miércoles, 2 de septiembre de 2009

Déjame dormir mamá



Hace poco una amiga me ha pasado un correo con esta poesía.

DÉJAME DORMIR, MAMÁ

Hijo mío, por favor,
de tu blando lecho salta.
Déjame dormir, mamá,
que no hace ninguna falta.

Hijo mío, por favor,
levántate y desayuna.
Déjame dormir, mamá,
que no hace falta ninguna.

Hijo mío, por favor,
que traigo el café con leche.
Mamá, deja que en las sábanas
un rato más aproveche.

Hijo mío, por favor,
que España entera se afana.
¡Que no! ¡Que no me levanto
porque no me da la gana!

Hijo mío, por favor,
que el sol está ya en lo alto.
Déjame dormir, mamá,
no pasa nada si falto.

Hijo mío, por favor,
que es la hora del almuerzo.
Déjame, que levantarme
me supone mucho esfuerzo.

Hijo mío, por favor,
van a llamarte haragán.
Déjame, mamá, que nunca
me ha importado el qué dirán.

Hijo mío, por favor,
¿y si tu jefe se enfada?
Que no, mamá, déjame,
que no me va pasar nada.

Hijo mío, por favor,
que ya has dormido en exceso.
Déjame, mamá, que soy
diputado del Congreso
y si falto a las sesiones
ni se advierte ni se nota.
Solamente necesito
acudir cuando se vota,
que los diputados somos
ovejitas de un rebaño
para votar lo que digan
y dormir en el escaño.
En serio, mamita mía,
yo no sé por qué te inquietas
si por ser culiparlante
cobro mi sueldo y mis dietas.
Lo único que preciso,
de verdad, mamá, no insistas,
es conseguir otra vez
que me pongan en las listas.
Hacer la pelota al líder,
ser sumiso, ser amable
y aplaudirle, por supuesto,
cuando en la tribuna hable.
Y es que ser parlamentario
fatiga mucho y amuerma.
Por eso estoy tan molido.
¡Déjame, mamá, que duerma!

Bueno, te dejo, hijo mío.
Perdóname, lo lamento.
¡Yo no sabía el estrés
que produce el Parlamento!


Fray Junípero (1713 - 1784), religioso franciscano español.


Es curioso que algo del siglo XVIII siga teniendo vigencia. No haré más comentarios al respecto.

4 comentarios:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Hay cosas que no parecen cambiar mucho...qué le vamos a hacer. Saludos afectuosos, de corazón.

P.D.: Quizás lo sabes...este 3 de Septiembre se cumplen 70 años de la llegada del barco Winnipeg a Chile, repleto de ilustres refugiados republicanos tras la victoria franquista.

Marino Baler dijo...

Si, las costumbres en ciertos estamentos las tienen muy arraigadas.
Pues la verdad que desconocía ese dato. Sabía que, por ejemplo, los hermanos de Antonio Machado fueron allí y murieron por esas tierras, pero la existencia de ese barco la desconocía. Muchas gracias por la información.

Un saludo.

Parsimonia dijo...

Resulta muy actual, pero ¿en serio lo escribió un monje franciscano en el s. XVIII?
No sé. Siempre tiendo a cuestionarme las informaciones de internet, pero imagino que tu amiga tiene una fuente fiable.
Muy divertido.
Besos.

Marino Baler dijo...

Pues la verdad que tampoco tengo la certeza. He buscado sobre el fraile y la mayoría de versiones coinciden en que es el autor, aunque hay otras (las menos) que dicen que se trata de un poema de Fray Josepho, que es el seudónimo de José Aguilar Jurado, un periodista de ABC. Me parece más romántica la primera versión.

Un besset.