sábado, 14 de noviembre de 2015

Ya está dormida



Antes del verano me dijo que su hermana había ido al hospital para hacerse unas pruebas, ya que desde hacía tiempo tenía unos dolores en la barriga que le molestaban muchísimo. A los pocos días me dijo que ya tenían el resultado: su hermana, su única hermana, de 41 años, tenía cáncer de estómago y era preciso comenzar el tratamiento con rapidez.
Y ante eso, ¿qué decir? ¿Cómo reaccionar cuando te dan una noticia así? Decir lo que es evidente creo que suena ridículo. ¿Dar ánimos? ¿Decir que saldrá bien? ¿Que se curará? Lo siento, pero creo que no hay palabras para según qué cosas… al menos yo no las conozco.
Cuando hablaba con mi amiga siempre le preguntaba por su hermana, “va mejor”, solía responderme. Otras veces la llamaba yo, me cortaba la llamada y me escribía un wassap diciéndome que estaba en el hospital acompañándola.
A mediados de septiembre me dijo que el cáncer se le había extendido por otras partes del cuerpo… tenía metástasis. Silencio largo.
Las últimas semanas las ha pasado en el hospital.
El jueves, a media mañana, me llamó… estaba llorando, no decía nada, sólo lloraba. Yo, sin hablar, comencé a acompañarla con lágrimas silenciosas. Lo único que me dijo fue: “Mi hermana ya duerme”.
Descansa. Felices sueños Laura.

2 comentarios:

Maikel Urrutia dijo...

Siento la muerte de la hermana de tu amiga. Pero por desgracia Marino esto cada día es más habitual, no sé qué demonios estamos bebiendo o comiendo pero cada día hay más casos de cáncer. Hace unos meses perdí a un amigo de la misma manera, aquí el problema es que mi amigo fue en seguida al médico. Le diagnosticaban gastroenteritis y otros problemas estomacales. Le recetaron cosas que le aliviaron, pero cada vez iba a mas y al final le hicieron unas pruebas y resultó ser cáncer de estomago. Se perdió un par de mese vitales, para poder hacer algo mas por él, todos sabemos que cuanto antes se detecta el cáncer mas posibilidad se tiene de sobrevivir.

Marino Baler dijo...

Muchas gracias Maikel. Se agradecen tus palabras.