sábado, 26 de abril de 2014

Libros, libros y más libros...



Esta semana ha sido el Día del Libro.
¿Día del qué? Es contradictorio que España sea un país de los que menos se lee en Europa y, sin embargo, hemos tenido a los mejores escritores de la literatura universal.
Libros, libros, libros… lectura, lectura, lectura…
Una vez, no recuerdo la si escuché o si la leí, una frase que me encantó: “Hay dos tipos de tontos: los que dejan libros y los que los devuelven”.
Este corto (ganador del Oscar al Mejor Corto de Animación 2012) es un homenaje a los libros y su mundo y es que, al fin y al cabo, todos somos escritores, todos escribimos el libro de nuestra vida.


martes, 22 de abril de 2014

El Día de Aragón


Mañana, 23 de abril, se celebra el Día de Aragón; una tierra a la que amo, respeto, siento y adoro.
Siempre digo que soy valenciano de nacimiento pero aragonés de corazón, de sentimiento. Me siento tan ligado a esta tierra que considero que formo parte de ella.
Son muchos años, muchas cosas vividas… amores, desamores, risas, lágrimas, viajes, amigos, aprendizajes... gran parte de lo que soy se lo debo a esta tierra.
Quisiera contarlo todo… desde la primera vez que vine hasta el día de hoy, pero sería un libro incompleto, ya que mi historia con esta tierra todavía continúa.
Alguien me dijo una vez: “Sé que algún día escribirás un libro contando nuestra historia… y me lo dedicarás”. De todo eso esta tierra ha sido testigo. De todo eso… y de mucho más… de casi media vida. 



martes, 15 de abril de 2014

La solidaridad según la derecha



Muchos recordarán que en diciembre de 2012, el Gobierno del PP de Mariano Rajoy decidió que los empleados públicos no cobrasen la paga extraordinaria de Navidad.
Pues bien, debido a aquella decisión gubernamental, los concejales de mi pueblo, tanto del equipo de gobierno como de la oposición, en solidaridad con los empleados, decidieron renunciar ellos también a la parte proporcional de paga extraordinaria que les tocaba y destinar esa cantidad a políticas sociales y de creación de empleo. Añadiré que los concejales de mi pueblo se dividen en 13 del PP (incluyendo a la alcaldesa), 4 del PSOE, 3 de Compromís per Alzira y 1 de Izquierda Unida; es decir mayoría absoluta de la derecha.
En el Pleno del mes de enero o febrero (no lo recuerdo) de este año, como en el presupuesto municipal había superávit, decidieron pagar a los empleados públicos lo que en 2012 no habían cobrado. Un acto de agradecimiento por “haberse sacrificado” (no entraré en el tema por no extenderme).
Pero lo más detestable de todo es que en el último Pleno (en el del mes de marzo de este año), el equipo de gobierno, es decir, el PP, propuso que ya que los empleados públicos habían cobrado y ellos (los políticos) por solidaridad habían renunciado a ello corriendo la misma suerte en su día, ahora reclamaban cobrar ellos lo que en su día renunciaron. Los partidos de la oposición se negaron acusando al Partido Popular de romper lo pactado, es decir, dedicar el dinero a medidas sociales y a la creación de empleo.
¿Y cómo quedó la cosa? Pues que como el PP tiene la mayoría absoluta se aprobó, con los votos contrarios de la oposición, que los políticos cobrasen.
Sí señor, todo un gesto solidario; renuncian a dinero y luego exigirlo (entiéndase la ironía).
Claro, que uno podría pensar… si reclaman el dinero es porque no lo emplearon en lo que habían acordado, ¿no? O bien lo emplearon y ahora piden cobrarse el favor.
Moraleja: la derecha nunca da nada y si te hace un favor, tarde o temprano, se lo querrá cobrar. Despreciable.

sábado, 12 de abril de 2014

Aquel tiempo de Sevilla


Esta semana ha hecho cinco años que me trasladé a Sevilla, concretamente vivía en Brenes y trabajaba en San José de la Rinconada; recuerdo que era lunes santo. Allí estuve durante casi un año. Sería muy largo contar como fue mi estancia por tierras andaluzas, eso lo dejo para cuando escriba mis memorias.
Hoy, con el paso del tiempo, reconozco que no viví aquello con la mejor actitud, quizá porque mi idiosincrasia es muy diferente a la de los andaluces. Se me hizo difícil la estancia. Pero en otro sentido es posible que nunca haya vuelto a ser tan feliz. Allí tenía una Alma, que si bien, como he dicho antes, yo no estaba con la mejor actitud era lo único que me daba fuerzas para seguir.
Ahora, mientras escribo estas palabras, aquella época, cada momento, pasa por mi mente de nuevo; desde el momento que hice el primer viaje de ida hasta el último de vuelta. Ahora, desde la lejanía en el tiempo, he vuelto a ver la puesta del sol en el muelle del Tinto, en Huelva; a caminar por Moguer; a recordar un baile en Triana y a pasear por el parque María Luisa… tantos momentos que no por no estar escritos están olvidados.
Desde entonces no he vuelto a Sevilla… todavía.
Ahora sé que sin saberlo tengo una muesca más en mi corazón. 


sábado, 5 de abril de 2014

Veinte años sin Kurt Cobain


El día que la ‘Generación X’ se quedó muda.


martes, 1 de abril de 2014

Genealogía de los Borgia



La familia Borja (o Borgia) tienen una historia demasiado apasionante como para poder ser contada en un simple artículo, se podrían escribir libros enteros de cada uno de ellos.
Desde hace años que me apasionan; me parece que tuvieron una vida mezcla de leyenda y realidad que es lo que les ha hecho eternos.
Hace tiempo encontré este árbol genealógico que, en cierta forma, para el que conozca su historia la podrá recordar con solo mirarlo.