sábado, 17 de diciembre de 2011

Virginia


Es difícil hablar de alguien y más cuando va a hacerse públicamente. Claro, en esos casos se puede caer en la adulación excesiva y en el peloteo barato. Estas dudas me han entrado para querer hablar de mi amiga Virginia. Así que lo haré de la mejor manera que pueda y supongo que ella sabrá ver la diferencia entre una cosa y otra.
Si la tuviera que definir interiormente diría que es tímida, con una inocencia inusual para una mujer de 36 años. Es posible que esa timidez haya hecho que viva en su mundo que tienda a callarse lo que siente, lo que piensa, lo que quiere y se refugie en un mundo de letras donde puede parir todo lo que lleva dentro. Quizá, esa inseguridad que transmite hace que se sienta reprimida, pero cuando alguien le transmite confianza es capaz de estar horas y horas hablando, se siente libre y sabiendo que no será juzgada.
Creo que es alguien que merece la pena, que si puede echarte una mano te la echará. A mí me ha prometido que me ayudará. Me tiene reservado un rinconcito en el armario de su casa para cuando “vengan a buscarme” poder esconderme; seguro que lo haría.
Le gusta correr, aunque no creo que lo haga por el hecho de sentirse bien. Corre en busca de algo, persiguiendo algo que estoy seguro que algún día encontrará y, entonces, una de sus metas se habrá cumplido.
Como he dicho al principio, es complicado hablar bien de alguien a quien aprecias; en ocasiones no salen las palabras. Podría decir más pero creo que no hace falta. Esta entrada es suficiente y creo que Virginia lo sabe.
Virginia, por favor, no cambies nunca.

3 comentarios:

VIRGINIA dijo...

Intento poner algo que pueda definir este artículo, o a tí aunque supongo que hay que ser prudente en los sentimientos, lo cual me cuesta un montón.

Ya te lo he dicho más veces, quizás no pueda enseñarte todo lo que tú sabes ya que tus conocimientos mezclados con tus ideas, tu "especial prudencia" y sencillez me hacen pensar que eres alguien "grande" en todos los sentidos y perderte sería una locura...

Considero que te mereces ser feliz como el que más...ojalá la vida fluya a tu favor...

Hoy lloré por este artículo no sé porque... si porque descubriste mi ser o porque quería demostrarte ser de nuevo diferente... pero ya ves no me sale...

Simplemente, gracias por aceptarme, escucharme y hacerme sentir libre.

Y no hace falta decirte nada porque aquí estaré...

Te llevo en mi corazón, siempre...
no me importa decirtelo.

No cabies jamás!!! porque sin tí la lengua se me pondría fatal.

A TU AMIGA SIEMPRE LA TENDRÁS COMO EL MEJOR DE SUS TESOROS.

UN BESO ENORME. DESEO LO MEJOR PARA TÍ.

Luis Lópec dijo...

Creo que ambos habláis de tesoros encontrados, con toda la grandeza que significa. Cada uno de nosotros tiene su peculiaridad y eso nos hace diferentes. Cuando la amistad es el nexo de unión hay que saber conservarla y eso es lo que hacéis. Amunt.

MAYTE dijo...

Te deseo que pases unas felices fiestas.

¡¡FELIZ NAVIDAD!!