sábado, 9 de noviembre de 2013

Hasta nunca Canal 9



Puede que haya sido la gran noticia de la semana: el gobierno de la Generalitat cierra RTVV, es decir, la radio y la televisión pública valenciana. Una noticia que no ha dejado indiferente a nadie y de la que todos, o la mayoría, han dicho algo.
Mi opinión puede que sea demasiado romántica. Para mí, tanto los trabajadores como los políticos, eran como una pareja de novios; pero novios de conveniencia, es decir, una pareja en la que si tuviera que asignar papeles la parte masculina serían los políticos y la parte femenina los trabajadores. Pero no por nada en concreto, también podría hacerlo al revés y no pasaría nada, el resultado sería el mismo.
Veamos el ejemplo. Un chico y una chica tienen un largo noviazgo. Él le compra regalos, la lleva a cenar, de viaje y todos los caprichos que ella quiere; ambos son la pareja perfecta (aparentemente). Pero llega un día en el que el chico le dice que no puede continuar siendo tan espléndido y decide dejarla. Entonces ella se coge un cabreo como una mona y comienza a despotricar contra su ex. En ese momento se sabe que la relación no era tan idílica como parecía. Ella, despechada, comienza a largar intimidades de la pareja: “las cosas no iban bien”, “era mala persona”, “bebía mucho”, “me engañaba con otras mujeres”… y todo tipo de barrabasadas que se nos ocurran. Claro que, visto desde fuera, uno podría pensar ¿y por qué no te lo dejaste? La respuesta es sencilla, por comodidad, mientras pagaba todo iba bien, pero en el momento en que se cansó de hacerlo y decidió terminar todo era un infierno.
A lo largo de la semana he leído que han salido antiguos trabajadores hablando de lo que era su trabajo en esta televisión pública. La carta siguiente, escrita por Iolanda Mármol, titulada ‘Mis mentiras en Canal 9’, quizá sea la más significativa.

Recuerdo cuando nos exigían grabar a Eduardo Zaplana de su perfil bueno. Y la oda que me encargaron sobre él cuando dejó la presidencia de la Generalitat Valenciana para ser ministro. También recuerdo la bronca y los gritos que me dedicaron cuando en ese video de retrospectiva Zaplana aparecía en una imagen con la tránsfuga que le había permitido hacerse con la alcaldía de Benidorm. Recuerdo poco después, cuando de ser el Elegido, paso a ser en Innombrable. Cómo nos prohibieron que apareciera en los planos. Cómo buscaba perífrasis absurdas cuando no podía nombrarle en mis directos en los leones, a pesar de ser el portavoz del PP en el Congreso. Cuando Camps impuso su ley en Canal 9. Cuando nos dieron la orden de dejar de llamarle Francesc para que fuese llamado Francisco, coincidiendo con la época en que se postulaba como posible sucesor de Rajoy. Cuando trataron de prohibirme que contase que Zaplana dejaba su escaño en el Congreso. Cuando me prohibieron decir que Zapatero había anunciado el cheque-bebé, como si de este modo los valencianos no fuesen a conocer la noticia. Cuando escribías 'fracaso estrepitoso' y te lo cambiaban por 'éxito discreto'. Cuando nos desplegaron para loar las maravillas de Terra Mítica en su inauguración y no podíamos decir que no había ni una sombra. Cuando me reñían porque me salía el acento catalán ‘y eso molesta a los blaveros’. También recuerdo cómo corría el cava en las plantas de dirección de Canal 9 en Burjassot las noches electorales de mayorías del PP, mientras que los redactores comíamos bocatas de salami. Cuando se pagaban directos millonarios para que Camps saliese hablando en directo en pleno Amazonas. Y los millones de veces en las que no me dejaron poner declaraciones de la oposición. O de cualquier ciudadano que criticase al PP, o a la Generalitat. Y recuerdo también cuando nos prohibieron decir 'recortes'. Tampoco pude decir que miles de manifestantes gritaban contra el gobierno. Los manifestantes no ‘colapsaban’ el Paseo del Prado, la manifestación 'transcurría por'. Y no poníamos pancartas explícitas contra Rajoy, ni contra el PP. Y fueron tantas, tantas, que un día empiezas a sentir vergüenza de trabajar para ellos. Ahora se termina. Injustamente. Pero lo ganaron a pulso”.

Hay más testimonios, por ejemplo un artículo en Levante-EMV de otro extrabajador. Esto es un ejemplo de lo que antes decía. Uno lee esto y piensa que una parte es buena buenísima y otra mala malísima.
Siendo realistas y dejando el sarcasmo de un lado mi opinión es que eran tal para cual, unos y otros. Los mismos trabajadores eran conscientes que estaban haciendo una televisión mangoneada y manipulada. Lo que se supone que son profesionales de la información faltaban a la ética que tienen que tener quienes se dedican a contar lo que ocurre. Hay cosas que nunca, nunca jamás pueden acabar bien.
La televisión pública valenciana tiene una deuda pública que se escapa al entendimiento humano. En esa cadena se ha despilfarrado lo que no está en los escritos, basta con decir que el PSOE la dejó en el año 95 con una deuda de 18 millones de euros y el PP ha multiplicado esa deuda por 86; cuestión de números.
Tenía más trabajadores que, por ejemplo, Telecinco; como ya no había sitio para tanto enchufado crearon otra cadena de televisión, algo así parecido a la 2 de TVE, llamada Punt 2; crearon, a parte de la emisora de radio, Radio Nou, otra emisora llamada Sí Radio. En fin, podemos hacernos una idea. Si la palabra enchufismo, amiguismo y corrupción se quieren aplicar a un concepto físico sin duda es a la televisión pública valenciana.
¿Qué hacían ante esta situación los trabajadores de RTVV? Nada, callaban. Ahora la cierran, Alberto Fabra, el presidente de la Generalitat dice que cierra el chiringuito y que se acabó.
¿Qué hacen ante esta situación los trabajadores de RTVV? Indignarse y denunciar la corrupción de aquellos a los que no hace mucho peloteaban para, según ellos, que los valencianos continúen teniendo una televisión en valenciano. Es decir, un acto de patriotismo valenciano que para sí quisiera el Palleter, un personaje famoso por su lucha contra los franceses.
Algunos dirán, “¿qué podían hacer? Si hablaban los echaban”. Yo pienso, estamos en el siglo XXI, ¿esos que ahora rajan no podían haberlo hecho antes? Si cuando empezó ese desmadre ‘todos’ los trabajadores denuncian la situación, ¿los hubieran echado a todos? El escándalo hubiera sido descomunal. Al final, el tiempo pone las cosas en su sitio. Aquí podría aplicarse el refrán ese de que ‘entre todos la mataron y ella sola se murió’.
Ahora la otra parte, los políticos. No me cansaré de decir que el PP ha hecho de la Comunidad Valenciana una comunidad irreconocible. Desde que este partido está en el poder han convertido a esa comunidad en ejemplo de corrupción, despilfarro, malversación de dinero público, amiguismo y cualquier tropelía por el estilo; pero no solamente en España, sino en Europa. Cualquier valenciano que resida fuera de su tierra se avergüenza de serlo; esta gentuza ha hecho que nos avergoncemos de ello.
El presidente Fabra, ese que está en el cargo de rebote y que no es capaz de decir tres palabras seguidas sin pararse, en un ejercicio de demagogia dice que “No cerraré un colegio o un hospital para mantener la televisión autonómica”. Este tío nos toma por imbéciles. Cuando, por ejemplo, la Comunidad Valenciana es ejemplo de privatización sanitaria con el famoso Modelo Alzira (para vergüenza de los alzireños); hay colegios que son barracones; otros en los que se recomendaba a los alumnos ir con mantas porque no había dinero para calefacción o el caso de unas madres de alumnos del pequeño pueblo de Montserrat que el año pasado tuvieron que hacer un calendario erótico, porque la Generalitat les había quitado el servicio de autobús escolar a sus hijos (niños que no tenían ni diez años).
No me extenderé más sobre el PP. Si me pongo a decir todo lo que pienso podría ser querellable y si esta entrada la lee alguien que no deba podría meterme en un lío, no vengo de familia real y lo tendría jodido.
Pero sí, todo esto, si no fuera porque viene de una situación corrupta sería para reírse. Esos que ahora defienden que la televisión le da identidad a la comunidad, insisto, son los mismos que antes tapaban toda la corrupción. Bonita defensa, ¡sí señor! Qué será ahora de lo valenciano y del valenciano, se preguntan. La Comunidad Valenciana, su idiosincrasia y su historia existían antes de Canal 9; ni empiezan ni acaban con este ente público; es que parece ser que algunos se creen que antes existía la nada, se hizo la luz y ahora volverá de nuevo la nada. Yo, al igual que algunos millones más, hablaba en valenciano antes de que existiera RTVV y lo seguiré haciendo cuando desaparezca. Tirar de patriotismo cuando se ha callado que lo público era un lupanar, en sentido metafórico, no queda demasiado bien. Algunos deberían esconderse en un agujero antes de decir según qué cosas. Ya lo dijo Samuel Johnson, “el patriotismo es el último refugio de los canallas”.
Mi conclusión es que todos son igualmente culpables y lo mejor que podía pasar es lo que ha pasado. Evidentemente, los trabajadores serán los más perjudicados por lo que supone quedarse sin un trabajo. Los otros, los políticos, ¿alguien cree que los responsables serán juzgados como deberían? ¿Alguien cree que se depuraran responsabilidades por tantos años de despilfarro y mangoneo? Estos a lo suyo. Aguantarán el chaparrón durante una temporada y luego a lo suyo. Si yo fuera como la infame tocaya del melífluo presidente de la Generalitat diría eso de “que se jodan”, tanto unos como otros, pero me lo ahorraré, no lo merecen, bastante tienen con lo suyo.
No creo que haga falta una televisión pública. Evidentemente no con estos trabajadores que estaban metidos y callados como momias egipcias ante la corrupción y, por otra parte, la clase política no está preparada para que haya un ente público. Nuestros políticos son demasiado corruptos y la historia se repetiría. Pero ellos no tienen la culpa. Si tenemos políticos corruptos es porque alguien los pone: nosotros.
Quizá no seamos lo suficientemente maduros como sociedad, pero esto sería otro debate más extenso.


PD. La leyenda que acompaña a la fotografía es: “El reino del terror de Canal Nou ha acabado: el Consell cierra RTVV”. No deja lugar a dudas.

10 comentarios:

Nube dijo...

¿Qué pienso? pues que mientras existe beneficio propio y el Señor dinero llama a la puerta todos somos tan amigos, no conozco el caso de primera mano, con lo cual, no puedo opinar a libre albedrío, pero, si bien es verdad, no creo que el hablar el valenciano ni cualquier otro idioma de la tierra sea el tema de base en la actualidad, no tengo nada en contra, pero, sí pienso que lo primordial es intercambiar ideas de distinta índole y lugar del mundo; En todas las películas existen buenos y malos.

Un saludo Marino

Benja dijo...

Estoy en parte de acuerdo contigo “en cuanto a la manipulación política “, pero para nada estoy de acuerdo en lo que dices de los trabajadores; si tu trabajas en una gran empresa ¿te cuestionas las decisiones y las ordenes de la dirección?"a que no", por que lo que quieres es trabajar. Los trabajadores de canal Nou no son diferentes a los demás.
Saludos

Nube dijo...

Perdona Benja, yo sí me cuestiono las decisiones y ordenes de la dirección, ¿Tú vas como un perrito faldero haciendo todo lo que te dice tu superior? Hasta un cierto punto y dentro de una normalidad, pero, no me meto "en camisas de once varas" tentando a la suerte de que un día "Venga Paco con la rebaja". Cada uno sabe donde está el límite de su libertad.

Marino Baler dijo...

Benja, hablamos de un ente público; estoy con Nube. Si habla uno es posible que se lo cepillen pero ¿y si hablan 50, 100 ó 150? ¿Los van a echar a todos? Demasiado escándalo. Por otra parte, no deja de ser gracioso que los mismos que ahora defienden que no se cierre son los que muchas veces se han quejado de manipulación. Ahora los medios de Canal 9 continúan dando noticias, ¿esas noticias son partidistas o no lo son? ¿Podemos fiarnos de que la información no sea partidista e interesada? Está claro que eso es un desastre.
Si se tiene que cerrar que se cierre, si se tiene que abrir que se abra, pero sin ninguno de los trabajadores que se han dejado manipular y manipular dando noticias partidistas porque tenían el sueldo seguro si decían lo que su amo quería escuchar.
Además, antes de esto, esa cadena no tenía ni un 4% de audiencia ¡A ver si resulta que ahora todos ven Canal 9!

Benja dijo...

Si quitas alguna serie que tiene el 20%, hoy día sí que había perdido mucha audiencia pero…con matices.
Vosotros estáis de acuerdo con el cierre porque pensáis en la manipulación de los informativos Pero en un canal de televisión el responsable de la organización de las noticias que se dan, es el equipo de producción y el director de los informativos y no los trabajadores.
En Nou no solo están los informáticos"hay mucho mas", que no os quito razón que suelen manipularlos,pero detrás hay un equipo de trabajadores muy variados, que incluye “por ejemplo” a personal de la limpieza entre otros muchos. Además 150 empresas que dependen de canal Nou van a ser perjudicadas y mucha gente irá al paro. La verdad que me da mucha pena cuando oigo o leo a gente como vosotros, que el único interés que les mueve es que el PP se quede sin un medio al que controla. Y os da lo mismo el drama de las familias que hay detrás de este cierre.
Ir a decirle a los catalanes que cierren una sola de sus cadenas haber lo que dicen.

Benja dijo...

Quiero matizar algunas de las afirmaciones hechas anteriormente. Estoy muy enfadado y no con vosotros ni con nadie que esté de acuerdo en cerrar Nou.
Que se esté de acuerdo en el cierre...no quiere decir que os de igual los trabajadores que van al paro.Porque los periodistas y los que salen en pantalla se colocaran pronto, los demás lo tienen mucho más difícil.
Creo que hay otras formas de hacer las cosas y lo más fácil seria venderla,como van a hacer con la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Yo estoy muy cabreado con el PP y espero que pierdan las elecciones por goleada, porqué son los culpables de lo que nos esta pasando. Como ganen...me largo a Australia para no volver, porque lo que pasa aquí no pasa en ningún otro sitio.

Nube dijo...

Benja, yo no tengo interés en que cierre canal Nou, es más, estoy convencida de que la gran parte de las veces los medios de comunicación quieren dirigir nuestras ideas con las noticias o programas que emiten; no me dan igual los trabajadores(se encuentren en un nivel jerárquico alto ó bajo de la organización, sean periodistas ó personal de limpieza) nunca se sabe dónde se encuentra la trama y quién ha obrado honestamente ni a que presiones pueden encontrarse somentidos. Colocar nuevamente a estos trabajadores, sólo depende de los hilos que se quieran mover en las alturas... si otra empresa lo compra puede quedarse con la empresa y conservar los trabajadores.

Lo que pasa aquí sucede y sucederá porque se permite a niveles insospechados; mira, yo no defiendo al PP pero tampoco tienen la culpa de todo, para empezar están debido a que el pueblo lo ha votado, deberíamos ser más legales y humanos y ayudarnos entre todos, pero la envidia, el poder, la maldad, egoismo y el dinero mueven muchos corazones.

No te enfades mucho, sólo pelea en tu círculo más cercano (por cierto, Australia es uno de mis sueñoooooos, me avisas, aunque acabemos de los pelos por diferencias de opinión, es una broma).

Marino Baler dijo...

A mí, de todo esto, lo que me jode es que los verdaderos culpables salgan de rositas, que no haya ninguno de ellos que paguen por sus despilfarros. Lo de los trabajadores y servicios de terceros... evidentemente que es una pena y, por supuesto, no lo comparto, pero eso no es más que un reflejo de lo que es la sociedad valenciana.

Veremos en las próximas elecciones. Yo espero que se hundan en las cloacas aunque si te digo la verdad no veo una alternativa fiable. El PSOE, con Ximo Puig, no me ofrece garantías; a este lo veo como un 'Pepiño' Blanco; EU... no se nada de ellos, me queda Compromís; conozco a concejales de mi pueblo que son de ese partido, tíos preparados y que se ven honestos pero es un conglomerado de partidos y no sabría definirlos. No sé...

Me apunto con los canguros ;).

Benja dijo...

En líneas generales estoy de acuerdo con vosotros. Aunque Comprimís son Nacionalistas de izquierdas y le tiran nuestros vecinos del norte, creo que es la única opción viable para Valencia. Lo he dicho alguna vez que yo les he votado, aunque alguna de sus ideas no las comparta. El PP es centralista y si pudiera quitaría las autonomías, más de una vez han declarado estar en contra de un Estado Federal. Te aseguro Nube que yo jamás me enfadare porque alguien piense diferente a mí y tenga otra opinión.
Un saludo

Benja dijo...

En líneas generales estoy de acuerdo con vosotros. Aunque Comprimís son Nacionalistas de izquierdas y le tiran nuestros vecinos del norte, creo que es la única opción viable para Valencia. El PP es centralista y si pudiera quitaría las autonomías, más de una vez han declarado estar en contra de un Estado Federal. Nube, yo jamás me enfadare porque alguien piense diferente a mí y tenga otra opinión.Un saludo