sábado, 24 de diciembre de 2011

Una noche distinta


Esta es la misma entrada que puse hace un año y, también, la misma de hace dos… y tres. El día es el mismo, por eso creo que sirve. Un año más y los motivos son los mismos, como lo serán al año que viene y al siguiente, y al siguiente, y al siguiente… Solo eso, al fin y al cabo, aunque no participe del folclore navideño, si que creo que es una noche distinta.

Desde hace más de diez años, el día de Nochebuena, suelo hacer siempre lo mismo; a las 8 de la tarde subo a la terraza de mi casa y enciendo una vela. No soy muy amante de la Navidad, pero sí que creo que esa es una noche especial. Tengo la suerte de haberla celebrado siempre en compañía de mi familia por ello me siento afortunado, por poder estar con la gente que quiero. Pero también surgen otros sentimientos inevitables, como son el acordarme de mis seres queridos que ya no están. Es duro, muy duro y por ello necesito un momento para acordarme de ellos en soledad. Justo es el momento en que enciendo la vela. Me acuerdo, especialmente, de los familiares que no están y no puedo evitar soltar unas lágrimas y es que algunas cosas nunca cambiarán.

En esos momentos, después del primer recuerdo, dedico mi luz a más gente. Gente que no conozco pero que existen. Y pienso en todos los que están lejos de casa por motivos de trabajo y esta noche no estarán con sus familiares, en aquellos que tienen que pasar la noche en un hospital, que tienen que dormir en un cajero, en un banco o en cualquier contenedor. En esas madres que desde sus países pensarán en sus hijos, lejos de casa, en aquellos lejos de sus países por motivos políticos, en los que están de viaje, en aquellos que esta noche cenarán solos en casa porque no tienen familia, u otros que sencillamente no podrán cenar, en todos aquellos que acabaron sus días lejos del hogar… como mi admirado poeta, y en tantos más que se nos podrían ocurrir y que no por no nombrarlos están ausentes. Por todos ellos también enciendo la vela para que su luz, al menos esta noche, no les haga sentirse tan solos. Que sepan que alguien, desde la distancia, se acuerda de ellos.

Este año, no solamente quiero dedicarles una vela, también les dedico esta canción, un canto a la paz y a la libertad nunca igualado, igual que os la dedico a todos los que pasáis por aquí.

Que paséis una buena noche.

4 comentarios:

Ysupais dijo...

Muchas gracias por la felicitación y por la bella y positiva canción de Lenon...TE DESEO LO MEJOR, pero no para esta noche, en el mundo hay muchas noches con diferencias...
Un abrazo amigo bloguero.

Mariluz Arregui dijo...

Un abrazo, Marino,
seguro que nuestros buenos deseos para los demás llegan....y el tuyo también me ha llegado a mí.

Que disfrutes esta noche en compañía de los que te quieren..

Un beso

madison dijo...

Me ha gustado mucho leer tu mensaje, tus palabras llegan porque se notan sinceras.
La canción es tan bella, siempre que la scucho me emociono.
Un abrazo Marino

Maikel dijo...

Primero por enfermedad y luego por que se me estropeo el ordenador, apenas me he podido conectar, me dejaron un viejo ordenador y me conecto cuando puedo y el trasto este me lo permite.
Cuando era pequeño adoraba la Navidad, era fantástico celebra en la alquería donde vivía en medio de la huerta, nos reuníamos en una sola alquería, se juntaba un motón de gente de las diferentes alquerías como una sola familia para cenar todo juntos.
Luego nos íbamos a celebrar la misa del gallo y todos llevamos una vela encendida, el espectáculo era impresiónate, ver todas esas luces dirigiéndose hacia la iglesia.
A los 12 años murió mi padre y nos fuimos de esa alquería vivir a la ciudad, y se acabo esa vida fantástica que yo vivía.
El los últimos años he perdido a gente que significaban mucho para mi., mi madre, y una amiga que fue muy importote en vida, mí mejor amigo, mi cuñada y otros familiares a los cuales quería mucho, así que este año hubiera preferido que no hubiera existido al Navidad, por que no a sido ni feliz ni alegre
Un saludo.