sábado, 2 de febrero de 2013

El duque de Lerma en nuestros días



Tenía un profesor que el primer día de clase entraba en el aula y sin decir nada cogía una tiza y en la pizarra escribía lo siguiente: 3 + 2 = 5 y 2’9 + 2 = 4’9. Después, mirando a la clase decía “un 5 es aprobado y un 4’9 suspendido; que nadie venga a reclamar nada en junio. O se es maricón o no se es, pero el medio maricón no existe”… y dicho eso empezaba la presentación de la asignatura.
Yo no sé si durante los tres años que me costó aprobar esa asignatura era maricón o no lo era, lo que sí que tenía claro es que no era medio maricón y, por ello, nunca protestaba mi nota en las revisiones.
Cada vez que escucho o leo cosas sobre ‘presuntos corruptos’ me acuerdo de las palabras de mi antiguo mentor, por desgracia, últimamente, más de lo que quisiera. Basándonos en su teoría sería que o se es corrupto o se es honrado, pero el presunto no existe. Y yo creo que es así.
Mucho se habla de esta democracia y no son menos los que se dan palmadas en el pecho diciendo eso de “nosotros los demócratas bla, bla, bla…”.
Pues bien, llegados a este punto y viendo como está la situación política podemos afirmar sin temor a equivocarnos que estamos padeciendo a la clase política más corrupta de la historia de España desde los tiempos del duque de Lerma, el valido de Felipe III, que consiguió trasladar la capital de España de Madrid a Valladolid por una operación inmobiliaria que había hecho en la ciudad castellana comprando numerosas propiedades para luego revenderla a la corona una vez se hubo trasladado.
Lo único que ha cambiado es que en el siglo XVII el duque era un contumaz corrupto, e incluso tuvo que tomar los hábitos para salvar su vida y, en la actualidad, en el siglo XXI, el duque sería un ‘presunto’ y tendría detrás toda una maquinaria partidista amenazando con querellarse contra todo aquel que lanzase semejantes acusaciones; esa es la diferencia. El duque de Lerma bien podría ocupar un cargo de responsabilidad en cualquier partido político.
Demasiados casos de corrupción han azotado a la sociedad y han metido la mano en las arcas públicas para que todos sean acusaciones falsas e inventos; además, tampoco hay esperanzas de ver a corruptos entre rejas; es lo que tiene la politización de la justicia y que el Consejo General del Poder Judicial sea elegido por los partidos políticos y no por los propios jueces.
Lo último que ha salido a la luz es el caso Bárcenas y los sobres de dinero negro que el extesorero repartía entre dirigentes del PP pero, claro, nadie sabe nada y todos son inocentes. ¿Alguien cree que por este asunto alguien irá a la cárcel? Seamos serios por favor. Y todavía tendrá este Gobierno de derechas la desfachatez de hacernos sufrir nuevos recortes y subirnos, otra vez, los impuestos, ¿con qué catadura moral se dirigen al pueblo?… a la par que el paro no para de aumentar, ya son seis millones, ¿no?
En los países nórdicos el dinero público es sagrado y se han dado casos de políticos que han dimitido por coger un taxi pagado de arcas públicas… en España no, ¿y eso por qué? Supongo que será porque en aquellos países están muy mal acostumbrados y lo normal será lo que pasa en España.
La indecencia de la clase política en España es tal que, personalmente, como políticos, no me merecen ningún respeto. No se puede respetar a aquellos que no saben ejercer con honradez el cargo para el que han sido elegidos y se aprovechan de esa confianza transformándola en privilegio, del mismo modo que tampoco se puede respetar a aquellos que los apoyan.
Cuando se dice que en este país no todos los políticos son iguales yo me pregunto: ¿En qué no son todos iguales? ¿En que no todos son corruptos o en que no todos son honrados? Porque abrir los periódicos y ver las noticias da verdadero asco. A estas alturas, que no vengan defendiendo la honradez de la clase política porque, parece ser, que en este país el político que no se corrompe es porque no puede o porque es tonto.
¿Cómo se soluciona todo esto? Según la Biblia, Dios destruyó Sodoma y Gomorra lanzando azufre y fuego. Siendo más terrenales habría que hacer una catarsis de toda la clase política y regenerarla; no podemos confiar en que los mismos que nos han llevado a este desastre nos saquen de él; demasiadas oportunidades han tenido y no han hecho ni puñetero caso. Pero claro… no creo que se vayan, tampoco tienen dignidad, ni honradez, ni vergüenza para ello. El 15M, que parecía algo esperanzador, tampoco ha hecho nada.
Me pregunto el tiempo que tardará en que todo explote; el momento en que la gente vea a un político y le muestre su desprecio, simplemente por serlo; como si fuera un apestado.
Quizá llegue el día en que cuando la gente vea a un político por la calle no se le ocurra otra cosa que soltarle cuatro improperios o tirarle pedradas; al fin y al cabo ellos se lo están buscando. Las palabras no siempre sirven.


11 comentarios:

Nube dijo...

Para tirar piedras primero hay que defender el interés general de todos y hablar con propiedad y en consecuencia ante tus propios actos. ¿Está el pueblo dispuesto a ello?. ¿Es consciente de la situación?.
En manos de cada uno de nosotros está el poder que se están otorgando... y claro han dejado en muchas ocasiones que no tienen compasión. Para ganar hay que saber perder primero.

Maikel dijo...

Cuando un ordenador no funciona por que esa lleno de virus y troyanos,formateamos y empezamos con el disco duro limpio y ponemos programas para evitar las infecciones a nuestro sistema.
A España la tenemos que formatear y empezar de cero ya que es la única solución.
En España llamamos democracia a ir cada cuatro años a votar, y durante esos cuatro años vivimos una pura y dura dictadura.

Nube dijo...

Te doy la razón. Ahora bien, si formateamos es necesario evitar con fuerza que los virus y troyanos vuelvan a contaminear el sistema y pasar el antivirus con más frecuencia.

Marino Baler dijo...

Lo que hace falta es que a la gente se le hinchen las pelotas y no se le caigan los anillos de liarse a pedradas cada vez que pase un cohe oficial de estos sinvergüenzas.

Nube dijo...

¡¡¡Nunca pierdas ese nervio porfa!!!
Cuanto más arriba más "mierda"... Lo importante es luchar por nuestras propias creencias y hacerlas realidad... rodearte de tus mayores tesoros para llenarte de energía.
La sociedad en general no tiene mucha pinta de cambiar... de momento...

Maikel dijo...

No hace falta tirarle piedras a los coches oficiales, ni asaltar bancos en plan protesta y por supuesto no darle una paliza a un concejal del PP ”como ha pasado”, yo rechazo cualquier tipo de violencia.Nuestra mejor arma son las urnas.
En Alemania los ciudadanos/as están totalmente en contra de las centrales nucleares, la canciller Merkel y su gobierno tenía previsto construir varias centrales nucleares,en unas elecciones regionales el pueblo votó a los Verdes que estaban y están en contra de la energía nuclear, la subida de este partido fue tan espectacular que el gobierno alemán decidió no solo no construir más centrales nucleares, si no desmantelar las que tiene en 20 años y sustituirlas por energías renovables.
Pero los alemanes son un pueblo con una gran conciencia política, algo que la mayoría de los españoles carecemos,en España los partidos siempre tienen seguro unos cuantos millones de votos, aquí es donde radica nuestro error, hasta el punto que un partido no tiene miedo a las urnas porque sabe que hagan lo que hagan les van a votar.
Por cierto, si los clientes de los Bancos nos uniéramos para sacar nuestros ahorros del Banco que ejecute desahucios, te aseguro que en dos días se habían acabado los desahucios.

Marino Baler dijo...

Llega un momento que las palabras no sirven. Por lo que sea el pueblo se olvida a la hora de votar. Dices las urnas, bien, ¿tenemos que aguantar con corruptos hasta las próximas elecciones? Yo, sinceramente, hace tiempo que dejé de creer en las urnas.
¿A qué concejal le han dado una paliza? ¿Me puedes decir la fuente? Gracias.

BJ dijo...

La agresión a la que yo me refiero la oí en las noticias en una emisora de radio, pero en google puedes buscar muchas noticias de ese tipo y no solo a gente del PP si no del PS.
Yo recuerdo que desencantado con la política en las últimas elecciones escribí una entrada en mi blog, en esa entrada explicaba por qué no iba a ir a votar y tú me distes una serie de razones para que fuera a votar y voté.
La violencia genera más violencia y al final los problemas que hoy tenemos de todo tipo no los íbamos a solucionar,si no empeorar mucho mas.
El sistema lo debemos de cambiar y se puede cambiar y la mejor opción es las urnas.

Marino Baler dijo...

Yo sí que creo que hay que votar. Ahora bien, ¿qué se le ofrece al pueblo? Los políticos son mediocres y está claro que las alternativas son pocas.
Los mismos corruptos que nos han llevado a esta situacións e presentan una y otra vez, ¿cómo se puede cambiar así? Yo, personalmente, no tengo demasiada confianza. Además un sistema tan podrido como el nuestro... será difícil. Los grandes cambios no se han hecho de forma pacífica precisamente.

PD ¿Te has cambiado el blog?

Maikel dijo...

Me he liado con el Nick de otro blog que he comenzado hace poco, con la intención con el tiempo de eliminar patria valenciana.

Maikel dijo...

En una dictadura siempre salvo excepciones los cambios son violentos, en una democracia el pueblo tiene la fuerza para cambiar el sistema sin violencia.
Está claro que los políticos a nivel nacional y autonómicos se han montado un sistema que les favorece y no solo a ellos si no a sus familias.
Nosotros no votamos a un político si no a un partido y el político se debe a su partido que lo ha puesto en las listas y no al pueblo.
Votemos a un partido que sea lo más trasparente y honrado posible que nos asegure un cambio de verdad.
Yo intentaría hacer un partido del l5M aunque yo no les votaría por que son muy demagogos, pero sería una forma de conseguir entrar en el sistema y desde dentro hacer el cambio.