sábado, 5 de octubre de 2013

Somos modernos


Se dice que vivimos en la época de la información, en la que todo lo tenemos al alcance de la mano gracias a internet.
Cualquiera puede consultar lo que quiera con un solo clic. De una u otra forma hemos aprendido a reciclarnos y adaptarnos a los nuevos tiempos de una forma casi natural y ¡ay del que no lo haga!
Palabras como Hotmail, Messenger, Wassap, Line, giga, pen, modem… han tenido que pasar a formar parte de nuestro vocabulario diario si queremos estar al día o, al menos, si no queremos estar anticuados.
Recuerdo hace años, no demasiados, cuando antes de salir de casa tenía que coger las llaves, un paquetito de pañuelos de papel y el monedero. Ahora, desde hace años, no demasiados tampoco, salgo, también, con el móvil. Se ha creado una especie de dependencia, ¿y por qué? No lo sé. Antes vivía muy feliz sin preocuparme quien llamaba a mi casa preguntando por mí; ahora parece ser que tenga la obligación de estar siempre en contacto con alguien.
Me he resistido todo lo que he podido a tener internet en el móvil. Confieso que es una tortura. No me gusta el Wassap y, además, es otra forma de esclavizarte, todavía más, al móvil. Porque, ¿qué hacer mientras esperas a alguien sentado en una cafetería? Pues mirar el móvil y navegar por internet. ¿Realmente eso es necesario? No, pero se ha convertido en una costumbre. En un sustituto de compañía que hace que cuando uno esté solo se sienta menos ridículo y se ponga a perder el tiempo dándole al ‘intro’.
Todavía nosotros, los que vivimos en estos tiempos, estamos en el Pleistoceno de las nuevas tecnologías, ¿qué sucederá cuando lleguemos a la Edad de Piedra? Dicen que la informática avanza a pasos agigantados, pero dudo mucho que me gustase verlo.

4 comentarios:

Nube dijo...

No estoy a favor de la comunicación no directa, bastante complicado es establecer lazos de unión con el entorno que nos rodea. La comunicación no verbal habla por sí sola en las relaciones directas,otra cosa es que los medios de comunicación nos ayuden a adquirir información y facilitarnos la calidad de vida.

Un saludo Marino.

Anónimo dijo...

El wasap line y todos esos nuevos inventos ayudan a descomunicarse. Odio que me pite nada cerca y odio más aun que me interrumpan con el tipico "perdona voy a responder el mensaje" No odio la tecnología, pero ésta nunca llegará a igualar un momento en un cara a cara, por mucho que avance. Somos o son inconscientes esclavos del móvil.
Un saludo...yo, si yo...Espero que estés bien, cuídate.

Benja dijo...

Estoy de acuerdo contigo Marino, la gente va por al calle como hipnotizada mirando el móvil. He escuchado a gente que "sin móvil no sabrían vivir”. He igual que Anónimo no hay una cosa que más rabia que me dé, que estés hablando con alguien y de repente se ponga a leer un Wasapp pasando de mi. Cuando me pasa esto lo primero que les digo "que es una falta de educación y respeto “puede leerlo cuando deje de hablar conmigo.
Saludos

Casteee dijo...

Lo más triste de todo es que necesitemos estas vías para comunicarnos y no seamos capaces hacerlo a la cara. Mucha gente tienen mucha facilidad de comunicación por internet o móvil en cambio cuando está frente a ti es incapaz de decirte más de dos palabras.
Para mi el contacto verbal y directa con las personas es muy importante porque cara a cara es donde se muestra nuestras emociones y sentimientos y se puede actuar y hablar con consecuencia..., por internet o wassap se puede malinterpretar.
También soy de la opinión que tenemos que ir con los tiempos y no quedarnos atrás..., pero sin que estos nos rebaten nuestra escencia como personas.
Por lo tanto el uso de las tecnologías debe ser como el alcohol, es bueno si te tomas un par de copas..., si abusas produce embriaguez.

Besos

P.D. En respuesta al comentario en mi última entrada decirte que el corazón siempre tenemos que tenerlo revuelto ya que es el motor de nuestra vida :)