sábado, 25 de junio de 2016

Mitin de Unidos Podemos en Jerez de la Frontera



El pasado jueves asistí con Silvia al mitin en Jerez de la Frontera de Unidos Podemos. Una jornada histórica de la que fui emocionado testigo. Sí, ya sé que hoy es día de reflexión pero, ¿qué hay que reflexionar? Reflexionan sólo los que no tienen un criterio definido o los que esconden su voto detrás del silencio o la excusa de ‘el voto es secreto’ porque se avergüenzan de su opción.
En el vídeo aparezco varias veces, incluso en algunas se me ve claramente. Llevo un jersey rojo y un sombrero de paja con una cinta en la que pone ‘Podemos’. Quiero añadir que, aunque no soy andaluz, los últimos cinco minutos me pusieron, de manera literal, los pelos de punta.
Esta crónica de eldiario.es refleja lo que se vivió hace dos días.


El sol se ponía a la espalda de las bodegas cercanas a la Alameda Vieja. Era el momento de Pablo Iglesias, el más esperado tras casi dos horas de espera desde el inicio del acto por cerca de 5000 personas. “Imaginad un Gobierno con Pablo de presidente. Es hermoso pensarlo, pero más lo será hacerlo”, había dicho Garzón previamente. Iglesias reflexionaba al decir que “es posible un cambio sin precedentes en nuestra patria en los últimos 40 años. El 15M mostró un río subterráneo y hoy estamos ante un encuentro mucho más importante con la izquierda de siempre”.
“Esto no es una alianza electoral sino por un cambio histórico. Si otros eligen que gobierne el PP, avisamos de que los mediocres o los burócratas no seguirán. Si no es ahora será en unos años, pero nadie evitará que gobierne Unidos Podemos”, anticipaba.
Iglesias centraba su discurso en el Partido Popular: “No se puede blanquear al PP eliminando a Rajoy porque sólo es la pieza de un engranaje. La corrupción ha sido una forma de Gobierno en España, convertir la patria en una periferia que ofrecía pelotazos urbanísticos. El neoliberalismo es corrupción en forma de desarrollo económico”.
También hubo alusión al referéndum del Reino Unido. “Es vergonzoso que se apliquen políticas de austeridad; si algo ilusionó fue la promesa de prosperidad. Queremos construir una Europa social donde no avergonzarnos porque traten como ganado a personas que huyen de guerras en las que Europa tiene mucha responsabilidad”.
La sanidad, la educación, los impuestos… El líder del partido dio un repaso sin fisuras de los temas marcados en rojo en su agenda. “Nunca más la palabra libertad en manos de los corruptos ni la palabra patria en manos de los que no pagan impuestos”. Y recurrió a la más famosa frase de los mosqueteros de Dumas: “Uno para todos y todos para uno”.

“Nos tienen miedo porque el domingo vamos a ganar”
La intervención de Alberto Garzón fue previa a la del candidato. “A ver si Rajoy es capaz de decirle de nuevo a Alberto que somos muy pocos. La venganza se sirve en plato frío”, comentaba Teresa Rodríguez. “Es hermoso ver que estamos muy cerca de ganar el domingo las elecciones al Partido Popular. Hemos demostrado que el camino es el de la unidad mientras había un Gobierno mafioso que miraba hacia otro lado”, decía Garzón al tomar la palabra.
“Me llaman el lobo venezolano porque nos tienen miedo, porque el domingo podemos ganar. Frente a su miedo nosotros hacemos propuestas concretas y tenemos claro que hay que recuperar la negociación colectiva y acabar con las reformas laborales del PP y del PSOE. Hay un 12% de personas que no llegan a final de mes ni teniendo trabajo. Quieren un modelo de crisis permanente donde hundan a la gente en la miseria, dicen que no hay dinero para la salud pública pero sí para la oligarquía parasitaria”, añadía. “No es sólo pedir el voto, es pedir una reflexión”.

Cinco intervenciones previas a Garzón e Iglesias
Suenan tambores junto al Alcázar de Jerez de la Frontera. Este edificio emblemático, sede del poder político y militar del siglo XII, es el imponente escenario del mitin de Unidos Podemos, que concita una enorme expectación. Pablo Iglesias se hace esperar. Viene caminando por el centro de la localidad jerezana y le está costando acceder. “Eso es bueno, que callejee y que la gente le cuente lo mal que estamos”, comenta Jesús, un simpatizante llegado desde Arcos de la Frontera.
Es una tarde plomiza con más de 30 grados, pero la gente aguanta con entereza. “La hora del mitin la ha puesto Rajoy”, bromea el animador. “Da igual que tarden en aparecer, lo que hace falta es que el domingo salgan las cosas como queremos. Yo tengo la vida resuelta, pero es fundamental que salga Podemos pensando en nuestros hijos y nietos. Es fundamental que haya un cambio de verdad”, reclama Pedro, vendedor de la Once que ha llegado una hora antes para asegurarse un buen sitio.
El acto central de campaña en la provincia de Cádiz se abrió con la presentación de Santiago Gutiérrez (candidato al Congreso por Cádiz), natural de Medina Sidonia, que dedicaba el mitin “a la gente corriente que lleva años aguantando la crisis-estafa”.
Es el primer acto en el que coinciden Pablo Iglesias y Alberto Garzón en Andalucía y la diputada Noelia Vera destacaba “la gran suerte de tener a los dos para un proyecto que va muy en serio”. “Quedan tres días y nos van a dar mucha caña, hay que sacar músculo. No hay que hacer caso a las encuestas ni a los engañabobos”, clamaba la periodista.
El escenario recibió la visita de una representación de los trabajadores del metal de la Bahía gaditana, que reclamaron un empleo digno. Fue el paso previo al turno de Rafa Mayoral, que fue presentado como “un madrileño con alma del sur que siempre acude a Cádiz para velar por los trabajadores”. El secretario de Relación con la Sociedad Civil y Movimientos Sociales de Podemos hacía hincapié en recordar que a los privilegiados “se les ha acabado el chollo porque ya no estarán más por encima de la ley”.
Atajar la alarma social, construir una sociedad donde nadie se quede fuera, recordar que las instituciones son del pueblo y subrayar que el pueblo no puede tener miedo. Era la hoja de ruta de un evento interrumpido en muchas ocasiones por un público entregado.
Con mucho cariño se recibió a Antonio Maíllo, que se emocionó porque “se va a producir una victoria electoral histórica y esta imagen viendo a la gente colgada en los árboles y en las farolas, me retrotrae al 4 de diciembre de 1977. Esta energía tendrá sentido si la gente al salir de aquí multiplica su acto militante convenciendo a amigos y vecinos. Vamos a romper el guión del bipartidismo”. Decía que Susana Díaz le recordaba a Carmen Maura en ‘Mujeres al borde de un ataque de nervios’ y que su labor al frente de la Junta de Andalucía había sido “puro humo”.
Después llegaría Teresa Rodríguez, presentada entre risas por Maíllo como su “pareja de hecho” por la “confluencia existente en nuestros pensamientos y quejas”. La diputada recibía los gritos de “presidenta” por parte del auditorio. Ella centró su primera intervención en el apoyo al pueblo gitano, “pura esencia” de Jerez. También aludió a los que "llevan 40 años demandando ser hermanos de Andalucía: el pueblo Saharaui". Rodríguez criticó a un Gobierno que “espía a los adversarios políticos con la policía” y afirmó convencida que “vamos a ganar al Partido Popular. Andalucía no es una piedra arrojadiza para tirarla contra nadie”, recordó a Susana Díaz, al tiempo que pide al PSOE que “no se juega al escondite con los votos de la gente. Los votantes también tienen derecho a saber de qué lado caerá su voto”.
Al final del acto, el himno de Andalucía y un público convencido de que el domingo será el día del gran cambio.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya verás que tenemos que volver a votar. Yo no iré más, he dejado de creer en la democracia. Que hagan lo que quieran, total.... Mi vida será la misma gane quien gane y lo peor es que seguirán robando impunemente.

Maikel Urrutia dijo...

No estoy de acuerdo contigo anónimo. Podemos canbiar las cosas y es lo que he querido hacer con mi voto. Pero el enfrentamiento entre unos y otros de la izquierda les ha perjudicado y mucho.