sábado, 3 de septiembre de 2016

Vergüenza valenciana


En primera parte de la más grande obra de la literatura universal, don Quijote y Sancho se encuentran con unos cabreros que los agasajan con comida y les invitan a que pasen la noche con ellos. Es en ese instante, cuando el ingenioso hidalgo, suelta un discurso sobre ‘la edad de oro’, refiriéndose a mejores tiempos pasados.
Esto, que no tiene nada que ver con lo que voy a tratar, bien me sirve de introducción. No hace falta explicar lo que puede significar esa terminología, ya que su propio nombre indica esplendor, riqueza… Pues bien, particularizando en la Comunidad Valenciana, o, por concretar más, en Valencia, también hubo tiempos esplendorosos. Ponerme a nombrar los grandes personajes en cualquier disciplina que ha habido en la terreta sería algo muy largo a la par que injusto, ya que siempre me dejaría a alguno. No cabe duda que la época actual no puede definirse como de oro.
Mi tierra de nacimiento (que no de sentimiento) comenzó a degenerar hace 20 años, cuando el PP ganó las elecciones y los sinvergüenzas se instalaron las instituciones legitimados por las urnas. En dos décadas, les ha dado para mucho: se han encargado de enfrentar a los valencianos con cuestiones absurdas del idioma; han arruinado la seña de identidad valenciana: la agricultura; han especulado urbanísticamente todo lo que han podido; han saqueado las arcas públicas hasta no dejar ni las telarañas… resumiendo: han convertido a la Comunidad Valenciana en la región más corrupta de Europa occidental y han conseguido que algunos nos avergoncemos de decir que somos valencianos.
Pero el pueblo valenciano, que ha degenerado en lo vergonzoso, también lo ha hecho a la par en lo ridículo. Este verano, paseando por Valencia capital me encontré en las tiendas que venden recuerdos lo que muestro en las fotografías: trajes de gitana para las féminas y figuritas ataviadas con la misma vestimenta, es decir, el típico traje andaluz como si fuera valenciano y hasta un espectáculo flamenco… ¡cabe mayor vergüenza! En lugar de promocionar lo auténtico valenciano, es decir, las mismas tonterías de siempre -paella y fallas- se promocionan tradiciones de otra tierra que nada tienen que ver con Valencia. Lo peor es que los turistas extranjeros lo compraban. ¿Alguien se imagina que en Galicia o en Andalucía vendiesen muñecas y trajes de fallera? Pues eso.
Los valencianos, entre los que me incluyo por la parte que me toca y no puedo renunciar aunque quiera, hemos perdido el sentido del ridículo, de la dignidad, de la decencia, de la vergüenza y cualquier otro que me deje. ¿Qué se puede esperar de una región que, como he dicho al principio, lleve 20 años votando al PP? Si defendías lo auténtico valenciano te tachaban de separatista. Había que ser español: toros y flamenco. Alguna vez me ha pasado (hace años) estar en la capital, hablar valenciano y alguien decirme que hable castellano, que eso es ‘de pueblerino’. Casualmente, quien me lo dijo era de padres de Albacete que emigraron con los suyos siendo muy niños; lo que llamamos ‘churros’ y en Cataluña ‘charnegos’. Si don Vicente levantase la cabeza...






4 comentarios:

Maikel Urrutia dijo...

Bueno, ya estoy de vuelta por obligación, ya que mañana es el único día que me puedo matricular, por ser antiguo alumno y tener reservada la plaza.
En cuanto a mi blog, me ocupa más tiempo de lo que parece, para que después entren cuatro “uno tú”. Además, me quiero centrar en mis estudios y en mi página web, que además es de pago.
Y en cuanto a tu entrada, estoy de acuerdo en lo que dices con algún matiz. Es cierto lo que dices del PP y más, pero también dices que eres valenciano de nacimiento pero no de sentimiento. Por lo tanto tú vives de espaldas a la historia, a la cultura, costumbres y tradiciones de nuestro pueblo. Y como tu mucha gente, somos un pueblo que durante 300 años se nos ha intentado eliminar, al final estamos muy castellanizados y eso se nota y mucho en ciudades como Valencia.Yo mi parte estoy recuperando y aprendiendo todo lo que significa ser valenciano y cada día aprendo algo nuevo.
No hace mucho estuve en una regata de vela latina en la albufera, ya hablaba de ella Blasco Ibáñez en sus novelas y pasa de padres a hijos. Por lo tanto, en muchos pueblos no se pierden las costumbres y tradiciones valencianas. Pero es cierto que el turista busca la España del folclore más casposo y la pandereta…además de los toros. Nadie les ha explicado que España es mucho más que eso.
Por lo que se de “Charnego”,es un “inmigrante" en Catalunya procedente de otra región española. Después se les aplica a los descendientes como un insulto, recordando-les de donde vienen.
En cambio churro-a (xurro-a) para mí no es un insulto, ni una falta de respecto. Se refiero a los valencianos de los territorios castellanos parlantes que no hablan valenciano por ser descendientes de aragoneses y castellanos. Nunca he oído que a uno nacido en otra región española se le llame churro. A mí me lo han llamado muchas veces, cuando no hablaba bien el valenciano y nunca me he ofendido "hoy dia ya no me lo pueden llamar" dos diplomas en la pared lo deja bien claro.
Pero esto viene de cuando juraban los caballeros el furs y los castellanos decían “yo churre” cuando es “Jo jure”. También decirte que lo de valenciano es de ser pueblerino...es ser estúpido. Ya que el que te lo haya dicho es un ignorante, porque fue la maldita nobleza valenciana los que rechazaron el valenciano, y fue porque la nobleza castellana hablaba castellano y por tanto era más culto hablar castellano para entenderse con ellos. Además, si no recuerdo mal, el valenciano escrito salió antes que el castellano. Un saludo

Marino Baler dijo...

¿Qué estás estudiando? Espero que tengas suerte en este nuevo curso.

En cuanto a lo del blog, creo que alguna vez ya lo hemos comentado. Debes escribir porque te guste hacerlo y no para que te lean los demás. Yo disfruto escribiendo y poniendo lo que me apetece sin pensar que me van a leer 1, 10, 100 ó 1.000… creo que ese es el éxito y, a la vez, ha sido su declive. La gente prefiere poner una foto y que digan ‘me gusta’: ley del mínimo esfuerzo. El blog es distinto… es creación, libertad… y eso cuesta cierto esfuerzo, ya que lo cómodo sería Facebook.

Ahora vayamos a la cuestión. Cuando digo que no soy valenciano de sentimiento es porque yo no soy de los que se emocionan al escuchar una mascletá, con las fallas o escuchando ‘el fallero’. Yo me fui con menos de veinte años a estudiar fuera y es a esa edad en la que te vas creando y forjando como persona. Yo, lo que soy, tanto cultural como emocionalmente, se lo debo a Aragón. Allí viví por primera vez totalmente independiente (en un piso de estudiantes); conocí a mi primer amor, las primeras lágrimas de amor y las primeras heridas cicatrizadas por amor; el primer trabajo; mis actuales amigos (los Alzira los fui perdiendo con los años). La mitad de mi vida, en la que te desarrollas como persona, la he vivido allí; por eso digo que yo no me siento valenciano de sentimiento. Para mí Valencia -Alzira- es única y exclusivamente el lugar en el que nací y pasé mi infancia, que no fue mala pero, como he dicho antes, la etapa más importante la viví fuera. Tengo el presentimiento que yo acabaré en Aragón (me gustaría en Teruel, en un pueblo de la comarca del Jiloca), de la misma manera, que lo que me ata a Alzira son mis padres y que el día que ellos no estén (que duren muchos años) para mí Valencia habrá acabado, salvo alguna de esas visitas que se hacen para visitar a algún pariente, en este caso mis primas. Esa es la razón por la que no me siento valenciano de sentimiento; yo me emociono más con la jota que con Paquito el Chocolatero.

Respecto a lo de ‘churro’ desconocía de dónde provenía, gracias. En Alzira se le suele llamar a todo aquel que habla castellano, pero especialmente a los emigrantes que llegaron de Castilla y Andalucía. Por ponerte unos ejemplos: se suele decir que “eixe parla xurro” si habla castellano o se dice “eixe es un xurro” si es gente emigrante de zonas castellanoparlantes. Conozco gente que vinieron a Alzira con sus padres de, por ejemplo, Tomelloso, cuando ellos tenían dos o tres años y aunque hablen valenciano, se hayan casado con valencianas y sus hijos hablen valenciano, a ellos se les llama ‘xurros’. Lógicamente no directamente, pero imagínate que tú y yo hablamos de alguien con las características que te he dicho y tú me dices que fulano ‘es xurro’ yo ya entendería que proviene de zona castellanoparlante… cosas de los pueblos.

Maikel Urrutia dijo...

Tenía un tío de Barcelona que decía lo mismo que tu, vino a Valencia a hacer la mili y conoció a una hermana de mi padre. Se casaron y aquí se quedó hasta el día que se murió de la manera más tonta. Volvía a Barcelona en vacaciones o cuando podía con mi tía, mis primos y yo, sus hermanas siempre le decían lo mismo “ya eres más valenciano que catalán”. Por lo tanto te entiendo.
Ya me ha pasado esto varias veces, el tener la sensación de perder el tiempo y lo que haces no sirve para nada. En cambio en mi página web esta sensación no la tengo y realmente lo que hago…lo hago para mí y no para los demás y si entra alguien y le gusta, pues mejor que mejor. Yo creo que es por que en un blog sabemos cuanta gente lee lo que escribimos y en la web lo que se contabiliza son las visitas en conjunto. Un saludo

Maikel Urrutia dijo...

Sigo estudiando valenciano pero el nivel Mitjà, hay seis niveles y este junto al superior es de lo más difícil. Y además en la Universidad Popular un curso de fotografía.