martes, 6 de marzo de 2018

Victoria Kent, la cordura de una mujer



Intelectualmente, ha sido considerada la mujer más importante de su época. Defensora de los más desfavorecidos. Las mujeres, los presos, los refugiados y los huérfanos fueron el sentido de su vida. Sin ella sería imposible entender la historia de la España de los años 20 y 30.
Victoria Kent fue la primera mujer en colegiarse en España y en ejercer la abogacía, ni más ni menos que durante la dictadura de Primo de Rivera. La única en formar parte de un Consejo de Guerra y conseguir la absolución de Sánchez Albornoz y la primera mujer en ser nombrada diputada por Madrid a Cortes constituyentes durante la II República. Dejo su huella como Directora General de Prisiones. Sus decretos alcanzan perfiles inéditos en España y Europa, adelantándose veinte años a los países nórdicos. Entre otros destacan la eliminación de cadenas y grilletes, el derecho a leer la prensa, libertad de asistencia a los actos religiosos, permisos de salida, incremento de la ración alimentaria o la creación de talleres de trabajo. Pero algunas de sus reformas no son aceptadas por los poderes fácticos del momento y se ve obligada a dimitir de su cargo tan solo tres meses después de su nombramiento. La iglesia, la banca y los militares no pueden aceptar el derecho a las visitas conyugales, que consideran mera prostitución, ni tampoco la sustitución de las monjas por funcionarios debidamente formados.
Pero Kent, que jamás se definió como feminista, ha pasado a la historia por su enfrentamiento con Clara Campoamor por su defensa en contra del voto de la mujer. Su memorable discurso se puede leer aquí. No se puede tomar a la ligera y dar una opinión precipitada sin haberlo leído detenidamente, con calma. Por desgracia, el tiempo demostró que tenía razón, pero la recordada es Campoamor.
Tampoco pretendo contar su biografía, si alguien está interesado o le mueve la curiosidad puede buscar quién fue esta magnífica mujer. Pero he querido recordarla debido a la próxima huelga feminista del 8 de marzo. No me he leído el manifiesto, por ello no me pronunciaré, pero cuando se habla de desigualdad siempre me surgen algunas dudas a las que no encuentro respuesta. Me considero totalmente en contra de la representación paritaria. Cualquiera que tenga un negocio desea que le vaya bien, independientemente de si son hombres o mujeres los que trabajan en él o si hay más de uno u otro sexo; en cuanto el sexo, obligatoriamente, se convierte en un condicionante para obtener un trabajo hay sexismo. Tampoco acabo de entender que en una sociedad tan capitalista como la nuestra se diga que una mujer cobra menos que un hombre por hacer el mismo trabajo, ya que, de lo contrario, solamente trabajarían mujeres, ¿a qué empresario no le interesaría pagar sueldos más bajos?
Creo que con esto de la igualdad y el feminismo estamos sacando las cosas de quicio. Ya no entro en el tema del lenguaje, donde había que decir cada vez los dos géneros, hasta que la RAE dijo que ya estaba bien de tanta tontería o, la última, en la que la Comisión de Igualdad del Congreso ha aprobado una proposición no de ley de Compromís que insta al Gobierno a reformar la Constitución para que el ‘Congreso de los Diputados’ pase a llamarse ‘Congreso’, a secas, para hacerlo más inclusivo. Hemos caído en el absurdo.
Visto lo visto, ¿qué pensaría mi admirada Victoria Kent de todo esto? Mejor no saberlo.

11 comentarios:

Benja García dijo...

Más tarde leeré el discurso de Victoria Kent, pero me parece muy interesante tu artículo. Hemos entrado en una espiral de criminalizar al hombre y victimizar a la mujer. Siempre el hombre es el violento y la mujer la pobre víctima y no me parece justo. Hoy es el día de huelga de la mujer y me parece muy bien ya que están en su derecho, pero más que defender la igualdad creo que van contra el hombre. Por otro lado, nadie entra avalorar porque muchas veces estan discriminadas en el trabajo”según ellas” yo lo tengo muy claro y no es por machismo.

Benja García dijo...

En la mayoría de las manifestaciones han ido contra los hombres, como si fuéramos los culpables de todo. Incluso cuando tienen que dejar el trabajo por los hijos y la barbaridad de pretender que se obligue a las empresas privadas a que en sus directivas o consejos de dirección estén hombres y mujeres al 50-50.

Marino Baler dijo...

Pues sí... parece ser que los hombres somos los culpables de todo. Hay más juezas que jueces, ¿quitamos a juezas para igualar? Hay más médicas y profesoras (casi el doble) que médicos y profesores, ¿las mandamos al paro para igualar? En empleos donde no hace falta fuerza física extrema hay más mujeres que hombres, hay más universitarias que universitarios, el fracaso escolar es el doble entre alumnos que entre alumnas, las mujeres viven una media de siete años más que los hombres, ¿de qué igualdad hablamos?
Y encima tienes a los sindicatos metiendo el hocico, ¿por qué todos los sindicatos están liderados por hombres? ¿Nadie se lo ha preguntado?

Mikel dijo...

Si es cierto lo que dices, pero hay que entrar más a fondo en la cuestión. Yo he trabajado con muchas mujeres y un día hubo una reunión de los jefes con los encargados para tratar de la Igualdad salarial de las compañeras que habían reclamado. Se estudió todo y también las horas que faltaban al trabajo tanto hombres como mujeres. Y en general, las mujeres hacían un 25% de horas menos que los hombres “por muchos motivos” sobre todo por la familia y personales. También a la hora de elegir cargos de responsabilidad, se miraba mucho la asistencia al trabajo, nadie quiere tener a una responsable en algún área de la empresa que faltara mucho. Se igualó el salario dependiendo de la categoría y no del trabajo que hacía cada uno y los hombres seguimos haciendo los trabajos más duros, lo que creo un mal ambiente. Yo como encargado tuve que aguantar mucho de mis compañeros por este motivo. Y hablo de lo que yo he conocido, cada empresa tiene su historia y no tiene porque se igual. Podría contar muchas historias de como se aprovechan por ser mujer…pero bueno lo dejo aquí.

Casteee dijo...

Hola...

Muy buen articulo el de Victoria Kent. No conocía su historia. Gracias de nuevo por ilustrarme.

Referente a la huelga/movilización que hubo ayer no voy a entrar en debate.
Yo me quedo con una cita de Marie Curie:

"Nunca he creído que por ser mujer deba tener tratos especiales, de creerlo estaría reconociendo que soy inferior a los hombres, y no soy inferior a ninguno de ellos"

Las mujeres no queremos un trato especial sino las misma oportunidades.

Quizás para un hombre es complicado verlo porque vosotros ya tenéis esas oportunidades tan solo es cuestión de empatizar.

Mikel ha explicado estupendamente con el ejemplo el tema de la brecha salarial. No es cuestión de que vivamos en una sociedad capitalista sino el tema está en la conciliación familiar que las mujeres tenemos que abordar y con ello tampoco tenemos oportunidades de llegar altos cargos etc...

Evidentemente en una empresa no tiene que haber 50 hombres y 50 mujeres se debe entrar ha trabajar en una empresa por los méritos de las personas, pero por desgracia todavía muchos empresarios que creen que hombre le va a dar menos problemas que una mujer aunque esta tenga mejores méritos..., y así mil ejemplos más.

También está el tema de la violencia, yo como mujer tengo miedo venirme andando a casa sola a las 12 de la noche. El hombre no vive con ese miedo

En fin creo que son necesarias estas reivindicaciones para concienciar a la sociedad. No va en contra de nadie porque ni el hombre es más que la mujer ni esta del hombre.

Besos

Mikel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mikel dijo...

Casteee, a mi me educaron bien mis padres y en esa educación entra el respeto hacia todas las personas y en particular a las mujeres. Y por supuesto para mí la violencia contra la mujer es inaceptable y por desgracia la ley es muy suave con esos asesinos. He asistido a más de una manifestación al lado de las mujeres, porque ya no se trata solo de las muertes que es terrible, sino esta moda de violaciones en grupo que es repugnante y sobre todo cuando algunos son unos críos y esto hay que pararlo.
En el otro tema,la solución está en el gobierno y que este país deje de ser corrupto a todos los niveles para que se paguen los impuestos y así poder hacer lo mismo que los países escandinavos. Gracias a unos impuestos elevados, Noruega, Suecia y Dinamarca tienen numerosas ayudas estatales para conciliar vida laboral y familiar Más de 50 semanas de baja por maternidad, 100 euros mensuales por niño o servicio de guardería en los gimnasios, entre sus particularidades. En España, siempre es la mujer que pierde horas de trabajo por sus hijos, sus padres, suegros y otros. Siempre que hay cualquier problema en la familia ahí está la mujer. Si se repartiera ese tiempo con el hombre, estarían en igualdad de condiciones a la hora de acceder a cualquier puesto de responsabilidad y no estarían marginada.

Mikel dijo...

Me descuido y me coloca google el perfil de Mikel automáticamente y este tengo que dejar de usarlo. Si no me doy cuenta es un lío.

Marino Baler dijo...

Visto así, a pequeña escala, el problema tiene solución.
Un tema que no se ha tocado y lo ha sacado Castee es el tema de la violencia. Es evidente que la mujer tiene ciertas desventajas y, por ello, es lógico que tenga cierto miedo (ir sola a ciertas horas). No obstante, yo no hablaría de violencia de género, hablaría de violencia, sin ponerle apellidos. Voy a contar un caso real que he visto. Este verano estaba en el pueblo de un amigo. Estábamos en la plaza tomándonos una cerveza cuando todos empezamos a escuchar unos gritos impresionantes: eran dos mujeres que estaban discutiendo. Se estaban llamando 'de todo' y cuando digo 'de todo' podéis imaginar, así durante quince minutos. El problema venía porque una vivía encima de la otra y al regar las plantas del balcón le caía el agua a la de abajo y le ensuciaba la ropa. Por lo visto, la de abajo ya se lo había dicho alguna vez, pero la otra pasaba. Ahora viene la cuestión, ¿qué pasa si un hombre en medio del pueblo, a plena luz del día y a la vista de todos le dice a una mujer lo que se dijeron entre ellas? ¿Sería este caso que he contado violencia de genero? No sé, a veces, creo que pecamos de querer ser demasiado puristas.

Respecto a la brecha salarial, he trabajado con mujeres, haciendo el mismo trabajo que yo, y han cobrado lo mismo. Desconozco en qué ámbitos se producirá esa desigualdad y cuando se dice será porque es verdad.

Casteee dijo...

Mikel efectivamente se trata de educar a los hijos en la igualdad pero no solo de genero sino también en todos los ámbitos. Ningún ser humano sea cuales sean sus condiciones es diferente. Porque todo el mundo estamos expuesto en algún momento de nuestra vida ser discriminado por alguna de nuestra condición. Es de sentido común y sobretodo "no quieras para los demás lo que no quieres para ti".

Marino cuando me refiero a violencia es en general no solo de pareja. Por desgracia hoy en día aun las mujeres somos más vulnerables.

Y referente al incidente que comentas sobre las dos chicas, pues muchas veces las mujeres podemos ser nuestras peores enemigas y si entre nosotras no tenemos solidaridad es luchar para nada.

Un Beso

Marino Baler dijo...

Quizá por esa vulnerabilidad se hace mayor hincapié en la violencia hacia la mujer. Coincido contigo en que todo debería ser violencia. Si un hombre me pega una paliza y me rompe una pierna que le caiga una pena, de la misma forma que si lo hiciera una mujer, aunque, evidentemente, sería más probable que lo hiciera un hombre.
Y en cuanto a las peleas y discusiones entre mujeres... son un espectáculo dantesco.

Besets