sábado, 1 de octubre de 2011

Rajoy se sincera


Bromas aparte, creo que este PP es más radical que el de los tiempos de Aznar. No es un PP que juegue democráticamente; es un partido que reclama algo que, supuestamente, le corresponde por imperativo legal… solamente hay que darse una vuelta por Intereconomía y escuchar cinco minutos (el que lo resista). Me da la impresión que se sienten desposeídos del poder y que esperan recuperarlo porque ellos son los elegidos para ello.
Es curioso que pidieran cambio constantemente pero, no sé por qué, Rajoy (el que presumiblemente será el nuevo Presidente del Gobierno) no se haya atrevido a presentar una moción de censura al Gobierno de Zapatero. Aunque, presumiblemente, la hubiera perdido pero ya se hubiera visto una intención, un algo, una señal de estar preparados para gobernar. No, no ha sido así. En lugar de eso se ha sentado a esperar para heredar el poder una vez se hagan las elecciones. En España, esto solamente se ha hecho en dos ocasiones; creo recordar que Felipe González a Adolfo Suárez (si no me equivoco) y Hernández Mancha a González y ni por asomo la situación era tan difícil como la actual.
Pero bueno, si el 20-N cambia el Gobierno español y tal y como nos prometen todo cambiará pronto haremos realidad el famoso dicho “ataremos los perros con longanizas” y el que no se lo crea que escuche a la derecha hablar; se le despejarán las dudas.

2 comentarios:

Ysupais dijo...

Aunque el que le dobla se parece un "pelin" a su amiguete Galardón, que más quisiera este mentiroso compulsivo que le desapareciera ese siseo serpentil que tiene y que me pone de los nervios, por lo que dice y como lo dice... Lo tenemos crudo en la peni y sus islas.
Saludos amigo.

Maikel dijo...

No creo que sea un PP más radical que cuando gobernaba a Aznar, simplemente tiempos muy diferentes económicamente.
Lo que está muy claro que tanto unos como otros se están reteniendo hasta que pasen las elecciones.
Los socialistas intentando no perder votos y La derecha en conseguir más votos no cabreando al personal, ninguno de los dos partidos nos dicen claramente donde van a aplicar la tijera.