viernes, 2 de enero de 2009

Martica



Hace tiempo que le dije a una amiga que le escribiría unas líneas. Por distintos motivos no he podido hacerlo hasta ahora que tengo unos días de descanso.

Creo que hablar sobre alguien, como persona, es complicado puesto que a veces no nos conocemos ni nosotros mismos por ello el decir que se conoce a tal o cual persona es un poco arriesgado. Así que en lugar de usar el verbo “conocer” usaré el verbo “tratar” para referirme a ella.

Su nombre es Marta. Quizás, los más asiduos al blog, habréis leído algunos de sus comentarios. Gente como ella es la que hace que los blogs tengan algún sentido. Porque no es solamente escribir, sino que creo que se trata de compartir los escritos y hacer que la gente que habitualmente pasa por aquí los disfrute, y si pasan muy a menudo es que llegan a formar parte del blog. Pues bien, Marta es una de esas personas.

Es complicado describir a Marta, al menos no sé si lo haré bien y supongo que en su comentario ella juzgará. Pero sí que me da la sensación que es alguien bastante entrañable para hablar. Puedes estar meses sin saber nada de ella y después pasarte horas hablando como si tal cosa. Ella es así, aparece y desaparece como el Guadiana. A pesar de ser de un pueblecito de cuento, cerca de los pirineos navarros, el frío de la región no van para nada con su carácter. Esta navarrica (como ella dice) es gran amante del sol y de los climas más calurosos, prueba de ello es un sol tatuado en su omoplato derecho, me permito contarlo porque ella luce muy orgullosa ese dibujo.

Aunque hace tiempo que no la veo eso no es inconveniente para acordarme de Martica, la navarrica de ojos verdes, y las largas conversaciones telefónicas hablando de cosas insignificantes pero que tienen sentido cuando la compañía es agradable.

Marta, gracias por tu amistad.

4 comentarios:

Parsimonia dijo...

Feliz año!
Qué bueno es tener una amistad así.

Anónimo dijo...

joooo, sabes que? me has hecho sentir la mujer mas pequeña del mundo y al mismo tiempo la mas grande. creo que una no es por lo que es, si no por lo que los demás piensen de ella. sabes que te quiero un montón, aunque a veces en nuestras conversaciones no estemos de acuerdo, creo que de eso se trata. en fin, el escritor eres tu, y siempre sabes expresarte mejor. pero sólo puedo decirte gracias y mandarte un beso y un gran abrazo. ah, y como soy del norte y somos un poco burras, decirte que eres la leche !!! y ya ves que el taco me lo guardo para mi. jajaja
Martica

Marino Baler dijo...

Muchas gracias, Marta. Ahora soy yo quien no sabe que decir, simplemente que es un honor que me tengas en esa estima. El sentimiento es mutuo.

Un beso.

Luis López-Cortés dijo...

No te queda más remedio que conservarla. Amigas así son las imprescindibles. Un cielo de mujer.