sábado, 13 de diciembre de 2014

La sublevación de Jaca, la república que llegó del frío



Lo único que lamento es no haber podido salvarte a ti, Ángel, fueron las sentidas palabras del capitán Fermín Galán Rodríguez (izquierda) a su compañero de sublevación, el también capitán Ángel García Hernández (derecha).
El Tribunal Militar acababa de dictar sentencia en el Acuartelamiento Pedro I de Huesca; en la misma se condenaba a ambos reos a ser pasados por las armas por rebelión militar y sedición. Apenas unas horas después, en el polvorín del Camino Viejo de Fornillos, los ‘Capitanes del Frío’, separados unos diez metros el uno del otro, se enfrentaban, a cara descubierta, a los dos pelotones de ejecución.
¡Viva la República!, ¡viva la libertad!
Sobre las tres y diez de la tarde del domingo, 14 de diciembre de 1930, el último proyectil que impactó en los dos cuerpos inmolados ponía un falso punto y final al sueño republicano de los dos capitanes, de los setecientos efectivos, militares y civiles, que, a su mando, habían iniciado la marcha desde Jaca a Huesca por carretera y ferrocarril y de todos cuantos aborrecían la institución monárquica.
La aventura igualitaria, comenzada en Jaca a las seis de la mañana del 12 de diciembre de 1930, apenas había durado treinta horas.
Cuatro meses después de los fusilamientos, el 14 de abril de 1931, se proclamaba la II República Española. En el cementerio de Huesca, la hornacina de García Hernández -en la parte católica- y la tumba de Galán -en la civil-, quedaron cubiertas por las flores que manos republicanas unieron a las depositadas por la esposa y la hija del primero y la madre y los hermanos del segundo.
La dictadura de Primo de Rivera cae el 29 de enero de 1930, instaurándose entonces el Gobierno de Dámaso Berenguer, la llamada ‘Dictablanda’. El 17 de agosto de este mismo año se reúnen los principales partidos políticos constituyendo lo que se viene en denominar el ‘Pacto de San Sebastián’, que pretende dar los pasos necesarios para la proclamación de la Segunda República en España. En octubre se nombra un Gobierno Provisional republicano y se elige un Comité Revolucionario Nacional. Todos los esfuerzos se encaminan a preparar una sublevación que acabe con la monarquía de Alfonso XIII. El detonante sería la guarnición de Jaca.
Fermín Galán Rodríguez, gaditano y masón, llegó a Jaca en junio de 1930, tenía entonces 31 años. Obtuvo este destino tras pasar seis años de arresto en el castillo de Montjuich, por haber participado en la ‘Sanjuanada’, el movimiento sedicioso que pretendió acabar con Primo de Rivera. Se granjeó el respeto y admiración de la tropa, ciertas simpatías entre una parte de los mandos y también algunas animadversiones indisimuladas de los jefes de la guarnición jacetana. Entre sus amigos militares se encontraban los capitanes Salvador Sediles y, naturalmente, Ángel García Hernández, alavés y católico, liberal y honrado militar. De entre los civiles sobresalen Antonio Beltrán ‘El Esquinazau’ y Alfonso Rodríguez ‘El Relojero’. Igualmente hay que citar a Rafael Sánchez Ventura, zaragozano de la alta burguesía pero anarquista de vocación, amigo inseparable de Ramón Acín, quien también estaba involucrado en los planes revolucionarios.
Desde el primer momento, Fermín Galán estuvo en contacto con el Comité que conspiraba en Madrid, esperando la fecha que se determinara para comenzar la sublevación en Jaca y luego extenderla por toda España. Jaca era el arranque de una operación de gran escala. Hubo varias fechas señaladas antes del 12 de diciembre, pero siempre había aplazamientos, hasta el punto de que muchos de los complotados llegaron a dudar de las verdaderas intenciones del dubitativo y medroso Comité.
Tras distintas reuniones entre Galán, los militares comprometidos, ateneístas llegados de Madrid con instrucciones expresas, y civiles que debían organizar el movimiento sindical y huelguístico de apoyo a la sublevación, se decidió en Jaca una fecha definitiva, el 12 de diciembre. Los conspiradores remitieron un telegrama a Madrid que decía: “Viernes doce, enviad libros”, a lo que se respondió de inmediato: “Cumpliremos instrucciones pie letra”.
El golpe, por tanto, estaba ya en marcha, era imparable. Sin embargo algo falló. Madrid decidió un nuevo aplazamiento, pero la comunicación, inexplicablemente, no llegó a tiempo. Casares Quiroga junto a Graco Marsá fueron enviados a detener los planes de la guarnición insurrecta, pero no lo hicieron con celeridad; cuando llegaron a Jaca, en lugar de avisar urgentemente a Galán, se fueron a dormir al hotel La Paz perdiendo la oportunidad de detener la intentona. 
A las cinco de la madrugada del día 12 sonó en el cuartel la diana revolucionaria. Se ordenó la detención del gobernador militar y de todos los militares que no se sumaran a la rebelión. Los centros neurálgicos de Jaca -correos, telégrafos, la estación- fueron intervenidos. Militares y paisanos colaboraron en todo momento. La situación estaba controlada.
Sólo se produjeron dos enfrentamientos que acabaron con la vida del sargento de la Guardia Civil y de dos carabineros que opusieron resistencia armada. Ocurrieron a las ocho de la mañana en la Plaza de la Catedral. En el ayuntamiento quedó constituida la Junta Revolucionaria presidida por el republicano Pío Díaz, quien sería nombrado alcalde. A las once de la mañana, en el ayuntamiento de Jaca, se proclamó la República.
Aquel día hacía frío y llovía abundantemente. Las calles estaban embarradas. La requisa de automóviles para formar las columnas que marcharían a Huesca fue extremadamente lenta. Con todo, se formaron dos columnas, una comandada por Fermín Galán integrada por 500 hombres, entre militares y paisanos, que marcharía por carretera con 40 vehículos, y la otra mandada por el capitán Sediles, compuesta por 200 hombres, iría por ferrocarril. Partieron a las tres de la tarde, hora en la que el alcance de los hechos ya era bien conocido en las comandancias militares de toda España, sin que ninguna se hubiera sumado al alzamiento.
Galán, que había tenido un enfrentamiento en el camino con el general Manuel de las Heras quien resultó herido, llegó al pueblo de Ayerbe a las doce de la noche y Sediles una hora más tarde. En Ayerbe los esperaba un alborozo republicano extraordinario. Se organizó una verdadera fiesta que infundió ánimo a unos soldados a esas horas ya desmoralizados y cansados. La población de Ayerbe se volcó con los sublevados y tras reponer fuerzas retomaron el camino sobre las dos de la madrugada.
Entre las siete y las ocho de la mañana del día 13 de diciembre la extenuada y aterida columna llegó a las denominadas Coronas de Cillas, a tres kilómetros de Huesca. Allí les esperaban tropas gubernamentales de la ciudad y refuerzos llegados de Zaragoza. La carretera estaba cortada, a pesar de lo cual los de Galán creyeron que los soldados aguardaban para darles la bienvenida y el abrazo fraterno que buscaban en los republicanos de Huesca, tal como estaba previsto. Pero nada ocurriría como habían planeado.
La confusión se adueñaba de los soldados. El miedo comenzaba a hacerse patente. Galán toma la determinación de enviar a los capitanes Salinas y García Hernández a parlamentar. ‘El Esquinazau’ se ofrece voluntario para conducir el vehículo hasta la posición de Cillas y colocar una bandera blanca en sitio bien visible. Galán advierte que si en el plazo de diez minutos no han vuelto abrirán fuego. Los dos capitanes apenas bajan del vehículo son detenidos, al igual que su conductor.
Los minutos pasan. Un oficial hace dos disparos al aire en señal de advertencia y pasados unos segundos las tropas acantonadas en las lomas abren fuego sobre los sublevados. Éstos se refugian donde pueden, bajo los camiones, tras los árboles... Se produce la desbandada. Armas y pertrechos quedan abandonados en la carretera. También tres muertos y veinticinco heridos.
En dos vehículos huyen varios oficiales, entre los que se encuentra Galán y el paisano Graco Marsá junto a algunos ateneístas. Toman la carretera de Tardienta. Los dos coches se separan, los civiles consiguen huir, pero Galán, muy abatido, decide entregarse en el pueblo de Biscarrués, primero al alcalde, pues no quiere saber nada de los militares, luego es arrestado por la Guardia Civil. Sus compañeros no han podido persuadirle para que huya. Los detenidos son conducidos a Ayerbe primero y luego a Huesca e ingresados en el cuartel de Infantería Pedro I.
Ramón Acín, responsable en Huesca del movimiento insurreccional, a la vista de los acontecimientos se escondió en un carrascal de las afueras de la ciudad durante tres días. Estaba acompañado por José Jarne Peire, comerciante, articulista y activo republicano. Luego fueron a la ermita de Loreto y a Zaragoza, donde permanecieron la Navidad de 1930 y, finalmente, con la ayuda de José Ignacio Mantecón, pasaron a Lisboa para recalar a continuación en París, donde se exiliaron hasta la proclamación de la República. Ramón Acín, de haber triunfado la sublevación de Galán, podía haber sido nombrado alcalde de Huesca.
El Consejo de Guerra sumarísimo se inició a las nueve de la mañana del domingo 14 de diciembre en el Cuartel Pedro I. Los acusados fueron Fermín Galán Rodríguez, Ángel García Hernández, Luis Salinas García, Manuel Muñiz Izquierdo, Miguel Fernández Gómez y Ernesto Gisbert Baly. El defensor era el capitán José María Vallés Foradada. Las declaraciones se sucedieron a una velocidad de vértigo, los acusados apenas tenían posibilidad de intervenir y los testigos pasaban a destajo. La sentencia llegó de inmediato: Fermín Galán y Ángel García Hernández son condenados a muerte. Los demás oficiales, cadena perpetua. La condena a muerte de García Hernández fue de todo punto incomprensible, puesto que no concurrían en su persona circunstancias distintas a las que pudieran señalarse de los otros oficiales.
La sentencia la comunicó el Capitán General de la Quinta Región Militar al propio Dámaso Berenguer, que se encontraba reunido con su Gobierno en Madrid. El Consejo de Ministros aprobó la sentencia por mayoría y Alfonso XIII ordenó la inmediata ejecución. Ello a pesar de que era domingo y en domingo no se podía fusilar.
Subieron a un camión, los condujeron al polvorín de Fornillos tomando una carretera de las afueras de Huesca en dirección a Apiés. A las tres de la tarde formó el pelotón. A las tres y diez minutos, Galán y García Hernández habían muerto. Serían enterrados al día siguiente. Murieron tres días después de la sublevación y apenas tres meses antes de que se proclamara la República. Han pasado a la historia, sin duda, como mártires de la libertad.
Un acontecimiento desconocido para la mayoría. Uno de esos episodios ocurrido tal día como hoy, hace 84 años, que merece la pena recordar. Pinchando encima de la fotografía se puede acceder a un documental en el que se explica de forma más detallada la vida de estos personajes y el episodio que les hizo pasar a la historia. No os lo perdáis. 

https://www.youtube.com/watch?v=HX7W32BZ6VE&list=PL1601E923A846B256

6 comentarios:

Maikel Urrutia dijo...

Por desgracia, nuestra historia esta plagada de mártires y de sangre.

Marino Baler dijo...

Sí, y de acontecimientos y grandes personajes olvidados. La sublevación de Jaca y lo de los últimos de Filipinas son episodios puntuales que merecerían un mejor recuerdo y no haber caído en el olvido.
Personajes como Blas de Lezo, por ejemplo, también son víctimas de la desmemoria histórica de este país.

Maikel Urrutia dijo...

Tienes toda la razón, a mi me sorprende el poco conocimiento que la gente tiene sobre nuestra historia. Y de la gente que la ha construido, a base de sacrificio y de sangre.

Maikel Urrutia dijo...

Blas de Lezo con el alias de Mediohombre porque era cojo, tuerto y manco. Teníamos que hablar de un personaje en clase y un compañero habló sobre Blas de Lezo. Después he leído su biografía que es impresionante.

Valeria dijo...

Siempre gracias por descubrir horizontes que escapan a nuestras luces y tienen colores admirables.

Marino Baler dijo...

Valeria, siempre es un placer que visites este humilde blog.

Un abrazo.