sábado, 15 de agosto de 2009

El rey cigarra y el pueblo hormiga


Esta es una noticia que me mandó una amiga hace pocos días a mi correo.


La familia de la niña L.C. está siendo investigada por la Audiencia Nacional por un posible delito de injurias al rey. El dibujo titulado "El rey cigarra cara el sol y el pueblo hormiga bajo el sol" es el causante de esta investigación. L.C. participó como otros niños de su colegio en el concurso anual ¿Qué es un rey para ti?, tras observar el dibujo uno de sus profesores, miembro de manos limpias, decidió cursar una denuncia a la Guardia Civil por malos tratos a la niña por parte de unos padres pervertidos y rojos. Una vez analizada la obra de L.C., la G.C. pensó que era constitutiva de delito, al ser menor la criatura y al creer que había sido inducida por sus progenitores, procedieron a investigarlos, llegando el caso a la A.N.
L.C., de 8 años, es hija de un parado de 55 años cuya prestación se agotaba el día 24 de junio, onomástica del monarca para más inri, y de una trabajadora pluriempleada y explotada de 50 años. La familia la completa una abuela que cobra la no contributiva y una estudiante de 17 años. Todos viven en un pequeño piso de alquiler desde que el padre perdió su puesto de trabajo en una entidad bancaria, debido a una grave enfermedad en la que invirtieron los ahorros de la familia, pues la demora en la SS era literalmente para morirse. La misma entidad que había absorbido el banco en el que llevaba toda su vida trabajando, le había absorbido la antigüedad, los derechos adquiridos, le dejo sin indemnización y para colmo le ejecutó la hipoteca.

La niña, cuyo coeficiente intelectual supera la media con creces, sostiene que no ha sido inducida a hacer el dibujo por ningún adulto, que ella tiene su propio criterio y que la culpa es del colegio por exigirle hacerlo cuando no tenía ningún interés en ello. L.C., amante de las fábulas, tras observar las revistas de la clínica dental que limpia su madre después de acabar su jornada de administrativa en una gran superficie, en las que felipes, froilanes, sofías y leonores viven a todo trapo, llegó a sus propias conclusiones. Esos vástagos de ociosos no tienen que compartir habitación con una abuela que se queja cada 5 minutos de que después de trabajar toda una vida sin ser asegurada le queda, palabras textuales: "una mierda de pensión", también le dice: "para eso dio la vida mi Paco en una prisión del enano asesino, ni República, ni pensión digna, ni nada, me cago en los zánganos... si mi Paco levantara la cabeza..."

El padre arrastra una depre de camello a lo que tendrá que dedicarse si la cosa no mejora, que es lo que parece, a la madre que ya no podía con la vida sólo le faltaba la investigación, anda como una moto por la casa repitiendo a cavar un huerto, a cavar un huerto, como un mantra, refiriéndose a toda la caterva real.
Así ha ido elaborando L.C. un profundo sentimiento antimonárquico en los últimos tiempos, reforzado por los programas basura con los que se dopa su hermana porque como dice ella: con algo hay que evadirse y para otra cosa no hay. La niña ha declarado que no tiene enfermedad psíquica ninguna, que sus padres no le han manipulado y que por favor que les dejen en paz, que los programas de la tele no les comprarán la dignidad porque es lo único que les queda. L.C. sólo quiere recuperar su habitación para ella sola, que sus padres tengan un trabajo digno y bien remunerado, que se exilie la familia real y que se respete eso de la libertad de expresión y la democracia, que ya ha estudiado lo que es en la biblioteca y que está convencida de que aquí no se aplica, dice señalándose con el dedo: "para muestra un botón". Y oír decir a su abuela riéndose: "esta niña ha salido al abuelo Paco, que orgulloso estaría de ti".


Creo que queda todo bastante claro. Resulta que los vigilantes de las buenas y sanas costumbres están al acecho por si alguien se sale del camino recto. Es curioso que en pleno siglo XXI todavía sucedan estas cosas, pero todavía es más vergonzoso el motivo por el que ha ocurrido.

Mi abuela murió hace 5 años, con 90 años, y hasta su muerte me decía que no hablase de ciertas cosas porque tenía miedo que me pudieran oír. Ella pertenecía una generación que nació en la ignorancia, vivió en los cinco años de mayor libertad que ha gozado este país, y pasó a la peor época de terror que pudo existir. Le robó la juventud, la vida, se lo robó todo y ya siempre vivió con el miedo a poder expresarse libremente. Mi abuelo, de la CNT, no tuvo una suerte distinta, pero quizá, su carácter, no le impedía expresar lo que sentía y eso era un problema. El murió diez años antes, nunca renunciando a su pensamiento.

Es posible (casi seguro) que la relación tan estrecha que tuve con él moldearan mi pensamiento. Pero creo que eso es algo que puede ser influenciable porque, en última medida, tiene que ser uno mismo el que tome sus decisiones. Me pueden decir que lo mejor para quitar la sed es un vaso de vino, y yo beber vino sin preocuparme de buscar otra cosa, pero puede ser que me dé por buscar, y descubrir, que para la sed no hay nada como el agua y deje el vino. He sido yo el que he tenido interés, no me he dejado influenciar. En este caso siempre me han dicho que el agua es lo mejor para la sed y no he encontrado, a pesar de haber buscado, otra cosa mejor.

Por eso, al leer esta noticia, no puedo más que recordar a aquellos que me contaban cosas, que me enseñaban cosas que, según estos, no son políticamente correctas.

El hecho de hacer concursos entre los niños sobre ¿Qué es un rey para ti? Demuestra una inmadurez democrática alucinante, digna de la peor satrapía existente. No expresaré mi opinión hacia la monarquía, quienes me leéis habitualmente la sabéis y no me apetece, al menos hoy, perder el tiempo dedicándoles palabras. Lo que tengo claro es que si algún día tengo un hijo, no dudaré en enseñarle lo que sé, lo que pienso y luego él que decida. Faltaría más, que esta panda de censores, me impidiesen educar a mi hijo de la forma que yo crea correcta. Aunque no tenga un vástago, pienso lo que pienso ¿van a venir a detenerme por pensamiento pervertido? Yo soy apóstata (nunca he creído en dios), soy republicano (no porque sea la mejor forma de gobierno, sino porque es la menos mala) y soy de izquierdas (por sentido común). Soy, lo que en otros tiempos podrían denominar, un rojo masón.

Posiblemente esté equivocado, pero alguien dijo "me gustan mis errores, no quisiera renunciar a la deliciosa libertad de equivocarme". Así que mientras no me demuestren que estoy equivocado seguiré con mi pensamiento ¿Qué le vamos a hacer? Cada uno es como es, es como piensa y yo... Soy rojo por la gracia de Dios (seguro que hay cosas mucho peores, o al menos eso quiero creer).


P.D. Yo expondré el dibujo, aunque esté fuera de concurso ¿Me investigarán los censores y me mandarán a la Guardia Civil? Ya os lo contaré.

7 comentarios:

Parsimonia dijo...

Tengo curiosidad por saber si la niña estudiaba en un colegio público o privado. Si lo sabes...

Con respecto a la libertad de expresión, me estoy leyendo un libro paso a paso: El abc de la felicidad.
Es muy interesante quizás por su carácter divulgativo y "divagativo".
En él se dice por ejemplo que las personas o países tolerantes aceptan las ideas de los demás, a excepción de las ideas de los intolerantes, y distingue entre fundamentalismo (pasión en ciertas ideas) de, creo, extremismo (intolerancia a las ideas que no comparten).
Bueno, con respecto a la monarquía hay una clara falta a la libertad de expresión en nuestro país. Eso no es novedad.

El dibujo es la bomba.
Besos

HayacK dijo...

Mira tu por donde que tenia previsto hacer referencia de este hecho en mi blog, pero me lo has puesto tan facil que con tu permiso reproduciré esta entrada. Por supuesto figurará la autoria de lo escrito por ti y la página web de este blog. Algo tengo que agradecerle a Pedro, y es descubrirme tu blog.
Un saludo y un fuerte abrazo desde las tierras del Xuquer.

Marino Baler dijo...

Parsimonia; Desconozco si el colegio es público o privado.
Interesante libro, la verdad que esa es una distinción muy acertada que no había pensado. También puede ser que la diferencia entre ambos ejemplos sea mínima puesto que un fundamentalismo acérimo puede llevar al extremismo exacerbado (aunque mejor que yo le definiría un filósofo).
Lo de la monarquía es cierto, no es novedoso.

Un beso.

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

HayacK; Bienvenido a mi blog.
Por supuesto que puedes reproducir la entrada, faltaría más.
En cuanto a lo de Pedro... Mucha Semana Santa pero la caridad cristiana creo que no la tiene muy clara al ir a por mi de esa forma. Como dijo don Quijote: ¡Sancho, con la iglesia hemos topado!
Lo del nombre es una jilipollez como un templo. En fin, todo autobombo para darse a conocer. Si en Semana Santa estoy en Alzira le pediré un autógrafo Xdd (ahora que copie esto también y lo haga público).

Un saludo.

Parsimonia dijo...

Ya lo miré: fundamentalismo y fanatismo (no extremismo, aunque con este sentido).
Es que la memoria ya falla, je je.
Bessets

Marino Baler dijo...

Pues son dos conceptos que yo, por ignorancia, hubiera colocado con el mismo significado. Me interesa, tiene buena pinta. He buscado sobre el y ¿el autor es Lou Marinoff? Ya lo tengo localizado y me lo compraré.
Gracias.
Bessets.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Hay gente a quien le gusta ver cosas turbias donde no las hay...por ejemplo, en el dibujo de un escolar. ¿No se presume inocencia, de partida? Además, esa obsesión de imponer tareas...de ser así, entonces no se quejen por los resultados de hacer algo de mala gana.

Muchos tenemos diversas influencias a lo largo de nuestra vida...con el tiempo, las tomamos y las mezclamos en nuestro interior para ser un individuo irrepetible. Mi padre, con el tiempo, ha ido izquierdizando su pensar político y, aunque tiene teorías valiosas, no me salgo de lo que algunos llaman "socialdemocracia".

En la eventualidad de que tu hijo, después de tus enseñanzas, decidiera apoyar a la Monarquía por influencias sacadas desde otro lado, no le vas a quitar el saludo por ello...así como nadie tiene derecho a pensar como lo estimes.

Va un poco relacionado con lo del respeto que escribí hace unos días...no se pueden combatir penalmente las ideas, sino que debe de hacerse con los actos que se salen del marco legal en forma clara y no por interpretaciones torcidas.

Saludos afectuosos, de corazón.

Marino Baler dijo...

Luis Alejandro; ¡¡Bufff, casi me caigo de la silla!! Está claro que podría tener un hijo monárquico y no pasaría nada pero... no quiero ni pensarlo, de momento deja qu emi corazón no tenga sobresaltos.

Un saludo.