martes, 4 de junio de 2013

La herida adecuada


No podían ser otros, no podía ser otro. Si a mi vida tuviera que ponerle una banda sonora, sin lugar a dudas estaría interpretada por Héroes del Silencio o bien por Enrique Bunbury. Creo que podría elegir etapas o momentos en los que una determinada canción tendría cabida. En esta ocasión creo que tendría que sonar La herida.
Cuando te encuentras con alguien con quien has compartido tristezas, alegría, triunfos, fracasos y complicidades… y pasa a ser un extraño. Cuando no te transmite nada y piensas, ¿cómo es posible? La situación es rara, sin saber que decir, que hablar, que contar, donde mirar, incomodidad…“¿Qué hay en dos amigos cuando después de todo parecen perdidos y prefieren a otros?”.
Cuando esa persona ha pasado a ser simplemente alguien a quien conoces, nada más… “¡Qué demonios ocurre cuando miradas no se encuentran!”. 
Creo que lo realmente triste es cuando todo ha quedado por el camino; cuando se ha perdido o se ha querido perder. Alguien me dijo una vez que siempre tendemos a hacer daño a aquellos que más nos han ayudado; quizá sea por la confianza depositada… “¿Quién buscó abrigo en algún otro lugar? Es posible que el frío vuelva con la edad”.


También podría sonar otra canción de los Héroes: La chispa adecuada. Cuando piensas que no merece la pena, que todo era mentira y, simplemente, como he dicho antes, pasa a ser alguien a quien conoces que si te cruzas algún día por la calle preferirás decir adiós en lugar de preguntar cómo estás… “Y ahora estás en mi lista de promesas a olvidar. Todo arde si le aplicas la chispa adecuada”.



Simplemente sensaciones; sensaciones que son realidades.

8 comentarios:

Nube dijo...

Pues no sé, ante sensaciones extrañas... no tengo la varita mágica... pero puedo entenderlo perfectamente, si te sirve de consuelo.

Un abrazo.

tag dijo...

Hola Marino

Siento haber estado tanto tiempo sin leerte, pero hoy me he puesto al dia, y coincido contigo en que yo tambien me hago mayor, pero esta entrada de La Herida me ha llegado al alma, porque precisamente ultimamente me he hecho a mi misma las mismas reflexiones.
No entiendo como pueden cambiar tanto las cosas con personas que han formado parte activa en tu vida, con las que te unían tantas cosas y de repente todo cambia y todo se pierde hasta el punto de ser unos extraños.
Si, que pena, pero así es.

Siempre es un placer leerte, espero no tardar tanto en volver.
Un beso

Marino Baler dijo...

Nube; acepto tu abrazo.

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

Tag; Sí que es curioso eso; es triste pero es así. Hay todo tipo de gente, incluso las que no saben valorar las cosas.
Espero que tus ausencias sean menos dilatadas.

Besets.

Benja dijo...

Esto es ley de vida, gente que en un momento de nuestra vida fueron muy importantes y con el tiempo simplemente quedan en nuestra memoria como simples conocidos “así es la vida".

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=YhUIaSWnyWc A veces donde no llega la voz, siempre consiguen llegar los sonidos, las melodías, las letras...

Marino Baler dijo...

Benja; Son cosas inexplicables, te sientes raro, extraño y sin saber que decir cuando estás con esas personas. Lo resumiría en tres palabras: te sientes triste.

Saludos.

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

Anónimo; Bienvenido/a a mi blog. La culpabilidad, como en el caso de la canción, es un sentimiento que aparece cuando nos damos cuenta lo que hemos dejado perder.

Un saludo.

Marina Fligueira dijo...

Pues, yo pienso que nada es eterno! Ni el amor.
¡Pero, esa última frase, todo arde si le aplicas la chispa adecuada! Esa enciende la hoguera de la comunicación y esto muy importante, necesario, para cualquier relación, amigo... o pareja.
Deberemos regar cualquier amistada, que nos interese con agua limpia y cristalina, como se riega la planta más hermosa.
Un saludo. Y perdona mi intromisión, pero me gustó leerte.

Marino Baler dijo...

Hola Marina, para nada considero tu visita una intromisión, al contrario, se bienvenida a mi humilde rincón de pensamientos.
La frase que refieres yo la veo como el cerrar una puerta; el quemar algo que en su día te importó pero que hoy te duele recordarlo por lo que fue, por lo que pudo haber sido. De una u otra forma es un proceso en que eso que algún día fue algo para ti has conseguido, has aprendido (no de forma sencilla) a que sea algo a lo que no hay que darle la mayor importancia.

Un saludo y gracias, de nuevo, por tu visita.