martes, 15 de julio de 2008

El nuevo Arquímedes


De todo es conocida la famosa frase de Arquímedes: “Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. Frase que puede resumir a la perfección su ley de la palanca allá por el siglo III a. C.

Pues bien, esto es lo que parece que ha pensado el concejal de Turismo y Patrimonio Histórico de la ciudad de Alzira y cual Arquímedes del siglo XXI parece haber dicho: “Dadme un par de piedras y reconstruiré lo que sea”. Me prometí a mi mismo no darle más bola a esta concejalía pero parece un personaje del corazón que busca portadas a todas horas. Ahora por lo visto, y amparándose en una ley valenciana según la cual se pueden reconstruir monumentos a partir de cualquier vestigio, el ínclito edil pretende reconstruir la antigua casa del Rey (donde murió Jaime I). Actualmente apenas queda, lo que se supone que es, media fachada y un par de muros de la original y que ha sufrido modificaciones a lo largo del tiempo. Pues con estas pocas piedras se ve capacitada la concejalía para restaurar dicha casa ¡Ni más ni menos que como estaba originalmente y después de 800 años! ¿Caben más despropósitos? Pero ¿Qué pretenden con esas aberraciones? La verdad que no sé para que torturan al pueblo con semejantes luminarias. Quizás alguien que por méritos propios no puede salir en periódicos ha de hacerlo por otros a cualquier precio.

Pues ale, señor concejal, usted ya ha salido en el periódico un par de veces, espero que ya esté tranquilo con las páginas periodísticas que hablan de sus hazañas así que, por favor, deje las cosas como están y si se caen pues que se caigan, pero no intente levantarlas puesto que es peor su remedio que la enfermedad y si tantas ganas tiene de recuperar patrimonio dese una vueltecita por Grecia una larga temporada que allí seguro que es recibido de buen grado.

P.D. Sin ser mal pensado pero me imagino que la donación de 240.000 euros por un promotor de la ciudad desinteresadamente al ayuntamiento, no tendrá que ver para nada con el cambio del PGOU, el año pasado, sobre una zona determinada donde se podrán construir cinco alturas en lugar de tres y que casualmente las está construyendo dicho promotor. El tiempo lo dirá.

1 comentario:

Luis López-Cortés dijo...

Los politicos se suben al carro que da gusto. Siempre hay algo que ganar.
Saludos y buen verano.