sábado, 14 de septiembre de 2013

Allende, Jara y Neruda. El mes en que Chile lloró



Hay fechas que quedan olvidadas y no debería ser así.
Estos días se cumplen cuatro décadas del golpe de estado perpetrado por el genocida chileno Pinochet, concretamente el 11-S. Sin duda una fecha que la mayoría recuerda por otros motivos.
Ese día, el ejército chileno bombardeo el Palacio de la Moneda con el presidente Allende en su interior. Instantes más tarde, un grupo de militares entró con la intención de detener al presidente. Antes de ser detenido, Allende se suicidó pegándose dos tiros en la barbilla.
Durante los días siguientes la represión fue brutal y se produjeron detenciones, torturas y asesinatos por millares. Entre ellos la que, posiblemente, pone cara al sufrimiento del pueblo durante aquellas fechas, la de Víctor Jara. El poeta y cantautor, que pertenecía al partido comunista, fue detenido y encarcelado durante unos días en los que fue torturado varias veces hasta que fue fusilado.
Pocos días después Chile perdía a otro gran intelectual: Pablo Neruda. Víctima de un cáncer, el Nobel de Literatura, de ideología comunista, moría bajo la sospecha de haber sido envenenado por partidarios del régimen regido por Augusto Pinochet.
Septiembre de 1973, sin duda Chile quedó huérfano de muchas cosas pero, sobre todo, de letras, música y democracia.

Último discurso de Salvador Allende, 11 de septiembre de 1973


Víctor Jara - Manifiesto


1 comentario:

Benja dijo...

Hace años que se pone en duda la muerte de Salvador Allende como un suicidio.El médico forense Luis Ravanal y el periodista Francisco Marín, presentaron hace unos días una amplia investigación en un libro titulado: “Allende yo no me rendiré”, en el que se revelan importantes testimonios de quienes aseguran que el presidente luchó “hasta las últimas consecuencias”. Pero además, en el documento se presentan pruebas tanatológicas que no se han difundido en la prensa y que podrían reconfigurar la versión de su muerte.
http://radio.uchile.cl/2013/09/09/libro-revela-nuevas-evidencias-de-que-allende-no-se-suicido