martes, 22 de diciembre de 2015

Resaca electoral


Nunca he entendido eso de que cuando le preguntas a alguien a quién ha votado responda con la gilipollez de “el voto es secreto”. Yo entiendo que la gente quiera esconder sus vergüenzas y se puedan sonrojar por decirlo, pero prometo que esa no es mi intención, ya que yo no voy preguntando eso a cualquiera, simplemente a gente con la que considero que tengo un grado de afinidad para hacerlo. Pero vamos, allá cada cual. Por cierto, yo no me avergüenzo de decir que he votado a Podemos.
Parece ser que al peperío, ciudadanerío y facherío en toda su extensión, no les ha sentado demasiado bien que la formación de Pablo Iglesias sacase 69 diputados; no sé si será por el número, pero yo desde el domingo estoy en un continuo ‘orgasmo de satisfacción’ (como decía mi profesor de autoescuela). Pero volviendo al tema del resultado electoral, unos dicen que Podemos no puede llevar a cabo su programa, tendrán una bola de cristal para saberlo; otros dicen que España será un desastre, teniendo en cuenta que en los últimos cuarenta años quienes más han gobernado han sido el PP-PSOE y nos han llevado a la situación en la que estamos, a lo mejor es que los que esgrimen este argumento les ha ido bien, van tirando billetes y tienen miedo de perder su excepcional estatus; los hay que aluden a Venezuela, pero curiosamente no saben decir el nombre de tres ciudades de aquel país, algún río, montaña o contar algo de su historia general… en fin, los hay de todos los gustos y colores, aunque mayoritariamente sean azules y naranjas. Es más, cuando se ponen a decir lo primero que se les ocurre para a atacar a Podemos o a la izquierda, haciendo un paralelismo temporal, me recuerdan a esta vieja del vídeo.


Pero lo curioso es que, en ocasiones, cuando he defendido mi postura me han llamado, entre otras cosas, por poner una, intransigente. No sé… un servidor no es que sea una lumbrera, pero cuando discuto sobre ciertas cosas me gusta saber de lo que hablo, más que nada para que mi interlocutor no me dé la razón por aburrimiento o que pueda empeorar la opinión que tenga de mí.
A pesar del resultado de las elecciones, que me perece bueno (lástima que no hubiera durado una semana más la campaña, porque podría haber sido mejor), tengo una sensación agridulce y no puedo más que preguntarme, tal y como hizo en su día Pedro Castro, “¿por qué hay tanto tonto de los cojones que todavía vota a la derecha?”

3 comentarios:

Maikel Urrutia dijo...

“No les ha sentado demasiado bien que la formación de Pablo Iglesias sacase 69 diputados”. Este es el motivo por lo que estuve a punto de no votar a Compromís, de estos 69 escaños…5 son de Compromís y otros del resto de partidos y asociaciones que hicieron coalición con Podemos. Pero cuando hablan de 69 escaños, parece ser que solo existe Podemos. Porque al final Podemos no es más que un grupo de partidos y asociaciones para conseguir un mismo fin, pero que no todos piensan igual que la dirección de Podemos y al final lio.

Maikel Urrutia dijo...

Según los medios,las marcas con las que el partido de Iglesias concurrió en Valencia, Cataluña y Galicia quieren tener representación independiente de Podemos. Esto me lo dijo antes de las elecciones una persona cercana al partido,que si sacaban al menos cinco escaños formarían su propio grupo en el congreso.

Maikel Urrutia dijo...

Por cierto…según los medios en Valencia, la unión de Podemos y Compromís les ha costado 263.000 votos. Como yo, muchos quieren votar a un partido valenciano y Podemos es a nivel nacional, esto ha hecho cambiar a mucha gente su voto.