martes, 15 de julio de 2014

El deporte es ¿salud?



Dicen que el deporte es bueno; que aquellos que lo practican tienen una vida más sana. Hasta aquí de acuerdo. Ahora bien, supongo que para practicar deporte te tiene que gustar, un poco aunque sea, de lo contrario, ¿qué sentido tiene? Además de practicarlo también se trata de verlo y de disfrutarlo. Por ejemplo, una persona que corre supongo que le gustará ver las olimpiadas, ¿verdad?
Pues bien, a mí me gusta el fútbol, lo practicaba de pequeño y soy aficionado, simplemente me gusta ver partidos que no tengan importancia… y matizo esto. Antes era un acérrimo futbolero hasta que el Valencia CF perdió la final de Champions, por segunda vez consecutiva, en el año 2001. Ese día decidí que se había terminado el fútbol y que no volvería a ver un partido que yo considerase que iba a suponer que mi corazón se pusiera como una bola de una máquina de pin-ball.
Desde entonces creo que no he visto ningún partido de los llamados históricos en los que jugase la Selección Española u otros equipos españoles, bien porque quería que perdiesen o bien porque quería que ganasen.
El caso es que el domingo rompí la norma y me puse a ver la final del mundial. Yo iba con Argentina. Estaba sentado en un sillón y le pegaba al reposabrazos por cada ocasión fallada, me levantaba, saltaba y movía las piernas como si estuviera chutando. Pero hubo un momento en que no puede resistirlo: cuando Higuaín falló solo delante del portero. Creía que me moría y decidí no ver más el partido e irme a ver una película. Me enteré del resultado al final por medio de un wassap, porque una persona sabía que no lo estaba viendo, “Nada que celebrar” fue su mensaje. Entonces supe que Argentina había perdido. Juré en arameo todo lo que tenía que jurar durante unos cinco minutos y continué con la película tan tranquilo.
¿Y por qué digo todo esto? Pues bien… porque no sé si el deporte es tan bueno, porque si fuera sano y todo eso que se dice ni yo ni nadie se exaltaría. Evidentemente no me creo eso de ‘lo importante es participar’ ¡y una mierda! (con perdón), lo importante en el deporte es ganar, se trata de una competición, ¿o uno compite por gusto? Si ayer, durante los 15 minutos que pude aguantar viendo el partido, alguien me dice que me tranquilice, que sólo es un juego y que disfrute probablemente me hubiera callado, pero por dentro lo hubiera mandado al mismo sitio que mandó Labordeta a los del PP.
Ahora ya se ha acabado todo… al menos durante un mes y medio ¡menos mal! Volveré a jurar en arameo pasado ese tiempo, pero prometo que tardaré en ponerme delante del televisor para ver un partido que me importe.

2 comentarios:

Maikel Urrutia dijo...

Mi deporte siempre ha sido el fútbol pero el que he practicado ha sido el balonmano.
No soporto a Messi aunque reconozco que es uno de los mejores jugadores del mundo, yo iba con Alemania por que siempre me ha encantado el fútbol Alemán y además tengo un amigo alemán. Darle el balón de oro como mejor jugador del Mundial…es de risa. Simplemente porque esta patrocinado por la empresa que el pone su imagen para la marca que es“adidas” si no recuerdo mal.
Forzar el cuerpo no creo que sea muy sano, así que mi deporte es “andar” sobre todo por al lado de nuestro maravilloso mar Mediterráneo.
Saludos

Marino Baler dijo...

Yo iba con Argentina. Primero porque hablan español; segundo porque el gran estandarte del valencianismo, Mario Alberto Kempes, es argentino; tercero porque considero que Maradona ha sido el jugador más grande de la historia y es argentino; cuarto porque Messi es el mejor jugador del mundo y creo que se merece un premio así y quinto porque no me caen bien los alemanes, y más si recuerdo la final de Champions contra el Bayern.
Coincido contigo en que no se merecía Messi el Balón de Oro.
Yo ahora salgo a andar y a correr, más de una hora todos los días.

Un saludo.