sábado, 21 de abril de 2012

Los blogueros, ¿una especie a extinguir?


Comencé mi aventura con el blog por casualidad. Siempre me había seducido la idea de tener un lugar donde poder dejar constancia de lo que pienso, de lo que siento o de lo que me pasa así que cuando hace más de cuatro años (enero de 2.oo8) tuve la oportunidad de tener mi propio espacio no lo dudé y me lancé a ello. Lo más difícil, supongo que como para mucha gente, fue buscar un nombre. No quería enfocarlo a una temática en concreto porque creía que sería acotarme a mí mismo los temas sobre los que tratar; además, no siempre me iba a apetecer escribir de lo mismo, así que decidí ponerle “Pensamientos y más cosas”, porque puedo contar de todo, abarca mucha más libertad para escribir.
Salvada la primera duda, la siguiente era como lo subtitulaba. Pero esta resultó mucho más sencilla, ya que si el título era tan genérico siempre habría cosas sobre las que escribir, las que fuesen. Por ello le puse “Siempre hay algo que contar”, porque así lo creo. Aunque tengamos pereza de darle a la tecla, siempre tendremos algo que contar, por insignificante que parezca.
Después vino lo de aprender cómo funciona un blog: subir fotos, cambiar colores, añadir vídeos y un largo conjunto de cosas que aquellos que tenéis un blog conocéis.
El mío ha sufrido varias transformaciones. Desde la primera plantilla hasta la actual he ido modificando cosas y no tiene nada que ver con lo que era. Lo único que queda de aquella primera vez son los vídeos que tengo de homenaje a D. Antonio Machado y a Soria; esos forman parte del blog desde su nacimiento y siempre estarán.
Aunque pueda parecer pedante me gusta mi blog. No es porque sea maravilloso, ni sea mejor que cualquier otro, no, no es eso; simplemente porque es una creación mía en la que he pasado muchos momentos buscando y pensando cómo mejorarlo (salvando las distancias, como el pintor que se pasa mucho tiempo delante de un cuadro o el escultor que modela la piedra), además de permitirme, como he dicho anteriormente, poder plasmar lo que pienso y siento.
Una cosa que también alegra es el primer comentario, la primera persona a la que sigues y te sigue, el primer premio que te conceden… en fin, cosas por las que todo bloguero pasa. En ese momento piensas que algo estás haciendo bien y te animas a continuar.
En mi caso, la primera persona que me comentó, seguí, me siguió y me dio el primer premio fue Luis Lópec, del blog Escritos en la cresta de una ola. Ya expliqué en esta entrada como lo conocí. Después, a través de él, descubrí OnlyMary, un blog que también merece la pena; este fue mi segundo. A partir de aquí ya vinieron otros… pero por razones sentimentales a los primeros se les tiene un cariño especial; supongo que es lógico.
He querido recordar esto porque parece ser que últimamente el mundo bloguero esté desapareciendo. En mi caso tengo varios blogs a los que sigo que han sido cerrados pero me resisto a eliminarlos… quizá porque un día los disfruté.
Es posible que cada vez seamos menos los que resistamos y los que tengamos ganas de dejar constancia de las cosas. Los motivos pueden ser varios. Primero la falta de ganas y de motivación. Escribir esta parrafada que estoy escribiendo no es sencillo y me quita tiempo pero me gusta, es condición sine qua non, ya que de lo contrario sería una obligación absurda. Segundo pienso que otras redes sociales, por ejemplo facebook, han hecho que ya la gente prefiera poner “K guay me lo he pasao en la playa”, antes que escribir algo decente. No sé, personalmente prefiero el blog, aunque tenga facebook nunca se me ocurriría darle el mismo tratamiento que aquí. Aparte que la gente que se pueda conocer a través de aquella red… en fin, como dice alguien, “detrás de una pantalla tu puedes ser Superman” (algunos casos de ese tipo conozco...). Evidentemente la gente del blog me parece mucho más sana, centrada y fiable por muchos motivos que no vienen al caso y que si algún día decido escribir algo sobre facebook ya diré lo que me parece.
He querido hacer esta reflexión escrita porque, en mi caso, no escribo tan asiduamente como antes. En unas ocasiones la falta de tiempo, en otras la falta de motivación y, en otras, que no estaba centrado han hecho que deje un poco de lado mi espacio cibernético. Tampoco me gusta escribir por escribir pero sí que he bajado la intensidad con lo que lo hacía. Así pues, en 2.008 hice 73 entradas, en 2.009 87, en 2.010 65, en 2.011 31 y este año llevo 8. Aunque he ido decreciendo, a pesar de todo me gusta y es algo que no pienso dejar. Quizá llegue el momento en que ponga una o dos entradas al año, pero tengo claro que no cerraré el blog nunca, porque como dice el subtítulo “Siempre hay algo que contar”.
Todo esto va enlazado y tiene que ver con la entrada de “Escritos en la cresta de una ola” titulada “Batiendo Records”, en la que Luis ha sopesado la idea de cerrar su blog. Sinceramente pienso que sería una pena porque es un bloguero de los que ya no quedan y que, por supuesto, esta entrada no suponga ningún tipo de obligación ni de presión. Que la gente entre o no entre, comente o no lo haga (bajo mi punto de vista) es algo que forma parte de este mundo. Yo suelo entrar cada vez que puedo a los blogs actualizados aunque no los comente. Me gusta conocer las inquietudes de la gente que son capaces de plasmarlo con tanta dedicación; poner, “esta noche me voi de fiesta con mis colegas” y luego colgar las fotos, es algo que todos sabemos hacer; algunos solamente saben hacer eso. Pero escribir una entrada digna para que la gente la lea ¡ay amigo! Eso es más difícil.
De la misma forma, que cerrar un blog es una decisión que hay que pensarse mucho: primero, porque, insisto, siempre hay algo que contar aunque sea una vez al año y, segundo, porque como he explicado al principio, es como algo que has ‘parido’, le has dado forma y lo has cuidando hasta ser lo que es; si alguien mantiene tantos años un blog no es por casualidad.
En fin, esta era mi reflexión. Yo seguiré aquí, como dice el himno “Sereno y alegre, valiente y osado”, en el mundo bloguero. Supongo que poco a poco, los que tenemos blog, nos estamos convirtiendo en una especie en peligro de extinción pero de nosotros depende el desaparecer o el seguir.

Dedicado a Luis Lópec, un bloguero de los que ya no quedan

11 comentarios:

Luis Lópec dijo...

Siempre un placer visitante, Marino. Me alegra que recuerdes aquellos momentos y que me cites, un honor, un verdadero orgullo para un juglar castellano ¿recuerdas?
Ciertamente, he dado una demostración en mi blog que no tiene nada que ver con la realidad. "Batiendo récords" es una entrada que revaloriza mis sensaciones, atacadas hacía escasamente dos meses. Mi blog se ha revitalizado por una serie de cuestiones y, sin embargo, escribo menos, tengo menos tiempo, más pereza... pero, por los motivos que sean, aquí estoy, contestando a un gran amigo (no lo olvides) y haciendo patria de la blogosfera.
Mi motivación son los amigos, que haya continuidad.. y tengo que agradecerte esa dualidad que se ha creado.
Gracias por todo, Marino... seguiremos batiendo el récord de resistencia.

Mariluz Arregui dijo...

Marino,

me alegra muchísimo leer esta entrada tuya de hoy, y ver que tienes espíritu aún para mantenerte!! A mí me ha fallado últimamente.. pero pienos más en renovarme ( no sé cómo ..jaja) que en tirar la toalla.
Pero me anima ver como tú, y por supuesto, Escritos en la cresta, o sea, Luis, seguís al pié del cañon..
Me siento más acompañada, con vosotros.

Yo seguiré leyéndote, auqnue casi nunca comente: )

Pero aquí, estoy,
y aprovecho para enviarte un abrazo y un 'besset', que es como a tí te gusta: )

Hasta siempre, compañero bloguero! : )

Mariluz Arregui dijo...

Por cierto,
acabo de ver ahora tu dedicatoria:
me sumo,
y añado:
no solamente bloguero, sino persona.


Besset

Marino Baler dijo...

Luis, por supuesto que recuerdo lo del juglar. Ciertamente me había parecido que querías cerrar el blog porque no tenías tiempo para dedicarle o por algo relacionado con el mismo. Si no es así lamento haberte entendido mal pero en cierta forma me alegro por ello y porque tus cosas se hayan solucionado. Aunque con menos asiduidad por la vorágine en la que todos estamos inmersos celebro que seas un resistente. Aquí seguiremos.

Un abrazo.

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

Mariluz, parece ser que últimamente esto de los blogs está de capa caída pero si lo hemos aguantado tanto tiempo será por algo. Te digo lo mismo que a Luis, por falta de tiempo no es posible dedicarle el tiempo que nos gustaría pero si lo hemos tenido tanto tiempo será por algo.
Yo también me paso por los blogs, aunque apenas comente como antes.
Por supuesto que compartimos la misma opinión sobre Luis. Cuando hace tiempo tuve la ocasion de coincidir con él me llevé una impresión inmejorable.

Besets ;).

Maikel dijo...

Las redes sociales han hecho mucho daño a los foros y blogs, pero creo que se cierran o simplemente los dejamos abandonados por que se pierde la ilusión y se dan cuenta que a nadie o a muy pocos le interesa lo que se escribe.
Hay blogs muy buenos con gente que escribe muy bien y con temáticas interesantes que enganchan, pero la mayoría de los blogs son pura morralla y si tienen gente que les sigue a pesar de ser muy malos, simplemente es por la reciprocidad, o sea “yo intervengo en el tuyo aunque no me interese lo que escribes y al revés”y no me refiero a nosotros” si no hablo en general.
Uno de los principales pasos para hacer un blog es tener un tema del que te apasione y te ilusione, pero cuando pierdes la ilusión y lo que escribes no te dice nada, lo mejor es dejarlo y tomarse un largo descanso, en la vida tenemos que hacer cosas que nos llene e ilusione a nosotros y no a los demás, si no no vale la pena el esfuerzo y el tiempo empleado.

Marino Baler dijo...

Coincido en parte contigo Maikel. Y digo en parte porque creo que uno debe de escribir porque le guste y no para gustar a los demás. Yo, por ejemplo, escribiría siempre que me apeteciese aunque no interesase a nadie; sería como una válvula de escape a lo que tengo dentro y la forma de expresarlo.
Está claro lo de las redes sociales, de hecho yo las uso; me abrí un facebook que no pongo nada o poca cosa y apenas tengo una docena de amigos.
Yo suelo leer todos lo blogs que se actualizan aunque no comento sino tengo nada que comentar o estoy de acuerdo, precisamente para que no se cree esa reciprocidad que obliguen a comentarte.

Un saludo.

Virginia dijo...

Yo pienso que son etapas de la vida, en las que un acontecimiento, pensamiento o sentimiento te llevan a escribir porque te mueven por dentro y necesitas expresarlo.
Si bien es verdad,puede suceder que pienses que a nadie le interesan tus artículos, pero creo que se debe escribir porque te gusta y te sale de dentro cualquier tipo de tema que despierte en tu mente inspiración para plasmarlo en letras.
Sobre seguir o no un blogs, creo que unas entradas son más inquietantes que otras en un mismo blogs en función de los gustos de cada uno. Es uno mismo quien debe decidir si le inquieta continuar leyendo una entrada porque despierte en tí interés, no por "compromiso".
Compartir o transmitir a través de un blogs me parece muy enriquecedor.

tag dijo...

Hola Marino

Me ha gustado leer tu entrada, porque reflejas el sentir de muchos blogueros, y entre ellos me incluyo.

Yo tengo tambien bastante abandonado mi blog. Soy consciente de ello, y como tu no me planteo cerrarlo porque me da pena cerrar una etapa de mi vida, que fui algo esclava de este pequeño tirano que es el blog.
Porque le tienes que dedicar mucho tiempo y más cuando vas haciendo amigos y quieres mantenerte al corriente de sus blogs y sus entradas.

Pero al margen del blog, todos tenemos una vida, y hay veces que tienes que elegir a qué o a quien dedicas tu tiempo,y ese es mi caso actualmente. A todo no llego.

Y eso que de Facebook nada, ni soy ni quiero enterarme de como va, porque seguro que me engancharia, jajaja, al menos eso dicen mis hijos.

Bueno, Marino, nada más, un saludo para ti y que sepas que yo te sigo leyendo aunque a veces no comente tus entradas.

Marino Baler dijo...

Virginia; El mundo de los blogs es bastante apasionante; aunque parezca mentira se aprende mucho y se aprende la persaonalidad de cada persona.

Besets

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

Tag: Pues tu sentimiento es el de la garn mayoría, por unas razones u otras la gente tiene menos tiempo para los blogs, pero lo importante es que no desfallezcan.
Incluso para comentar. A mí también me pasa que suelo leer pero no comentar tanto como antes.

Un beset

La Shivi dijo...

Hola Marino
Una casualidad me trajo hasta esta entrada tuya que me gustó mucho y lei de principio a fin ... y es cierto lo q dices, siempre hay algo que contar, siempre hay algo que escribir, aunque no siempre vayan juntos, o no se tenga a quien, y escribes entonces incluso aquellas cosas que no quisieras decir...pero creo q es la necesidad q aveces se siente de recoger todo aquello que desborda nuestra alma, y lo hacemso con el afan que todo eso q rebalza, no se
pierda, para guardarlo de algun modo, en una especie de contenedor de palabras, pensamientos, emociones, sentimientos, q nosotros mismos ya no lo podemos contener, porq son tantos q simplemente ya no quepan en uno, sin importar si la razón que causó nuestro desbordamiento fue al alegria, tristeza, rabia, pena,
emoción, felicidad, o incluso impotencia.

Y es que hay tantas razones por las q uno empieza a escribir ...

Me gusta como escribes y empezaré a leerte, aunq tenga q esperar un año para volver a verte.

Sabes? me dió mucha nostalgia tu entrada, sobre todo cuando hablas de los inicios, los primeros cambios, de las cosas que uno pone y saca, de los arreglos y la ilusión y cariño que uno pone a tantas cosas que uno aprende a hacer para volver a su blog como a uno, para sentirse a gusto, y sentirlo como una extensión de uno mismo, con ese sello propio, indiscutible, y q a pesar de tantos cambios y la evolución q va teniendo en el tiempo, lleva siempre la escencia viva de como somos ...y tambien me dio pena, si, me hizo recordar cuando años atras no es q tuviera q cerrar mi blog, sino q el sitio q lo albergaba cerró, como cerraron muchos espacios vinculados en los q uno solía dejar mis cosas, esas cosas, que aunq fuera tonterías son (o fueron) partes de uno y q en veces como ahora, uno extraña tanto, porq como dices tu, uno los pare, los cria y los forma, pero sibre todo los quiere y mucho ...como a hijos ...y como duele cuando se pierden para siempre!!

Siempre quice regresar a los blogs, pero me daba mucha nostalgia, sentía pena empezar de nuevo. Si, era pena adelantada porq no quisiera q otra vez todo se perdiera sin dejar ratro ni seña, pena de enfrentar otra vez el día en q quiera regresar a recorrer mis pasos, o a buscarme en mis propias palabtas, tratando de encontrarme y de pronto no haya huella siquiera de alguna vez haber estado y sentirme de pronto vacía, desolada, como si te hubieran arrancado (o borrado) una parte de tu vida, y se siente como si de veras hubieran perdido a un hijo y sin saber siqueira donde buscar sus restos para poder enterrarlo.

Por eso te digo, no cierres tu blog ...y dile a tu amigo luis q tampoco lo haga ...es mejor dejar la puerta junta y sin tranca por si un dia uno decide regresar..

Silvia (La Shivi)
www.facebook.com/LaShivi

Marino Baler dijo...

Hola Silvia. La verdad que has expresado muy bien lo que puede significar un blog; una parte de uno mismo, una prolongación de todo lo que eres y sientes.

Me alegro que hayas dado con mi blog y me halaga que te guste.

Se bienvenida.

Nos leemos.