martes, 22 de septiembre de 2009

El pedestal de las estatuas


Este libro me lo regalaron hace un par de años y lo tenía en la estantería junto a los demás. Muchas veces, cuando quería decidirme por alguno para leer, este lo cogía, lo ojeaba y lo volvía a dejar. Lo temía. Me daba cierto pavor empezar con su lectura por todo lo que me habían contado sobre su autor, Antonio Gala. O te gusta o es insoportable, pero no hay término medio. Sinceramente, el libro no me ha gustado. Creo que Gala pretendía crear una novela basada en hechos reales y al final no sé muy bien lo que ha salido. El problema es que Gala no es historiador, por ello pretender hacer algo de esa forma es muy arriesgado.
Es una historia situada, cronológicamente, entre la llegada de los Trastámara al poder y hasta el final del reinado de Felipe II. Donde cuenta los topicazos de la Leyenda Negra, aderezada con un poco de fantasía del autor.
No es una novela cómoda de leer. Ya en las primeras hojas comete el error, para mi gusto, de nombrar a muchos personajes históricos, mezclarlos entre sí y pasarse a otros sin ningún sentido. Hay que estar familiarizado con la mayoría de los personajes citados para no perder el hilo, incluso en ocasiones he tenido que volver una o dos páginas atrás. Me ha parecido aburrida y lenta, aparte de enrevesada y retorcida. Poco más puedo decir.
Si alguien quiere intentar su lectura que no espere encontrar un manual de historia porque no es así. Simplemente son personajes reales, en un contexto real, con situaciones imaginarias. Sinceramente no puedo recomendar su lectura, pero como sobre gustos no hay nada escrito, si a alguien le interesa y no tiene el libro, el mío ya ha vuelto a la estantería.
Argumento: 3
Ambientación: 4
Personajes: 4
Capacidad para seducir al lector: 3

3 comentarios:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Aún a riesgo de que no sea una fuente 100% confiable, me fui a la Wikipedia a conocer más sobre Antonio Gala...pues que no deja de ser un personaje llamativo y con ciertos giros no menores en su forma de pensar y actuar.

Estar en los medios de comunicación no da pauta para dominar la realidad...cuánto tipo que está frente a un micrófono se cree periodista de buenas a primeras.

Ahora, sobre las obras que tienen un carácter histórico soy bastante crítico...cierto es que no resulta fácil recrear los hechos pero, al menos, se espera que un mínimo del contexto histórico sea correcto. Desvariar a personajes reales a situaciones potenciales del tipo "qué hubiera pasado sí..." es Ucronía, un terreno muy cuidadoso.

Saludos afectuosos, de corazón.

Aileon dijo...

No he leído este libro por cuestión de gustos, pero admiro a su autor.Más por sus pensamientos que por sus letras. Con Gala es verdad lo que dices, no hay término medio.

Paso siempre aunque no te comente jeje

Un saludo!

Marino Baler dijo...

Luis Alejandro; Estoy de acuerdo. No se puede jugar con personajes reales de ese modo.
Gala es una persona mayor, creo que estará por los 80, más o menos. Tiene prestigio y eso le permite escribir lo que quiera sin que las críticas se ceben mucho con él. Yo creo que es un tipo que cae simpático.

Un saludo.

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

Aileon; A mí me resultaba indiferente. No había leído nada suyo porque me resultaba muy comercial.

Gracias por tus visitas. Siempre eres bienvenida. Yo también te leo a diario.

Un beso.