sábado, 17 de mayo de 2014

Los tres cerditos


Nunca he sabido qué pasaba con el lobo.


1 comentario:

Nube dijo...

Pues yo creo, que al tener una mente maligna nunca escarmienta, y no puede evitar hacer daño constantemente, así que se ha ido a buscar nuevas presas para que nadie pueda ser feliz. No hay que olvidar que hay que fomentar el bien pero, te aseguro que el mal no tiene cura.

Un besete.