martes, 10 de junio de 2014

Cumbres Borrascosas



Cumbres Borrascosas es la única novela de Emily Brontë y está considerada como un clásico de la literatura inglesa, llevado al cine en varias ocasiones.
Esta novela la conocía en versión cinematográfica y es una de esas obras que siempre había querido leer. No me ha defraudado.
Cumbres borrascosas tiene todos los elementos que una novela tiene que tener para ser amada u odiada. Es una novela de desamor, desgarradora y triste.
Los personajes que forman parte de la novela parecen ser escritos para ésta en concreto, no cabrían en ninguna otra obra, sólo en esta. No te dejan indiferente y eres capaz de enamorarte de su sufrimiento, de su forma de estropear sus propias vidas y la de los demás y de que su propia existencia se convierta en un infierno.
Sobre todo, por encima del resto, destacaría a un personaje: Heatcliff, cuyo amor por Catherine hace que la novela sea lo que es.
Quien la lea, o la haya leído, es posible que coincida conmigo al pensar que la maldad de Cathy (Catherine) es mucho mayor que la de Heatcliff. Éste tiene un motivo para hacer lo que hace y actuar como actúa, sin embargo, los motivos de la protagonista femenina no puedo justificarlos si no es que actúa movida por ambición y maldad.
Quizá, por eso, Heatcliff es el personaje que me ha cautivado, es un personaje sencillamente extraordinario; difícilmente se puede encontrar a uno similar a él en la literatura universal, aun estando ésta poblada de tantos antihéroes. Heathcliff no muestra ninguna de las características de sus sucesores, como ligeros rasgos de gratitud, bondad o arrepentimiento.
Durante toda la novela, Heathcliff jamás demuestra apreciar ligeramente a alguien aparte de a su amada Cathy. Al patriarca de la familia Earnshaw jamás le agradece en su niñez por haberlo adoptado, ni tampoco le corresponde con afecto, y a su hijo, Linton, lo odia por muchos motivos y jamás tiene para con él alguna palabra de afecto.
Heathcliff es un hombre que se mueve por amor, por amor hacia Cathy, sólo eso y por ella es capaz de cualquier cosa. Pero ella parece no darse cuenta de que también lo ama hasta la noche en la que él huye después de escuchar como su amada le dice lo siguiente a su criada:

Todos mis dolores en este mundo han consistido en dolores que ha sufrido Heathcliff y los he seguido paso a paso desde que empezaron. El pensar en él llena toda mi vida. Si el mundo desapareciera y él se salvara, yo seguiría viviendo; pero si desapareciera él y lo demás continuara igual, yo no podría vivir. Mi amor a Linton es como las hojas de los árboles y bien sé que cambiará con el tiempo; pero mi cariño a Heathcliff es como son las rocas de debajo de la tierra, que permanecen eternamente iguales sin cambiar jamás. Es un afecto del que no puedo prescindir. ¡
Elena, yo soy Heathcliff! Le tengo constantemente en mi pensamiento, aunque no siempre como una cosa agradable.
Tampoco yo me agrado siempre a mí misma. No hables más de separarnos, porque es imposible...

Uno de los mejores fragmentos del libro. Sin embargo, yo me quedo con otro mucho más desgarrador: la muerte de Cathy. En esa escena se ve a un Heathcliff vulnerable, quizá el único momento en que se muestra humano, porque el resto de la novela se muestra como algo insaciable sin saber cuándo podrá llenar su vacío de algo.

Ahora me demuestras lo cruel y falsa que has sido conmigo. ¿Por qué me desdeñaste? ¿Por qué hiciste traición a tu propia alma? No sé decirte ni una palabra de consuelo, no te la mereces... Bésame y llora todo lo que quieras, arráncame besos y lágrimas, que ellas te abrasarán y serán tu condenación. Tú misma te has matado. Si me querías, ¿con qué derecho me abandonaste? ¡Y por un mezquino capricho que sentiste hacia Linton! Ni la miseria, ni la bajeza, ni aun la muerte nos hubiera separado y tú, sin embargo, nos separaste por tu propia voluntad. No soy yo quien ha desgarrado tu corazón. Has sido tú y al desgarrártelo has destrozado el mío. Y si yo soy más fuerte, ¡peor para mí! ¿Para qué quiero vivir cuando tú...? ¡Oh Dios, quisiera estar contigo en la tumba!

No es difícil adivinar que Heathcliff reventó de amor por Catherine. Que la ama con su cuerpo, con su alma, con su mente y con su espíritu… pero quizá a la mujer equivocada y que no lo merecía; esa es su destrucción.

Argumento: 8
Ambientación: 8
Personajes: 8
Capacidad para seducir al lector: 8



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Creéme amigo marino...
Los amores tan extremos nunca tienen buen final.

Maikel Urrutia dijo...

Novela apasionada y tempestuosa que hacen de ella una obra fantástica.