alegría, de luz y de riqueza!

martes, 29 de mayo de 2018

Sin musas



Y no será porque no hay cosas sobre las que escribir, pero no sé, no me apetece y parece que las musas me han abandonado. Me hubiera gustado escribir sobre la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero, para mí un error, y de la consulta, otro error, que está planteada en clave de ‘¿te gusta mi casa o me tiro por la ventana?’… que te digan que no te tires no significa que les guste.
Estoy seguro que si tuviera a alguna musa rondándome hubiera dicho algo sobre la sentencia de Gürtel… ¿ahora ya se puede decir sin miedo a amenazas que el PP es un partido corrupto o todavía pueden amenazarte en plan ‘cuidado con lo que escribes’? Pues sí, el PP es un partido corrupto. Ahora bien, si el PP es un partido corrupto, ¿qué son aquellos que libre y voluntariamente pertenecen a este partido corrupto? ¿Qué son aquellos que libre y voluntariamente votan a este partido corrupto? Y ¿Qué son aquellos que libre y voluntariamente permiten seguir gobernando a este partido corrupto?
También me hubiera gustado hablar sobre el adiós de Iniesta… hay un vídeo en el que está él solo, después de su último partido como azulgrana, sentado en el centro del Camp Nou… pensando… ¿qué pensaría? Puedo intuirlo… me recordó a mí la última noche en el piso de estudiantes… en esos momentos apareció desde el primer día en el que eché la preinscripción hasta esa noche… Tuve una sensación extraña mientras veía ese vídeo.
Y, finalmente, hoy hubiera escrito sobre varios proyectos laborales en los que he estado inmerso las últimas semanas y que hoy mismo me han dicho que han sido aprobados. Han sido tres noticias favorables, la primera a las 12:00, la segunda a las 13:24 y la tercera a las 14:36; se trata de la reforma de una comunidad bastante grande en Valencia, la rehabilitación de una casa de piedra en Castilruiz, Soria, y la reforma de una comunidad en Zaragoza, respectivamente… tres pelotazos que hacían que de vez en cuando tuviese que tirar de la fe que no tengo.
Bueno… al final algo he contado. Veremos si las musas vuelven pronto.

sábado, 19 de mayo de 2018

Arquitectura de piedra seca


En ocasiones la arquitectura sorprende y uno se encuentra con construcciones que rompen con lo convencional. La arquitectura de piedra seca es una de esas agradables sorpresas con las que te encuentras de vez en cuando.
Hace unos años hice el PFC de ITOP sobre construcciones de piedra seca. Para mí se abrió todo un campo sobre el que aprender.
Contar en qué consiste este tipo de construcción me resultaría complicado. No lo sería por desconocimiento, sino por el hecho de no contar todo lo que se podría ser contado y caer en el error de no dar la suficiente información.
El trabajo que realicé tendrá unas 130 páginas y colgarlo en el blog sería algo infumable. Es por ello que donde mejor se podría entender en qué consiste esta técnica de la piedra seca es en el siguiente vídeo. Hay en Aragón TV un programa llamado ‘Chino chano’ en el que en cada episodio hablan sobre rutas senderistas de Aragón. Uno de los programas se lo dedicaron a la arquitectura de piedra seca en La Iglesuela del Cid, lugar sobre el que hice el PFC. Tengo que reconocer que, para mí, ese tipo de construcciones fueron todo un descubrimiento. Eso me llevó a otro descubrimiento: la arquitectura negra… pero eso queda para más adelante.


martes, 15 de mayo de 2018

Ese Moncayo azul y blanco


Por tener delante de los ojos paisajes como este merece la pena levantarse un domingo a las 8 de la mañana.


El Moncayo visto por la carretera entre Ágreda y Matalebreras, en la provincia de Soria.
Ese Moncayo azul y blanco que evoca a un paseo cogido de la mano…

sábado, 12 de mayo de 2018

Hacer el amor con el Quijote



Suele ocurrir que muchas cosas las damos por supuestas por el simple hecho de conocerlas y nos vemos en la creencia de poder prescindir de ellas pensando que no vamos a descubrir nada nuevo. Se me ocurre el ejemplo de la película Psicosis. Estoy convencido que cualquiera de nosotros podríamos decir algo de ella, pero eso, como es mi caso, no significa que la hayamos visto. En el campo de las artes y letras ocurre lo mismo… ¿qué persona que sea medianamente lectora no ha escuchado hablar de La Odisea? ¿Cuántos lectores la habrán leído?
En mi vida me he encontrado con gente apasionada al fútbol, que se pasarían horas y horas hablando de este deporte; a los toros, gesticulando con sus manos pases de capote; a los coches o motos, conociendo marcas, modelos, cilindradas y consumos y, por supuesto, a la política, hablando como si tuvieran la piedra filosofal para arreglar los males de la sociedad. Pero, sin embargo, hay una gente con la que no me he encontrado nunca: apasionados por el Quijote.
En el primer párrafo comentaba la facilidad de dar las cosas por supuestas y el Quijote no escapa a esa generalización. Pero no, no es así. El Quijote es algo más que la idea que cualquiera que no lo haya leído pueda tener. Es un libro que toda persona debería leer antes de morir.
Cada vez que se lee esa novela es distinta a la anterior, se descubren cosas nuevas, sensaciones nuevas… es una sensación indescriptible. Cada vez que tengo el libro entre mis manos lo abro por cualquier página y me pongo a leer… para mí es un éxtasis, porque sé que algo que he hecho otras veces y me ha causado satisfacción va a volver a ocurrir… parecido a algo desconocido que sé que terminará de manera satisfactoria. Leer el Quijote es como hacer el amor con la mujer amada. El hacerlo no cansa nunca y aunque, en sí, el acto es repetitivo se tiene la certeza de que es único. Sabiendo que, aunque se haya hecho muchas veces, siempre va a ser distinto y al final se alcanza la sublimidad en la mayor amplitud de la palabra. Eso es para mí leer el Quijote y todo lo que lo envuelve.
El jueves pasaba por una librería y entré a comprar el Quijote… me apetecía darme un capricho. El libro que elegí no era un Quijote cualquiera, era el Quijote, único, distinto al resto de Quijotes que tengo (creo que una docena, aproximadamente); de la misma forma que el resto, todos y cada uno, son distintos entre sí y distinto a este… únicos… como estar entre sábanas con una Dulcinea. Pero no sé si alguien sabrá lo que es eso, no he encontrado nunca apasionados por el Quijote.

martes, 8 de mayo de 2018

Marcianitos verdes


Iba de viaje volviendo a Zaragoza después del último largo puente, cuando decidí parar en un área de servicio para tomar un cortadito e ir al servicio. ¡A qué mala hora! Estaba lleno de gente que iba de viaje y autobuses, tanto de jubilados como de estudiantes (imagino que aprovecharían el puente para hacer el viaje de fin de curso). Como me dí cuenta que era imposible que me atendieran fui directamente al servicio. Estando allí, como le sucedió a Sancho en la aventura de los batanes “haciendo lo que otro no pudiera hacer por él”, aunque en mi caso eran ‘aguas menores’, escuché a unos niños que decían: “Oh, son condones” y otro “siiii, condones” y varias voces decían: “mirad… condones”.
Cuando acabé fui a lavarme las manos y vi que al lado del lavabo había una máquina de condones con sus variantes de colores y sabores. Allí estaba yo, lavándome las manos lentamente, aguantándome la risa (por lo gracioso e inocente que me parecía la situación) y escuchando a los niños, que no tendrían más de once años, todos vestidos iguales, con el mismo chándal, mirando la máquina de condones sorprendidos. Y seguían… “Mira, los hay de colores”, “Y de sabores, como los chicles”, “Yo nunca he visto ninguno”, “¿No dolerá? Eso tiene que apretar mucho”, “No, es como un calcetín”, “Y como funcionan”… Ese tipo de cosas decían los niños en el minuto aproximado que yo estuve allí haciendo como si me lavara las manos sólo por el gusto de escucharlos.
Cuando me sequé las manos, les pedí que, por favor, me dejasen pasar, ya que de los 4 ó 5 niños que había al principio, en el tiempo que estuve allí llegaron a ser más de una docena; todos mirando la máquina, aunque había algún atrevido que se atrevía a pulsar una palanca por si saliese alguno. Todo ello acompañados por un “ooooh” al valiente que se atrevía.
No cabía duda... estaba ante los marcianitos verdes de Toy Story en su versión humana.


Aquí está la escena completa y su veneración por el gancho.

sábado, 5 de mayo de 2018

Transición a la carta



ETA se ha disuelto. En números redondos (y sin ganas de ponerme a rebuscar datos exactos) ha matado unas 900 personas en 60 años. Rajoy ha dicho que “No hubo ni habrá impunidad para ETA”.
Después de la guerra civil, una vez que el bando republicano estaba vencido y aplastado, ¿cuántas personas fueron represaliadas en casi cuarenta años? Se habla de entre 150.000 y 200.000. ¿Han sido juzgados por la democracia los criminales franquistas? No, incluso el torturador Billy el Niño es hoy un viejo que lleva una vida plácida. ¿Han pedido perdón por tanto sufrimiento? No, dijeron que había que olvidar. ¿Ha homenajeado Rajoy a las víctimas? No, incluso se jacta de no destinar partidas económicas para la Ley de Memoria Histórica; mientras que la Fundación Francisco Franco sí que recibe subvenciones económicas por parte del Estado.
Sería bueno recordar cuando ese sujeto llamado Felipe González (se me ocurren varios adjetivos para nombrarlo, pero sería de aplicación el código penal) negó a Josefina Manresa, viuda de Miguel Hernández (no hace falta contar quién fue, como murió y porqué), un juicio de rehabilitación, ya que el poeta seguía (y sigue) condenado por rebelión. Como el de Hernández hay miles de casos. Pero en nombre de la transición se decretó ‘borrón y cuenta nueva’ y ‘pelillos a la mar’ o, mejor dicho, ‘huesos en las cunetas’. Reconciliación lo llaman algunos. La amnesia como sustituto a la historia y a la memoria.
Con las palabras de Rajoy ha quedado claro que para pasar de la dictadura a la democracia se necesita una larga, muy larga transición; en cambio, sólo se precisan segundos para pasar de la democracia a la dictadura. ¡Arriba España 2.0!

sábado, 28 de abril de 2018

Capítulo XLVII



Esta semana he estado en Cádiz. El domingo pasado salí desde Zaragoza, ya que el lunes tenía una reunión en la que debía estar (no podía ser telefónicamente) para ver los detalles de un trabajo y, al mismo tiempo, buscar una oficina en la que estaremos tres: un corredor de seguros, especialista en el tema de la construcción; un promotor vasco, pero que vive en Sevilla, y yo.
Había previsto un par de días para hacer todas las gestiones, así que el miércoles decidí volver, pero en lugar de volver a Zaragoza volvería a Valencia, porque tenía que visar por el Colegio unos trabajos que me habían encargado. El viaje desde Cádiz hasta Valencia es bastante largo, no recuerdo con exactitud pero serán unos 800 km, así que decidí anunciarme en Bla Bla Car. La salida desde Jerez de la Frontera, la primera parada en Sevilla, la segunda en Córdoba y la tercera en Albacete.
Me contactó el martes por la noche Miguel, un chico de 26 años que salía desde Jerez y me preguntó si le podía dejar en la primera gasolinera pasada Sevilla, ya que su idea era llegar a Suiza haciendo autostop. Me extrañó bastante la propuesta, pero le dije que no había problema. A los cinco minutos me llamó Adriana, una chica de Albacete que iba a viajar conmigo. Bien, ya éramos tres.
Recogí a Miguel a la hora acordada, 9:30, y comenzamos el viaje. Sus padres son de Pamplona, siendo él pequeño emigraron a Suiza y allí siguen todavía. Había estado con una amiga en la Feria de Abril y ahora volvía a Suiza haciendo autostop, por lo que quería que lo dejara en un área de servicio pasando Sevilla; se había propuesto llegar, como muy tarde, el viernes por la tarde, ya que tenía que su madre canta en un coro y le hacía ilusión que él estuviera viéndola cantar el viernes por la noche. Es normal la extrañeza cuando a uno le dicen que pretende hacer semejante viaje confiando en la amabilidad de las personas. Pero no era la primera vez que lo hacía. Ya había recorrido Brasil de la misma forma. Sacó un billete de avión, aterrizó allí y recorrió todo el país. Pero lo que más me sorprendió es lo que iba a contar cuando sonó el teléfono.
Era Ezequiel, un chico que estaba en Sevilla que me llamaba para ver a qué hora pasaría a recogerlo. Por lo visto, había comprado la plaza en el coche una vez habíamos salido. Pues bien, tuvimos que entrar en Sevilla y recogerlo. El nuevo compañero llevaba una maleta enorme, era argentino y tenía 27 años. Nos contó que era peluquero. Con 23 años se había ido a Chile a trabajar, montó su peluquería y allí estuvo todo este tiempo, hasta que hace un par de meses decidió venderlo todo y venirse a conocer Europa. Había llegado a Madrid hacía un par de semanas. Después había pasado por Granada y había llegado a Sevilla. Su idea era ir a Valencia, de allí a Ibiza unos días y pasar a Barcelona, donde se alojaría en casa de una amiga durante unos días, para luego seguir a París, ya que también conocía gente y ya decidiría… Previo a su idea de venir a Europa nos contó que había viajado por Perú, en modo mochilero, de norte a sur.
Y Miguel contó su aventura… él es ingeniero industrial y le concedieron una beca Erasmus en China. Cuando finalizó pidió que en lugar de volver con avión le permitiesen volver por tierra. Después de unas gestiones con la universidad se lo concedieron, ¡de China a Suiza por tierra… haciendo autostop, en autobuses y buscándose la vida! Tardó un mes y medio. Nos contó cosas que como uno no espera vivir le parecen increíbles. Por ejemplo, en Kazajistán conoció a un coreano que a los 20 años había salido de casa, a la aventura, y ahora, seis años más tarde volvía a su casa.
El viaje fue extraordinario. Hablábamos de viajes, de historia, de política y de muchas más cosas interesantes, más de 650 kilómetros dan para mucho.
En una parada que hicimos en un área de servicio de Córdoba me llamó María, una chica de Albacete que también vendría con nosotros. Yo me preocupé, ya que, en teoría tendríamos que haber ido 4, no 5, ya que Miguel se bajaba en Sevilla, pero yo me había prestado a llevarlo hasta Valencia, ya que ahí tenía familiares donde pasar la noche antes de ir dirección Suiza. Bueno, de alguna forma nos apañaríamos, sobre todo con el equipaje.
Llegamos a Albacete y cogimos a María y a Adriana. María, de 40 años, es arquitecta y da clases en la Universidad de Cartagena. Cuando dijo eso le pregunté si conocía a José Laborda (al final de la entrada hay un vídeo en el que habla), ya que yo sabía que él estaba en esa universidad. Me dijo que sí, que es compañero suyo. Realmente el mundo es un pañuelo. Laborda había sido mi profesor de proyectos en la universidad. Por lo que me dijo de lo que pensaban los alumnos él seguía siendo el mismo: un profesor con unos conocimientos inmensos, pero muy, muy duro y exigente en clase. Todo lo que me contaba me lo creía y yo le conté mis vivencias de aquellos años con él. Quizá, ahora, con el paso de los años, había empeorado su forma de ser, su arrogancia y su manera de tratar a la gente… en mis tiempos era doctor y ahora era catedrático.
Llegamos a Valencia y los dejé en un sitio que les venía bien a todos y nos despedimos, pero antes le dije a Miguel que me enviase un whatsapp diciéndome que había llegado a Suiza.
Este momento de despedida me recordó al momento en que el don Quijote, Sancho Panza, el cura y el barbero se despiden de don Fernando, Cardenio, Luscinda y Dorotea en la venta en la que habían estado; gentes que ni se conocen ni tienen nada en común pero que coinciden por algún motivo. Por eso a esta entrada le pongo el nombre del número del capítulo en cuestión.

En tanto que las damas del castillo esto pasaban con don Quijote, el cura y el barbero se despidieron de don Fernando y sus camaradas y del capitán y de su hermano y todas aquellas contentas señoras, especialmente de Dorotea y Luscinda. Todos se abrazaron y quedaron de darse noticia de sus sucesos, diciendo don Fernando al cura dónde había de escribirle para avisarle en lo que paraba don Quijote, asegurándole que no habría cosa que más gusto le diese que saberlo, y que él asimesmo le avisaría de todo aquello que él viese que podría darle gusto, así de su casamiento como del bautismo de Zoraida y suceso de don Luis y vuelta de Luscinda a su casa. El cura ofreció de hacer cuanto se le mandaba, con toda puntualidad. Tornaron a abrazarse otra vez, y otra vez tornaron a nuevos ofrecimientos”.

Ayer, a mediodía, me envió un mensaje que decía lo siguiente: “Como lo he prometido te escribo desde casa. Muchísimas gracias por haber participado en mi viaje. Sin tu ayuda todo hubiera sido más complicado y menos interesante. Fue un placer compartir el camino. Un abrazo”.
A veces, nos encontramos por casualidad con personas extraordinarias que hacen que las cosas sean extraordinarias.

sábado, 21 de abril de 2018

Sospechosos habituales


Estoy convencido que desde que la vi al poco de estrenarse no la he vuelto a ver. No recuerdo como empieza ni lo que sucede, simplemente pinceladas de escenas, como si fuera un sueño… Pero el final… ese final… es inolvidable.
A pesar de no ser una de las grandes superproducciones del cine, ha dejado un poso entre los de mi generación; al igual que con películas como ‘Tiempo de matar’ o ‘Cadena perpetua’. ‘Sospechosos Habituales’ es una de esas películas que siempre recuerdas, aunque olvides el título; quizá por su final y por la frase final. Hay frases que están hechas para un final y esta es una de esas. Otro final, otra frase es imposible. 

El mejor truco realizado por el diablo fue convencer al mundo de que no existía”.



martes, 17 de abril de 2018

Y era la verdad que por él caminaba


—¿Quién duda sino que en los venideros tiempos, cuando salga a luz la verdadera historia de mis famosos hechos, que el sabio que los escribiere no ponga, cuando llegue a contar esta mi primera salida tan de mañana, desta manera?: «Apenas había el rubicundo Apolo tendido por la faz de la ancha y espaciosa tierra las doradas hebras de sus hermosos cabellos, y apenas los pequeños y pintados pajarillos con sus harpadas lenguas habían saludado con dulce y meliflua armonía la venida de la rosada aurora, que, dejando la blanda cama del celoso marido, por las puertas y balcones del manchego horizonte a los mortales se mostraba, cuando el famoso caballero don Quijote de la Mancha, dejando las ociosas plumas, subió sobre su famoso caballo Rocinante y comenzó a caminar por el antiguo y conocido campo de Montiel».
Y era la verdad que por él caminaba.

Capítulo II. Que trata de la primera salida que de su tierra hizo el ingenioso don Quijote.