sábado, 21 de noviembre de 2015

El valor que uno se da



Creo que el respeto no es algo que uno se merezca por el simple hecho de existir. El respeto es algo que uno se tiene que ganar y demostrar que lo merece; para ello hay que demostrar dignidad; conceptos ambiguos que si bien todos sabemos lo que significan no sabríamos explicarlos.
Si alguien no se valora, no se da a sí mismo la dignidad que merece, no seré yo el que se la dé.
Todo eso no se gana con minutos, horas o días. El respeto uno se lo tiene que ganar cada día, con lo que dice y con lo que hace. A veces eso es un simple maquillaje, ya que ‘la cabra siempre tira al monte’.
Una vez escuché una frase que me encantó: “No quisiera que mis hijos se avergonzasen de mí”. Pues eso, yo, que no los tengo, sigo esa máxima… si los tuviera…

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Porque nadie tiene una balanza para medir la dignidad de otra persona.
Sería demasiada prepotencia valorar a juzgar.

Marino Baler dijo...

Anónimo; no se trata de juzgar a nadie, cada uno tiene el valor que se quiere dar a sí mismo y eso es lo que transmite.
Por ejemplo, si alguien te habla como si fueras un perro y tú no haces nada por evitarlo, esa persona continuará haciéndolo porque tú mismo se lo permites.
Si con tus actos muestras bajeza y te denigras siempre te tratarán igual mientras no demuestres lo contrario.
Resumiendo, si a ti mismo no te das valor no esperes que nadie lo haga.

Maikel Urrutia dijo...

Toda la razón Marino, si dejas que te traten como una mierda todo el mundo lo hará y nunca hay que permitir que te falten al respeto... aunque sea verbal. Esto lo he tenido muy claro toda mi vida.