sábado, 18 de julio de 2015

Numancia traicionada


En el año 460 a. de C., una alianza de polis griegas lideradas por Leónidas, rey de Esparta, se enfrentaron al grandísimo ejército persa del rey Jerjes I, en la batalla de las Termópilas.
La leyenda dice que fueron 300 espartanos contra un ejército de 1.000.000 de persas; las fuentes historiográficas dicen que las tropas griegas eran unos 5.000 soldados y los persas unos 200.000.
Muchos conocerán el resultado; las polis griegas cayeron derrotadas y los persas avanzaron, aunque supuso una victoria con altos costes logísticos y humanos. La batalla en sí no fue decisiva en el desarrollo de las Guerras Médicas, pero ha sido tomada como ejemplo de heroicidad y resistencia de un pueblo frente al invasor que lo multiplicaba en número, a pesar de saber que era un desenlace fatal.
Grecia, otra vez, ha revivido la misma situación de las Termópilas durante sus negociaciones en Europa en los últimos cinco meses. Ahora, muchos dirán que el referéndum convocado por el Presidente Alexis Tsipras no servía para nada o que estaba claro lo que iba a pasar y que los griegos se bajarían los pantalones ante Europa. Nada más lejos de la realidad. Grecia ha luchado hasta el final contra un enemigo muy poderoso, en este caso el Consejo Europeo. Sus dirigentes han negociado hasta el último minuto por su pueblo, hasta que no han podido hacer más. ¿Qué Grecia ha hecho el ridículo? ¡Cinco meses! Cinco meses hemos estado escuchando noticias de Grecia, ¿no es eso luchar y caer con dignidad y respeto?
Yo hubiera querido que cuando desde Alemania mandaban órdenes a Zapatero y a Rajoy para  que hicieran, por ejemplo, la reforma constitucional, subieran los impuestos, bajaran las pensiones o recortaran en servicios públicos, éstos hubieran tenido el mismo valor y dignidad que ha tenido Tsirpras para defender a su pueblo. Pero no, los nuestros se bajaron los pantalones y no ofrecieron ninguna resistencia. Esa es la diferencia…
Los griegos pueden presumir de haber honrado a los espartanos, mientras que los españoles traicionamos sin respeto a los numantinos… ¿o no?


6 comentarios:

Maikel Urrutia dijo...

Esto es como el vaso medio lleno o medio vacío, cada uno lo ve según sus intereses. Porque hay que ser gilipollas para rechazar un acuerdo que ya de por si era muy duro…convocar un referéndum, y en contra de la opinión del pueblo aceptar otro trato mucho más duro y que obliga a los griegos a hacer muchos más sacrificios. El asunto es que igual que Pablo Iglesias, Alexis Tsipras pensaba que podía doblegar a Europa y que aceptaran sus condiciones. Por el miedo que podían tener algunos países por el efecto dominó y el miedo de los mercados económicos o financieros y que pudieran crear un grave problema a la UE. Pero cuando le han dicho heee! o aceptas o te expulsamos del euro…a acachado el morro y a firmado lo que le han puesto. Los perjudicados el pueblo que no puede disponer de su dinero y no por culpa de Europa…si no de ellos. Igual que en España lo que ha pasado con los banco no ha sido culpa de Europa, si no de los chorizos de los españoles.

Maikel Urrutia dijo...

Por cierto...Angela Merkel solo hace lo que tiene que hacer un gran político/a, defender el dinero de sus ciudadanos y sus intereses. Parece ser que para gente como Pablo y otros es la mala de la pelicula y no es así.

Marino Baler dijo...

Que Grecia estaba herida de muerte es algo evidente. La actual situación griega no es culpa de Syriza, el país que se encontró estaba devastado y eso es algo que Tsipras lo sabía, pero había que intentar hacer algo.
Yo me reafirmo en que me hubiera gustado que ZP y Rajoy hubieran levantado la voz una vez a ver lo que hubiera pasado. España no es Grecia, no estábamos tan mal como ellos y quizá, algo hubiera podido cambiar antes de los atroces recortes. Siempre quedará la duda de lo que hubiera pasado si nuestros dirigentes hubieran tenido más 'bemoles' en lugar de como, por ejemplo Rajoy, que anuncia que España será rescatada y a la media hora cogía un avión del ejército para ir a Ucrania a ver jugar a España en la Eurocopa. A ese tipo de cosas me refiero. No me imagino a Tripras haciendo lo mismo o, por ejemplo, a Pablo Iglesias.

Maikel Urrutia dijo...

España tiene una deuda del 98% del PIB y Grecia del 90%. Debemos 1,046 billones, según los datos del primer trimestre de 2015 “como para ponerte chulo con los acreedores”. De todas formas pienso que España tenía que intentar una quita de la deuda porque es imposible hacer frente a esta cantidad “solo los intereses nos están ahogando”.

Marino Baler dijo...

Estoy de acuerdo, pero para eso hace falta que nuestros políticos tengan voluntad y no creo que estén muy por la labor. A mí lo que me jode es que todavía me quedan más de 25 años para jubilarme... y veremos si llego.

Maikel Urrutia dijo...

Yo siempre he trabajado legal y me he negado a trabajar en negro cuando me lo han ofrecido. Y uno de los motivos entre otros, es porque yo siempre he pensado cotizar cuantos más años mejor pensando en mi jubilación. Quiero tener una vejez decente y con una paga decente. También me quedan años para jubilarme y me preocupa mucho cuando llegue ese momento. La sanidad, servicios sociales, paro y la jubilación se llevan la mayor parte del presupuesto del estado, por lo tanto es donde van a recortar todo lo que puedan o les dejemos.