viernes, 24 de diciembre de 2010

Una noche distinta


Esta es la misma entrada que puse hace un año y, también, la misma de hace dos. El día es el mismo, por eso creo que sirve. Un año más y los motivos son los mismos, como lo serán al año que viene y al siguiente, y al siguiente, y al siguiente… Solo eso, al fin y al cabo, aunque no participe del folclore navideño, si que creo que es una noche distinta.

Desde hace más de diez años, el día de Nochebuena, suelo hacer siempre lo mismo; a las 8 de la tarde subo a la terraza de mi casa y enciendo una vela. No soy muy amante de la Navidad, pero sí que creo que esa es una noche especial. Tengo la suerte de haberla celebrado siempre en compañía de mi familia por ello me siento afortunado, por poder estar con la gente que quiero. Pero también surgen otros sentimientos inevitables, como son el acordarme de mis seres queridos que ya no están. Es duro, muy duro y por ello necesito un momento para acordarme de ellos en soledad. Justo es el momento en que enciendo la vela. Me acuerdo, especialmente, de los familiares que no están y no puedo evitar soltar unas lágrimas y es que algunas cosas nunca cambiarán.

En esos momentos, después del primer recuerdo, dedico mi luz a más gente. Gente que no conozco pero que existen. Y pienso en todos los que están lejos de casa por motivos de trabajo y esta noche no estarán con sus familiares, en aquellos que tienen que pasar la noche en un hospital, que tienen que dormir en un cajero, en un banco o en cualquier contenedor. En esas madres que desde sus países pensarán en sus hijos, lejos de casa, en aquellos lejos de sus países por motivos políticos, en los que están de viaje, en aquellos que esta noche cenarán solos en casa porque no tienen familia, u otros que sencillamente no podrán cenar, en todos aquellos que acabaron sus días lejos del hogar… como mi admirado poeta, y en tantos más que se nos podrían ocurrir y que no por no nombrarlos están ausentes. Por todos ellos también enciendo la vela para que su luz, al menos esta noche, no les haga sentirse tan solos. Que sepan que alguien, desde la distancia, se acuerda de ellos.

Este año, no solamente quiero dedicarles una vela, también les dedico esta canción, un canto a la paz y a la libertad nunca igualado, igual que os la dedico a todos los que pasáis por aquí.

Que paséis una buena noche.

11 comentarios:

Ysupais dijo...

Entiendo tus palabras, tus pensamientos y sentimientos...hemos hecho de esta noche algo real, que aunque alguna noche lo fuera...allá en la lejanía incontrolada...no fué nunca como las noches que ahora "celebramos"... a esta noche la llamaria yo la "la noche de la "conciencia" de algo que queremos y no llevamos nunca a cabo como "deberíamos"...
Bueno... asi lo siento hace ya unos años.
Saludos, salud y sal ¡¡

Felipe dijo...

Es una entrada muy enternecedora.
Soy poco amante de la Navidad,pero sí es cierto que haya días especiales para el recuerdo,la memoria de los que se han ido o están lejos.

Vuelve a enceder esa vela porque nos servirá,al mismo tiempo,de recuerdo y faro.
Saludos y felices fiestas

MAYTE dijo...

Hoy estoy como tú, recordando a los que no están, pero hay que disfrutar con los que tenemos a nuestro alrededor, enciendo mi vela y la uno a la tuya.
Disfruta de estas Fiestas junto a tu familia.
¡¡FELIZ NAVIDAD!!

Besos.

Angélica dijo...

Feliz noche para tí también. Y para los tuyos.

Sé que Lennon no es precisamente tu "santo de devoción", pero como ves, es igual de soñador que tú.

Esta noche tan especial la pasamos lejos, me acordaré de tí y te echaré de menos (cuando mañana llegue a ya sabes dónde, también, seguro que Demetrio estará esperando ;) )

Ya queda menos.

Besos y bessets (voy aprendiendo, ¿eh?)

Mariluz Arregui dijo...

Un beso para tí,
y mis mejores deseos...

Anónimo dijo...

Yo odio decir lo que dicen todos, lo que hacen todos, así que mejor guardo silencio y me acuerdo de los que no tengo, de los que tuve, de los que perdí de los que me perdieron, de los que encontré de los que me encontraron, de lo que pasé y de lo que me queda por pasar.Cuídate muchooooooo ;)
Nenufar.

madison dijo...

Marino tus palabras me han emocionado.
Yo estoy en el grupo de las personas afortunadas, cada año nos juntamos todos y como cada año lo haremos todos estos días. Y bueno...el caso es que aunque no soy religiosa, cuando veo mi casa y mi familia doy las gracias, siempre lo he hecho pero sobre todo desde que un 24 de diciembre de hace siete años un suicidio se cruzó en mi camino, por suerte no fue nadie de los mios pero ella, tan solo tenía dieciocho años. No se, pero el caso es que ese suceso me marcó y me hizo recapacitar sobre muchas cosas.
Feliz navidad Marino

Casteee dijo...

Aunque tampoco soy muy amante de la navidad también siendo que es una noche especial porque es una oportunidad de acordarnos y darle amor y cariño a todos aquellos seres que queremos y son importante en nuestra vida.

Feliz Navidad mi querido Marino :-)

Maikel dijo...

Soy cristiano y católico y nunca he entendido por qué encendemos velas, yo quiero pensar que cada vela representa un alma de los seres queridos que se han ido o para que encuentren el camino hacia una vida mejor.
Hoy día en las iglesias las velas han sido sustituidas por un panel de bombillitas y que se encienden una cada vez que metes 20 céntimos” algo que me desagrada”por eso enciendo velas en mi casa en los momentos especiales o porque me relajan.
La Navidad cada vez tiene menos sentido religioso y más comercial, para mí ya no tiene el sentido que tenía cuando era pequeño y me deprime mucho.

tag dijo...

¡ Feliz Navidad, Marino!

Ya hace más de un año que nos conocemos porque recuerdo perfectamente haber leido tu entrada del año pasado en la que nos contabas lo de la vela.
Un bonito gesto, creo que necesario, y este año ademas, acompañado de una musica preciosa.

Si algo esta bien ¿para qué cambiarlo?
Espero poderte leer las proximas navidades nuevamente.

Besitossssss navideños

PEGASA dijo...

Bueno yo voy a ser diferente. Te voy a dejar una felicitación que me enviaron a mi:
Los pajes despedidos tras un expediente de regulación de empleo temporal.
Los camellos embargados por la financiera.
Melchor obligado a prejubilarse a los 60.
Gaspar sin cesta de navidad y al negro como no tenía papeles ni contrato lo han devuelto en patera. Así que si con esta crisis te cae algún regalo, más que mágico será milagroso. FELIZ NAVIDAD PESE A LA CRISIS.
Besos mi querido amigo.