martes, 10 de mayo de 2016

Turistas domingueros



Por sus fotografías los conoceréis”. Esta frase distorsionada bien podría aplicarse a los turistas que se pueden ver en cualquier lugar que merezca la pena ser visitado.
En mi anterior entrada, decía que solamente me gusta fotografiar monumentos y edificios, ya que, entre otros motivos, es lo que me mueve mi interés por un lugar. Tener fotografías con algo que tenga un valor histórico y/o arquitectónico y poder mirarlas ampliadas en el ordenador es algo que me entusiasma.
Ahora bien, eso no siempre es posible. Hay un tipo de turista, de ahí mi primera frase, que le importa un huevo el monumento, lo que le importa es dejar constancia de que ha estado en el lugar y, por ello, no duda en posar delante, al lado, arriba o abajo para demostrar que ha estado ahí cuando enseñe las fotografías.
Y, lógicamente, cada cual tendrá su opinión. La mía es que se trata de gente a la que ni fú ni fa lo que está viendo; se creen tan importantes como para aparecer en un primer plano delante de algo que lleva cientos de años. A mí, la verdad, es que me da igual… allá cada cual con su ignorancia si prefiere perder el tiempo creyéndose un monumento sustituyendo al verdadero. Lo que realmente me molesta y me irrita es que el/la susodicho/a se coloquen, busquen la mejor postura, sonrisa, gesto… mientras yo tengo que esperar si quiero fotografiar algo que merece la pena por sí mismo y que otros usan como mero decorado… sin saber lo que están viendo… ni falta que les hace saberlo, forman parte de un turismo ignorante que solamente se limitan a decir “que bonito…”, “me gusta…”, “hazme una foto…”.
Donde más veces me ha pasado esto es en la fuente del Torico, en Teruel. Los turistas domingueros se apoyan en la fuente para que otro les saque fotografías como si fueran modelos de pasarela (nada más lejos) y, mientras, tengo que esperar si quiero tener lo que realmente me importa: la fuente.
Y ahora, para más inri, faltaban los ‘palos selfie’… turistas domingueros.

2 comentarios:

Maikel Urrutia dijo...

Hay muchos tipos de turistas, los de sol y playa, los de deportes de riesgo, gastronómicos, culturales etc. Pero la mayoría como bien dices, se fotografían para tener un recuerdo y sobre todo para que las vean los familiares y amigos. También con la idea de dales un poco de envidia, pero si les preguntas sobre los sitios que han visitado...ni idea. Para mí es un crimen tener la oportunidad de visitar Stonehenge y no tener ni idea de lo que es, simplemente han ido por que estaba en el programa de la agencia de viaje.

Marino Baler dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, especialmente en la última frase referida al Stonehege. Los 'domingueros' se ponen allí delante a hacerse fotos y si quieres hacer una foto del conjunto tienes que esperar a que terminen sus posados, ya que no les da para pensar que hay gente que quiere fotografiar el monumento sin necesidad de 'cuerpos extraños' que nada tienen que ver.
La gran parte del turismo es de 'ver cosas', pero 'no saber lo que se está viendo'. El mayor ejemplo son las catedrales, la gente no sabe lo que ve, sin necesidad de entrar en mayores detalles, no sabrían describir lo que están viendo aunque lo tengan delante.

Saludos.