sábado, 2 de agosto de 2014

La sonrisa de la Gioconda



Hace años alguien me contó el misterio de la sonrisa de la Gioconda. Quizá no tenga nada que ver con la realidad y probablemente sea una historia inventada; qué más da… me quedo con esa historia, porque sin decir nada lo dice todo y porque viendo el cuadro uno puede pensar que es cierto. Trataré de escribir de la mejor manera lo que recuerdo, ya que no he encontrado nada que verifique o desmienta esta versión, tampoco me perderé en nombres ni fechas exactas, puesto que tampoco aportarían nada a lo que a continuación se podrá leer.
En los primeros años del siglo XVI, Leonardo estaba bajo el mecenazgo de un Medici. Éste, cuyo nombre no recuerdo, estaba casado, pero tenía como amante a la futura Gioconda quien a su vez le unía una gran amistad con da Vinci.
El noble la dejó embarazada, pero al estar casado no tuvo más remedio que abandonarla a pesar de que la amaba. Leonardo, enfurecido por la actitud de su protector, se lo reprochó de tal manera y con tanta vehemencia que el Medici le retiró su protección.
Cuando Leonardo tomó a la modelo para pintar su famoso cuadro le pintó esa sonrisa no por casualidad, sino por venganza a su antiguo mecenas. Esa sonrisa esconde una vendetta que perdurará para toda la eternidad. Con ella, Leonardo le decía al Medici: “Fue tuya y la despreciaste, tuviste su amor y la abandonaste, nunca más volverá a ser tuya. Mírala, ahora estará conmigo para siempre”.
Sea cierto o no esta es la historia que me contaron y dado lo enigmática de la sonrisa, ¿quién sabe? ¿Por qué no creerla?
Hoy no hacen falta lienzos ni pinceles… ni siquiera un Leonardo; es suficiente con una fotografía. Contemplarla, mirarla, detenerse observando cada gesto… una mirada… una sonrisa… corte de pelo… un fondo… La Gioconda se hace actual a cada momento… el Medici la acompaña perenne a lo largo del tiempo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

...con un "Me gusta" habría bastado.

Maikel Urrutia dijo...

La historia es curiosa. Pero por lo que yo se, el primer gran enigma de la Gioconda siempre ha sido la identidad de la modelo y después su enigmática sonrisa. Lo único que se sabe, es que Leonardo le habría confiado a un amigo, que se trataba de una dama florentina y que lo había realizado a instancias de su amigo Juliano de Médicis.
Saludos

Marino Baler dijo...

Anónimo: "Me gusta".

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

Maikel: Si no recuerdo mal, el nombre era Lisa Giordalini, o algo parecido. Sobre el cuadro se han escrito muchas cosas; yo he leído que es un autorretrato del propio Leonardo o incluso su amante (Leonardo era homosexual).

Anónimo dijo...

No aquí.

Maikel Urrutia dijo...

Lo único que cada uno sabemos son nuestras vivencias personales durante nuestra vida. Yo me inclino mas por creer la historia cuando la cuenta alguien que ha vivido en ese momento y lugar. Aunque a veces se suele manipular la historia por intereses.
Dan Brown asegura en su libro que Leonardo da Vinci era homosexual “yo no lo había oído nunca” .Además tengo un amigo que le encanta Leonardo y toda su obra y nunca me ha dicho nada de que fuera homosexual “tampoco tiene importancia”.

Marino Baler dijo...

Anónimo: Allí no puedo.

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

Maikel: La verdad que 'El código da Vinci' ha sido uno de los libros más tostones que he leído. De todas formas, yo no lo tomaría al pie de la letra como un libro histórico, más bien como uno de ficción.
Yo lo de la homosexualidad lo había leído en alguna ocasión, pero tampoco es relevante para quitarnos el sombrero ante un genio como da Vinci.

Anónimo dijo...

Porque no quieres.