martes, 31 de mayo de 2016

Repita conmigo: Venezuela



Se podría adornar de muchas maneras y darle las vueltas que quisiéramos. Aunque el fondo sería el mismo, la manera de expresarlo creo que no lo mejoraría, por lo tanto, si una cosa sirve y lo que se añada no mejora el contenido, ¿para qué alterarlo? Esto es un texto de Javier Gallego Crudo que he leído hace unos días en eldiario.es. No tiene desperdicio. Ni una coma, ni una letra de más ni de menos.

Venezuela tiene una situación crítica pero como tantos países que aquí no interesa denunciar porque no sirven como arma arrojadiza contra la izquierda. Es el mantra con el que nuestro régimen atemoriza y adormece al votante, el charco en el que chapotean PP, C's y, en parte, el PSOE, para salpicar a la confluencia y tapar las vergüenzas de aquí con el barro de allá.
Nuestro problema no es el paro ni la corrupción ni los desahucios ni la pobreza ni la desigualdad ni las subidas de impuestos y de la luz o el gas ni el independentismo catalán ni los recortes sociales y de libertades ni la emigración de los españoles al extranjero ni siquiera la crisis de los refugiados, nuestro problema es Venezuela. La derecha española ha empezado la campaña para elegir al gobierno de España hablando del gobierno venezolano que es la forma de hablar mal de Podemos sin esforzarse. Aún no han conseguido que los españoles lo incluyan en la lista de sus preocupaciones, pero no será porque no lo estén intentando.
Primero salió Rajoy a hacer un alegato por las libertades de los opositores venezolanos perseguidos por Maduro y, aunque es un presidente en funciones, les prometió concederles la nacionalidad española por procedimiento de urgencia. Es de un cinismo atroz que hable de derechos humanos y libertad de expresión el presidente que ha promulgado las leyes mordaza en España y sólo ha acogido a 18 de los 17.000 refugiados a los que se comprometió a dar asilo ante la Unión Europea. Al PP le importan tanto los derechos humanos en Venezuela como en Siria, o sea, nada, pero le conviene utilizar a los opositores venezolanos, como a las víctimas de ETA, para sacar tajada electoral y atacar a Pablemos. Vomitivo pero cierto.
No se ha querido quedar atrás Albert Rivera, que ve cómo pierde comba en su disputa por el voto de derechas, y ha anunciado que se va a Venezuela a defender a la oposición del régimen chavista. Aquí en España, sin embargo, el pasado abril Ciudadanos votó junto al PP en contra de derogar las leyes mordaza y pidió sólo reformarlas. No le hemos visto manifestarse contra la represión de la protesta en nuestro país, tampoco contra la cárcel ilegal de Guantánamo o en defensa de los miles de presos políticos en todo el mundo, pero allá que se va a Caracas en plan libertador.
Aunque ahora tiene un perfil bajo con esta cuestión, el PSOE también entró al trapo, si bien dividido, como de costumbre, por sus distintas almas. Pedro Sánchez siguió la línea marcada por Felipe González de defensa de la derecha opositora venezolana, pero Zapatero que va por libre, se ha ofrecido a Maduro, en plena campaña electoral española, como mediador del conflicto en Caracas, metiéndose en un charco que Ferraz ahora no quería pisar. Éste es el caso. Venezuela es un charco en el que chapotear para salpicar a los podemitas y tapar las vergüenzas de aquí con el barro de allá.
No comparto la admiración casi mesiánica de algunos fundadores de Podemos por Chávez pero mucho menos la demonización del chavismo, que redujo drásticamente la pobreza, la desigualdad y el analfabetismo, como reconoce hasta la ONU. Es cierto también que hoy Venezuela tiene graves problemas de inseguridad y suministro y que organizaciones de Derechos Humanos han denunciado violación de libertades del gobierno de Maduro, pero no lo es menos que la derecha antichavista está removiendo las ascuas para provocar un incendio, incluso una guerra civil, ayudad por el fuelle que azuzan partidos y medios españoles que intoxican todo lo que viene de allí.
Este mismo fin de semana, el opositor Henrique Capriles, decía en El País, que la conflictividad en las calles podría obligar al ejército a derrocar al gobierno elegido democráticamente en unas elecciones legitimadas por observadores internacionales. No es la primera vez que llama a un golpe de Estado en un país en el que –recordemos- la oposición ganó la Asamblea Nacional también en las urnas. Venezuela tiene una situación crítica pero como tantos países que aquí no interesa denunciar porque no sirven como arma arrojadiza contra la confluencia.
Por eso se ha redoblado la estrategia venezolana, porque ahora sí que temen que la izquierda pueda gobernar en España. El fantasma de Stalin queda demasiado lejos, así que la nueva amenaza roja es Maduro. Es el mantra con el que nuestro régimen atemoriza y adormece al votante. Cuando a usted le preocupen la corrupción, el paro, la desigualdad, la pobreza, los refugiados o la emigración en España, repita conmigo: Venezuela.

3 comentarios:

Maikel Urrutia dijo...

Estoy en la recta final de los examen y no puedo entretener-me mucho hasta que no acabe, ni tan siquiera hago nada en mi blog. Pero cuando acabe leeré tus entradas y te daré mi opinión. Un saludo

Marino Baler dijo...

Mucha suerte en los exámenes. Céntrate en ellos y a por el éxito ;).

Maikel Urrutia dijo...

No sé quien tiene la culpa de lo que pasa en Venezuela, pero lo que si se, es que es el pueblo quien está sufriendo las consecuencias de unos y de otros. En cuanto a España, ya está bien de echarse la mierda encima unos y otros. Lo que queremos saber lo que van a hacer y como lo van a hacer, que no nos prometan la luna cuando saben que no la pueden alcanzar.