martes, 30 de junio de 2015

Micro (VI)


Inventando el adjetivo.

sábado, 27 de junio de 2015

El abuelo


Anoche tuve la ocasión de ver ‘El abuelo’, de Garci… ¿qué decir de esa película? No quiero divagar en pajas mentales de fotografía, guión, interpretación y cualquier otro análisis de aficionado.
De toda la película, me quedo con el siguiente fragmento. Sólo por esta escena ya merece la pena.


Con el anterior vídeo y con la siguiente frase: “¿…A mí me va a hablar usted de soledad, que llevo tres perros enterrados?”
Insuperable.

martes, 23 de junio de 2015

Hacia lo salvaje


Hacia lo salvaje’ es un disco que el grupo Amaral sacó a finales de 2011. Yo supe de su existencia en abril de 2012.
La Semana Santa de ese año fui a Burgos invitado por mi amiga Virginia. Recuerdo que llegué sobre las 2 de la mañana.
Una vez en su piso, nos sentamos en el sofá de su comedor y a los cinco minutos le pregunté: “¿No tomamos nada para beber?”. Nos fuimos a la cocina y sacó un par de cervezas, pero me sorprendió cuando vi que era Ambar, mi favorita. Pero lo curioso eran las etiquetas. Se trataba de una edición especial en cuyas etiquetas aparecían fragmentos de canciones del disco ‘Hacia lo salvaje’.



Recuerdo que yo estaba sentado en una silla con el respaldo en la pared y podía apoyar un codo en una mesa. Ella estaba en un taburete, a mi izquierda, cerca de una ventana para abrir de vez en cuando para fumar un cigarro. Fuera hacía un frío impresionante; Burgos es Burgos aunque sea primavera... y recuerdo que al día siguiente o a los dos días nevó.
No podría decir de qué hablamos, es imposible recordarlo. Cuando se acabaron las cervezas pasamos al whisky con limón para mí y ron Cacique con cola para ella. Aproximadamente a las 8:00 de la mañana, el alcohol ya hacía mella en aquellos que no estamos acostumbrados a beber y no recuerdo cómo ni de qué manera nos fuimos a dormir.
Sin ningún motivo, sin ser una celebración especial, efeméride o acontecimiento, esa ha sido una de las mejores noches que he pasado.
He recordado esto porque mañana Virginia defiende una tesis ante el tribunal de la Universidad de Burgos. No hace falta decir lo que le deseo.



martes, 16 de junio de 2015

Con la soga al cuello



Yo tenía un profesor que decía que a los exámenes fuéramos “meaditos y cagaditos de casa”, es decir, que una vez dentro no habría ninguna excusa para salir y luego volver a entrar. Pues en política sucede lo mismo: hay que ir bien pulcros y sin ninguna mácula, porque cualquier cosa te la acaban descubriendo.
Dicho lo anterior, me parecen repugnantes los ‘tuits’ de Guillermo Zapata y por ese motivo debería desaparecer de la vida política inmediatamente. No ya por pensar o no o estar de acuerdo o no con lo que dice, sino por ser tan gilipollas de ponerlo en un lugar en el que todo el mundo lo pueda leer.
Todos hemos escuchado o quizá dicho chistes y cosas que tendrían la misma condena que la de esos ‘tuits’; pero una cosa es decirlo en un ámbito privado y otra exponerlo públicamente. A la hora de escribir, por ejemplo en un blog, hay que pensar lo que se va a poner y no poner lo que se piensa, de lo contrario se podría traer algunos problemas.
Repito, no me ha gustado lo del tal Zapata y cuanto antes pase a mejor vida, políticamente hablando, mucho mejor. Espero y deseo que este tipo de cosas no vuelvan a repetirse, ya que eso es ponerse uno mismo la soga al cuello. Ya tiene bastante bilis que tragar la derecha política y mediática como para todavía darles más carnaza. Esos merecen un artículo aparte.
Ahora bien… me imagino que el rasero ya está marcado. Cuando Zapata escribió eso no tenía ningún cargo político. Cuando Esperanza Aguirre dijo que “habría que matar a los arquitectos”, por una obra que no le gustaba, o “poner la pena de muerte” porque “me caen mal los arquitectos” era presidenta de la Comunidad de Madrid. Cuando Rafael Alonso dijo que “algunas víctimas del franquismo sólo se acuerdan de sus padres cuando hay subvenciones”, era diputado en el Congreso… Y con esto no quiero justificar nada ni usar el ‘y tú más’… pero hay una gran diferencia, a los hecho me remito.

sábado, 13 de junio de 2015

Gandhi, ese farsante descalzo



Creemos que las cosas son como son porque nos las han contado y, por ello, adquirimos una idea que tomamos por válida; eso crea nuestra forma de ver las cosas y nuestra perspectiva a la hora de hablar.
Ahora bien, ¿qué sucedería si todo lo que creemos que sabemos fuera diametralmente opuesto o no fuera tal y como nos lo han contado o cree la mayoría de la gente?
Por ejemplo, ¿qué pasaría si nos dijeran que Cervantes no escribió el Quijote si no que lo hizo un secretario suyo? O que Hitler hacía obras benéficas para todos los niños huérfanos (incluidos los judíos), que Velázquez no pintó Las meninas y que es obra de un alumno suyo, que Julio César jamás estuvo en las Galias, que Robespierre era monárquico, que Gengis Khan no sabía cabalgar, que Napoleón jamás estuvo en ningún campo de batalla, que Franco era masón, que fray Tomás de Torquemada acabó siendo musulmán, que… Pensemos en cualquier personaje que queramos y pensemos que su vida, tal y como la conocemos, no es más que un maquillaje, ¿qué ocurriría? Principalmente, creo que cambiaría nuestra percepción hacia esa figura. Ahora bien, una mayoría continuaría viendo el maquillaje.
Decía Churchill cuando veía a Gandhi: “Ahí está ese farsante descalzo”. Lo sorprendente de la frase es que tenía razón, Gandhi era un farsante… ¿por qué? Como he dicho al principio, creemos que las cosas son como nos las han contado.

martes, 9 de junio de 2015

Felicidades María Dolores



Cuando se sacan tan buenas notas no es fruto de la suerte ni de la casualidad, simplemente del esfuerzo, de tu esfuerzo. Tu viaje a través del conocimiento no ha hecho más que comenzar. Sigue adelante y no te pares. No es fácil, simplemente es gratificante.

¡Felicidades María Dolores!

sábado, 6 de junio de 2015

A por la quinta


Hoy se agrandará la leyenda.