martes, 3 de marzo de 2015

Incógnita resuelta



Nunca he sabido si un refrán referido a la enseñanza dice que ‘no hay malos alumnos, hay malos profesores’ o ‘no hay malos profesores, hay malos alumnos’. Sea como sea, tengo que poner en la balanza de mi debe que no tengo paciencia para enseñar… es algo que ya me han dicho en alguna ocasión. Quizá sea debido a que entiendo que hay cosas que se tendrían que saber, de la misma forma que se saben los días de la semana o los meses del año y me encrespa un poco que la gente, en general, no las sepa.
Esa falta de paciencia se acentúa más cuando explico alguna cosa y el receptor no lo entiende. Reconozco que llega un momento en el que interiormente ‘estallo’. Creo que para explicar ciertas cosas se tiene que tener una base, por ejemplo, un alumno no puede calcular un pórtico si antes no tiene nociones de física. Es decir, puedo enseñarle a calcular ese pórtico, ahora bien, partiendo de la base de que ya conoce la Tercera Ley de Newton, porque es algo fundamental; es como si cualquiera de nosotros quisiera aprender a conducir sin haber visto jamás un coche ¡sería imposible!
Dicho lo cual… a ciertos niveles se tiene que tener una base. Ahora bien, ¿qué ocurre en otros niveles? Por ejemplo para enseñar ecuaciones. Si se ha explicado la regla de los signos, se explica cómo actuar cuando hay un paréntesis (si delante hay un signo negativo o un número que lo multiplica, ya sea positivo o negativo), cómo actuar si hay fracciones… una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez… durante meses… haciendo docenas de ecuaciones… y el alumno no lo asimila… ¿qué ocurre? ¿Qué falla? Porque llega un momento que es tal la impotencia, que sabes que, por mucho que lo vuelvas a explicar… sea de la forma que sea… empezando por el principio… con otros ejemplos… para tu frustración, el alumno no lo va a entender.
Llegado a este punto creo que he resuelto la X de mi ecuación: ‘no hay malos alumnos, hay malos profesores’. No todos servimos para ello.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Tampoco lo haces tan mal, te falta paciencia eso si, pero como haces las cosas con cariño lo compensa. Yo he salvado las matemáticas por ti y por un poco de suerte...al ponerme el examen que habíamos practicado. Gracias Sr profesor.

María dijo...

Hola Marino,estoy de acuerdo con anónimo,tienes poca paciencia pero le pones cariño.
Quizás tu frustración venga de esperar demasiado de tus alumnos/as.

Anónimo dijo...

Hola! No debemos ir a extremos, hay un poco de todo, malos alumnos, malos profesores...más capacidad o menos, voluntad...todo es la suma de múltiples variables. Si todas ellas se complementan en un momento determinado el resultado puede ser excelente para ambas partes.
La visita a la Albufera sigue pendiente.
Un afectuoso saludo.

Aileon dijo...

Hay buenos y malos en todo...

Aileon

Maikel Urrutia dijo...

Yo creo que el profesor es más importante que el alumno a la hora de la enseñanza. En su mano esta que el estudiante tenga interés en aprender, el profesor debe de inspirar a sus alumnos un sentimiento de placer intelectual, que se obtiene con la comprensión y el conocimiento de una cosa nueva. Y lo estoy viendo continuamente, compañeros/as que dejan el curso porque se aburren y pierden el interés. También un problema es que de los cuatro niveles que hay, se saltan el básico y por lo tanto no tienen la base que hace falta para un curso superior, y que se obtiene comenzando por debajo. Y al final le acaban echando la culpa a la profesora de su fracaso cuando no la tiene.

Marino Baler dijo...

Anónimo; la suerte también forma parte de la vida del estudiante. Enhorabuena.

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

María; de mis alumnos espero lo que creo que pueden dar. Si no confiara en ellos, créeme que no perdería el tiempo.

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

Anónimo; creo que lo mío no podría ser la docencia, al menos profesionalmente... mejor de forma puntual.
Lo tenemos pendiente ;).

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

Aileon; así es la vida, pero a veces hay que hacer un esfuerzo.

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

Maikel; he tenido profesores que eran unas eminencias y no sabían transmitir y otros que veías que les faltaban tablas pero que ponían interés; de los segundos aprendí más que de los primeros. Has dicho algo clave, la inspiración del profesor a los alumnos es una parte importante, muy importante.