sábado, 28 de mayo de 2016

Vuelvo... deseada patria



Esta semana he tenido la oportunidad de ‘escaparme’ unos días a Zaragoza. Siempre digo que soy valenciano de nacimiento, pero aragonés de corazón... porque el mundo es algo más que el lugar en el que uno ha nacido. Yo, que comenzando mi adolescencia, jamás pensaba salir de mi pueblo, me ha ocurrido con esta tierra como a Machado, un sevillano en Soria, cuando escribió en Campos de Soria...

Me habéis llegado al alma,
¿o acaso estabais en el fondo de ella?

Asimismo, también he recordado cuando don Quijote y Sancho vuelven a su aldea y ocurrió lo siguiente...
Con estos pensamientos y deseos, subieron una cuesta arriba, desde la cual descubrieron su aldea, la cual vista de Sancho, se hincó de rodillas y dijo:
-Abre los ojos, deseada patria, y mira que vuelve a ti Sancho Panza tu hijo, si no muy rico, muy bien azotado. Abre los brazos y recibe también tu hijo don Quijote, que, si viene vencido de los brazos ajenos, viene vencedor de sí mismo, que, según él me ha dicho, es el mayor vencimiento que desearse puede. Dineros llevo, porque si buenos azotes me daban, bien caballero me iba. 

Siempre conmigo... siempre contigo...

2 comentarios:

Maikel Urrutia dijo...

Zaragoza es una tierra increíble y su gente también. Un amigo de Zaragoza me dijo que maño significa “hermano”, será por esto que a los de fuera son tratados como si fueran de la familia, por lo menos los que yo he conocido.

Marino Baler dijo...

Son gente noble... de hecho, la película 'Nobleza baturra' ya dice mucho. En cuanto a lo de maño, creo que viene de magno, desde hace mil años, pero no lo tengo muy claro.