sábado, 4 de junio de 2016

Dios los cría y ellos se juntan



Antonio Cañizares, cardenal de Valencia, hizo unas declaraciones hace unos días atacando al gobierno valenciano elegido democráticamente en las urnas. Entre otras cosas ha dicho que en los últimos años en España ha asistido a una importante escalada contra la familia por parte de dirigentes políticos, ayudados por otros poderes como el ‘imperio gay’y ciertas ideologías feministas”. Asimismo, envío dos cartas privadas al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, y a la vicepresidenta, Mónica Oltra, en las que tacha de indecente” la actitud del presidente y espeta a la vicepresidenta la siguiente frase: Me recuerdan ustedes a los tiempos de Franco, cuando se censuraban homilías”.
Por supuesto, que el PP ha defendido estas declaraciones reivindicando la ‘libertad de expresión’y los ‘valores de la iglesia’¡ver para creer! ¡El PP defendiendo la libertad de expresión! Claro que eso entra en contradicción con lo del ‘imperio gay’, habida cuenta que este partido de derechas cuenta entre sus filas con destacados dirigentes que, según la Iglesia arderán en el infierno por mucho que salgan en las procesiones al lado del eclesiástico de turno. Mientras tanto, como no, Cañizares haciéndose la víctima diciendo que se le ha condenado por prejuicios y lecturas sesgadas”... y es que no tienen vergüenza, ni unos ni otros, son cínicos hasta para eso.
Estoy seguro que este tipo de declaraciones no saldrán en los libros de historia. Como tampoco salen las declaraciones de Manuel Irutia, obispo de Barcelona, el 16 de abril del 31, solo dos días de proclamarse la II República, cuando dejó entrever que el nuevo sistema no le convenía al pronunciar estas palabras:
Sois ministros de un Rey (en alusión a Alfonso XIII) que no puede ser destronado, que no subió al trono por el voto de los hombres, sino por derecho propio, por título de herencia y de conquista”.
O cuando el cardenal Segura, ese que fue expulsado de España por ordenar la venta de bienes eclesiásticos en España y el envío del producto de la venta fuera del país (ya vemos que el PP no ha inventado nada) dijo que:
Cuando los enemigos del reinado de Jesucristo avanzan resueltamente, ningún católico puede permanecer inactivo”.
Todo ello provocaciones que eran azuzadas desde periódicos de derechas y monárquicos, como el ABC, y que dieron lugar a las revueltas de quema de iglesias a la que tanto se agarran los fachas. Porque, claro, ¿qué hace la masa cuando está aburrida? Pues eso... quemar iglesias, ¿quién no lo ha hecho en sus tiempos de ocio?
La Iglesia y la derecha, ¿puede haber algún cóctel más explosivo? El problema es que no son ellos los que explotan, simplemente encienden la mecha.

7 comentarios:

Leo dijo...

La derecha en general habla tan segura de sus mentiras que convencen.
Dicen que te puedes hacer amigo de un pensamiento así. Predican con la palabra pero su fondo se encargan de figurar y recaudar.
Todo un mundo oculto y fatal.

Marino Baler dijo...

La desgracia de este país es que más de siete millones de personas piensan así.

Maikel Urrutia dijo...

Se suele relacionar el ser de derechas con la iglesia y esto no es verdad, hay mucha gente de izquierdas que son muy católicos e incluso van a misa.
Pero es curioso que todos estos de izquierda que defienden la libertad de expresión cuando se trata de ellos, luego le niegan esa misma libertad de expresión a otros. Muchas personas piensan “que no se puede decir todo lo que uno piensa”, pero lo que raramente se discute con claridad es, precisamente, a donde están los limites “esta es la cuestión fundamental”, saber qué se quiere prohibir y sobre la base de qué principios.
Pero sigamos con el sinsentido de la izquierda. Cuando en una obra de marionetas para niños se violaba a una monja, se asesinaba a un policía y se colgaba a un juez. Por denuncia de los padres fueron detenidos, su defensa y de la izquierda más radical fue invocar su derecho a la libertad de expresión.
Cuando la que hoy día es concejala de Madrid asaltó medio desnuda y profanó una capilla cristiana, también “invocó ante el juez su derecho a la libertad de expresión” se olvidó que su libertad acaba cuando comienza la de los demás.
En Barcelona una impresentable en un acto, rezo una “Ave María” usando unas palabras de muy mal gusto, que fue un ultraje y una ofensa a los cristianos “que es lo que ella buscaba”. Ante las críticas, la alcaldesa que estaba presente defendió su derecho a la libertad de expresión.
Cuando Pablo Iglesias, en uno de sus programas les pide perdón a los suyos por no partirles la cara a los fachas con los que se junta en la tertulias de televisión…también invocan el derecho a la liberta de expresión.
Y lo mismo el concejal de movilidad de Madrid. Cuando participaba en un escrache a Gallardón, decía que eso entraba dentro su libertad de expresión. Pero cuando siendo político se lo hicieron a él, entonces lo llamaba “fascismo” podía seguir, seguir, seguir…
Con estos antecedentes, como se atreven a querer quitarle ese mismo derecho que ellos reclaman al cardenal Cañizares, además usando todos los medios posibles a su alcance para amedrentarlo y agredirlo verbalmente…de momento.
Vamos a ver, primero vamos a analizar si las palabras del Cardenal están fuera de lugar o no son vedad. ¿Es verdad o mentira? que hay asociaciones feministas, colectivos de gays y lesbianas, y de la extrema izquierda, que se dedican a cometer todo tipo de acciones violentas contra miembros de la iglesia y sus símbolos ¡verdad!
¿Es verdad o mentira? que desde que el gobierno valenciano y el Ayuntamiento de Cap i Casal son de izquierdas, no han hecho más que putear a la iglesia. Y de rebote a los ciudadanos, que se han quedado sin becas para La Universidad Católica y para los colegios concertados católicos. Y además sin comida que solían repartir ONGS católicas, porque les han quitado las ayudas. Desde el primer momento,se les ha visto tal obsesión contra la iglesia y los cristianos que raya la paranoia y esto es ¡verdad!.
Así que la carta que escribió para trasladarles su enfado al Presi i a la Vice…esta más que justificada.
Ahora hablemos del derecho a la libertad de expresión,
Marino, busca agresiones y acciones violentas de grupos extremistas contra miembros de la iglesia o sus símbolos…la lista es muy larga. Pero a esas acciones violentas no le dedicas ni dos palabras, pero a las declaraciones del cardenal arzobispo de Valencia Antonio Cañizares “sí”. Pero por mucho que no os guste tiene mucha razón.
También hay un informe de la Unesco en donde denuncia que España es uno de los países no musulmanes, en donde más ha crecido la persecución a los cristianos y esto es muy grave en una democracia y en un estado de derecho.

Marino Baler dijo...

Es cierto que tradicionalmente se ha relacionado a la Iglesia con la derecha, pero no es menos cierto que hay gente de izquierdas creyentes al igual que, a pesar del tradicionalismo, homosexuales de derechas, eso es algo indiscutible.
Por otra parte, no estoy de acuerdo con el asalto a la capilla de la Complutense, si bien, creo que en la enseñanza pública no debería haber religión, no me parece apropiada la forma de protestar quer tuvieron. Pero en cuanto a la libertad de expresión, estamos de acuerdo en que es una línea muy fina, ahora bien, también es cierto que esa libertad de expresión debe ser utilizada dependiendo del cargo que uno tenga. Por ejemplo, no es lo mismo que tú te pongas a gritarle a un árbitro de fútbolo en un campo que lo haga uno del palco. No es lo mismo que digas tú que estamos dominados por un imperio gay que si lo dice un Cardenal. ¿Libertad de expresión? Sí, por supuesto, pero sabiendo las consecuencias que eso puede acarrear dependiendo del cargo que uno tenga... creo que me explico. Resumiendo, por mucho que el Cardenal piense eso no lo puede decir porque ocupa un cargo y representa a mucha gente; si lo hubiera dicho en un bar tomando un café y sin el hábito diría que ha sido un pardillo porque lo han pillado, pero en un púlpito digo que es un intransigente.
El tema de la Iglesia es algo en el que podríamos pasarnos horas y horas hablando. Precisamente hoy lo hablaba con un compañero: me decía que la Iglesia hace una buena labor de auxilio y yo lo alabo, pero esa no es su misión. EL que la gente no pase necesidad no debería ser labor de la Iglesia, sino obligacion de los políticos. El problema es que nos hemos acostumbrado a ver la caridad como algo relacionado con la Iglesia y ONG y, personalmente, creo que eso no debería de existir al ser, repito, responsabilidad de un Gobierno.
Por otra parte... la religión es algo íntimo, libre y privado... el que quiera religión que se la pague. Yo abogo por un Estao laico.

Saludos.

Maikel Urrutia dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, un cargo sea político o de la iglesia tiene que tener mucho cuida en lo que dice y no puede decir lo que le dé la gana si ofende a otras personas con sus palabras…pero esto también es válido para Pablo Iglesias y el resto de políticos. A mí no me preocupa que gobierne la izquierda, lo que me preocupa son los extremos, sean de un lado o del otro. Además, yo soy partidario de la separación total de la iglesia y del Estado, y las capillas de los Campus Universitarios ¡ya tardan en quitarlas! porque fuera de ahí, hay muchas iglesias para ir si uno quiere. Pero lo que no puede ser es que se manipule tanto el derecho a la libertad de expresión por intereses políticos y personales. En cuanto a los gueís y lesbianas, la actitud de la iglesia o mejor dicho…de los que mandan en ella es inaceptable para mí. Las preferencias sexuales de las personas no se tenían que tener en cuenta para ser aceptados por la iglesia. Sobre todo porque entre los miembros de la iglesia también los hay.
“El que quiera religión que se la pague”, estaría de acuerdo si todo lo que pago yo a otros, también se lo pagaran los interesados. Yo le estoy pagando la Sanidad a los sin papeles, entonces el que quiera un medico y medicinas que se lo pague el. Esto es un debate imposible de ponernos de acuerdo unos y otros. siempre hay que hacer lo que sea mejor para todos.

Marino Baler dijo...

Hombre Maikel, yo creo que no es lo mismo pagar la sanidad que pagar la religión. Un sin papeles no viene a España de vacaciones... que habría que regularlo, de acuerdo, pero lo que está claro es que no es lo mismo no rezar que no escayolarte una pierna.

Maikel Urrutia dijo...

A lo mejor no he puesto el ejemplo más adecuado. Lo único que te diré es que la iglesia hace un servicio social tan importante, que si lo tuviera que pagar el Estado con nuestros impuestos nos costaría más de “medio billón de euros” cada año, por lo tanto es un dinero muy bien empleado.