sábado, 26 de noviembre de 2011

Amigo sonríe



Quizá te hubiera hablado de otra forma. Sé lo que sientes pero, después de haberte escuchado, Plácido, amigo, solamente puedo decirte que puedes estar feliz, no debes preocuparte por nada. En la vida, cada cual sabe lo que coge y lo que deja y en el momento de tomar una decisión es porque compensa.
Sí, hermano, todos, aunque no lo creas, estamos sometidos a juicio. Nadie se libra de la balanza de las acciones, de los hechos y cuando esta se decanta de la forma que no deseas es por algo. Es, en esos momentos, cuando tienes que reflexionar, retroceder y revivir desde el primer al último día y pensar… algo habrás hecho mal. Es por esto, sólo por esto, por lo que debes sentirte feliz, ya que solamente algo bueno puede deparar la vida a quien toma la decisión esa. Porque, de lo contrario, sería del género tonto dejarlo perder por el canto de sirenas, por palabras halagadoras en la distancia, por realidades ficticias, por…
Piensa, amigo, que has hecho lo que debías, la conciencia la puedes tener tranquila, lo que estaba dentro de tus posibilidades respetando tiempos y pensando en lo mejor para ella; aunque a veces, lo mejor, no sea suficiente. Sé que tú no has cambiado y sigues siendo el mismo.
Ahora ya está. Sigue caminando al igual que hizo el poeta y… quién sabe. Todo pasa amigo, todo pasa.
Quizá, algún día, quiera decirte algo y la canción que te dedico martillee en su corazón cuando, pasado el tiempo, el futuro se torne en pasado.
Podría decírtelo de otra forma y explicarte que no es justo, que quien realmente siente no olvida y que las cosas no pueden cambiar en tan poco tiempo. Que aceptar una disculpa o pedirla, ser perdonado y perdonar, solamente está destinado para aquellos que sienten con pureza, para aquellos que les late con fuerza el corazón y se le eriza la piel. Que las cosas puras no desaparecen nunca.
Pero no, no redundaré en ello, supongo que tú ya lo sabes, que ya has pensado en ello.
Insisto, amigo, en la vida cada cual sabe lo que tiene, lo que deja y lo que coge. Casi siempre son decisiones para bien, así que estate feliz y sonríe.


2 comentarios:

Virginia dijo...

Querido amigo Marino. Los cambios lentos hacen crecer a los valientes. Lo verdaderamente importante es seguir caminando... Escucha los latidos de tu corazón sabio y encontrarás la mezcla adecuada que llenará tu mundo de ilusión...

Porque bien dices...
Buscando de nuevo encontrarás el antídoto que la vida te ofrece...bebe de la copa... porque el que verdaderamente siente no olvida y perdona sabe ver la honestidad...

Recuerda ante la firmeza de tú caracter y decisión no existen imposibles. Un beso lleno de buenos deseos para tí. Virginia.

Maikel dijo...

“Casi siempre son decisiones para bien”las decisiones que tomamos siempre tienen consecuencia para bien o para mal, la mayorías de las veces nos equivocamos por que somos humanos y nuestros sentimientos muyas veces nos hace equivocarnos mas de lo debido.