sábado, 8 de octubre de 2016

¿Es pecado votar al PP?



El voto no es obligatorio en el Reino de España, de modo que, en principio, es un acto libre. Votar es un acto muy consciente, una elección entre varias posibilidades meditada con tiempo. Los votantes podemos decir posteriormente ‘me equivoqué’, pero no estaría mal que lo hiciésemos delante de un espejo.
Nuestro voto es un acto consciente y somos responsables de él, a cada diputado y a cada Gobierno lo pusieron ahí personas concretas con su voto secreto. Pero que sea secreto para los demás no quiere decir que no debamos asumir cada uno sus responsabilidades ante nosotros mismos. La política es un esfuerzo por racionalizar la compleja vida social, por ello todos tenemos en cuenta los intereses particulares de cada uno y, también, que la máquina del país funcione. La moral sólo condiciona vagamente nuestras decisiones políticas, pero España como Estado y la sociedad española en conjunto afrontan una crisis moral, por ello es más pertinente que nunca preguntarse si no es inmoral dar el voto a ese partido llamado Partido Popular.
A pesar de que la democracia española sea un sistema del que ha desaparecido en gran parte la libertad de prensa, sometida y controlada por el Gobierno, a estas alturas toda la población sabe que está probado que el PP lleva casi dos décadas financiándose con dinero negro. Toda la población sabe que todos sus dirigentes llevan años cobrando sobres de dinero negro del que desconocen su procedencia, igual podría ser del narcotráfico que del tráfico de armas o de la corrupción inmobiliaria. A estas alturas todos sabemos que mientras muchos pagábamos impuestos y éramos vigilados ellos, en la oposición y luego en el Gobierno, se reían de nosotros. Un partido corrupto con unos dirigentes y gobernantes corruptos. Esto está denunciado y probado y lo sabemos todos.
Y todos los posibles votantes conocen que el presidente del Gobierno divide a los súbditos de este Reino en ‘seres humanos normales’, quienes son como él, y los demás, quienes no somos como él. Y conocen que su punto de vista demencial es lo que está realmente detrás de las políticas de este Gobierno en relación con los ‘seres humanos anormales’: no los recortes, sino el robo de la sanidad pública, de la educación, de los servicios sociales, del derecho a la justicia... De la libertad de expresión. Puede que muchos de esos posibles votantes no lo sepan, pero aprobaron una ‘ley mordaza’ y pretenden censurar gubernativamente la información precisamente para que no lo sepan.
Ese partido nació financiado con dinero del contrabando y siguió alimentándose de dinero negro de procedencia incierta. Y eran franquistas y lo siguen siendo. ¿Es inmoral ser franquista? No sé contestar, conocí a personas que eran franquistas y, sin embargo, se las arreglaban con su moral católica y se comportaban en su vida personal con dignidad ética. La vida es muy rara y variada. Es razonable que, además de los delincuentes que participan en los negocios de corrupción, haya personas de ideología puramente franquista o simplemente derechista que piensen en votar al PP por su ideología, pero en esta ocasión es claramente inmoral.
¿Y no es pecado acaso? Los obispos nacional católicos españoles declararon pecado muchas cosas, pero hoy debieran decir públicamente que quien celebra éxitos económicos a costa de la pobreza de tantas personas, quien maltrata sin compasión a los más débiles para dárselo a buitres ahítos de caviar falta a varios mandamientos y a lo más elemental del mensaje de Cristo, la caridad. Al menos eso fue lo que nos enseñaron en las clases de religión de la EGB. Creo que votar al PP, además de inmoral, también es pecado.
La Justicia no ilegalizó este partido, a pesar del peligro que representa para la democracia una organización así, pero las personas tenemos poder para actuar. La política es antes de nada la conquista del poder y su gestión, pero tiene una dimensión moral en último término. No hay un único partido de derechas y hay otras opciones políticas que aseguran una gestión razonable de la administración, se puede escoger. Y votar no es obligatorio en el Reino de España, es un derecho, el derecho a ser ciudadanos responsables de nuestro voto.
Si un partido es corrupto por su propia historia y naturaleza, si su práctica misma es corromper a la sociedad no es excusa para que nos comportemos como adultos. Si en España hay corrupción no es ‘corrupción de menores’, aquí todos somos adultos y hacemos las cosas con nuestro consentimiento. No creamos en los falsos inocentes. Pensarlo bien... porque quizá os espere, en lugar de un aura sobre la cabeza, una buena caldera en el infierno.

8 comentarios:

Leo dijo...

Creo que es una de las entradas tuyas que más ha disparado a mi corazón. Se puede sacar miga de cada frase e incluso palabra que escribes.

Quisiera hacer una reflexión, creo, que en la política como en la vida no se puede ser tan egoísta como para pensar en los intereses particulares de uno, por tanto, creo que es más valiente ser parte de la maquinaria del país.

Dinero negro del cual se des-conoce su procedencia (robo a la sanidad pública), compra de títulos (robo de inteligencias sin oportunidades), justicia injustamente manipulada (por algunos puestos sin escrúpulos)... De cada letra que escribo mana una gota de sangre. Pero la moral va muy asociada al voto, por lo tanto, los intereses particulares de cada uno NO son la maquinaria que mueve la fábrica de un país.

Por otro lado, ¿Cómo dices? ¿Qué si has cometido algún pecado capital vas al infierno? Yo en E.G.B fui a un colegio público de esos en los que se mezcla la diversidad... pero posteriormente hice F.P. en uno católico y me enseñaban unas cosas muy raras, sobre todo, en religión, que yo nunca comprendía (a las profesoras les ponía "los nervios de punta"), ahora bien después topé con una de sus empresas católicas y allí acabé de comprender sus pecados capitales y como ocultan sus propias vergüenzas.

Desde luego, alguien que comete tantos pecados debió de ser el que fue capaz de inventar tanto perdón ante tanta mente obscena y sucia, para luego repartirse los puestos entre tanta inmoralidad.

Tiene mucha miga tu artículo Marino.

Un abrazo.

Maikel Urrutia dijo...

Endemoniáis demasiado al PP y os olvidáis de otros mucho más peligrosos. Sé que os gustaría que ninguno votara al PP y poder mandarlo al infierno, pero no olvidéis que el PP por mucho que os disguste es necesario para la estabilidad del país. Yo voto lo que en conciencia es mejor para tierra, ya hace tiempo que dejé de creer en los políticos, en la política y en la gente de este puto país. Que votan al partido de los asesinos de la ETA, que defienden que un asesino pueda entra en un parlamento. Que no tienen cojones para salir a la calle y demostrar en Catalunya que la mayor parte del pueblo está en contra de la independencia. Podemos andan a hostias entre ellos, del PSOE…ni hablo i el PP a pesar de todo..53 escaños más que el segundo. Lo que me demuestra que a la gente de este país le da igual si es un asesino, un separatista o un corrupto etc. porque no se tiene la menor dignidad y los políticos son el reflejo del pueblo, tan corrupto como a los que se critica. Venga un saludo

Marino Baler dijo...

Leo, muchas gracias. Tenía el día inspirado :p... o es que hablar de sinvergüenzas hace que saque mis más profundos sentimientos.

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

Maikel: Estoy de acuerdo con tu opinión, pero con matices. El PP es posible que sea necesario, es bueno que haya diversas tendencias, de la misma forma que para la liga española es necesario que esté el Barça o el Madrid aunque los querrías ver en Preferente. Ahora bien, no este PP. No un partido corrupto hasta el tuétano, que se ha sentado en el banquillo, que destruye pruebas obstaculizando la acción de la justicia y todo lo que sabemos y que no es necesario repetir, repito, no este PP, sino un PP decente sin ladrones ni sinvergüenzas en sus filas. Que no me vengan que en el PP hay gente honrada y que no lo son todos. Sinceramente, si yo estoy en un sitio por convicción, pero veo que ese sitio es un nido de porquería yo me voy para que no me metan en el mismo saco.
Es muy buena tu última frase sobe la opinión de la gente. Es posible que así sea, si los políticos son el refeljo de la sociedad, es que vivimos en una sociedad corrupta. Como dijo Camps, "las urnas nos han absuelto", ahí es nada.

Saludos.

Mikel dijo...

Siento haber tardado en contestar pero estoy muy liado.Yo realmente no me considero de derechas, he estado en la UGT y he votado a partidos de izquierdas. Pero estuve en un partido de derechas regionalista "UV" porque defendían los mismos valores que yo. Y cuando el PP se cargo a UV, nos hicieron creer que eran los herederos naturales del valencianismo que defendíamos en UV y les apoyé con mi voto. Pero cuando me di cuenta de la mierda que había en el PP, ya no les he votado ni una vez y soy muy duro con ellos. Creo que como Partido había que castigarlo en las urnas y en los juzgados, un Partido con este nivel de corrupción no puede seguir como si no pasara nada. Ahora, creo en la democracia de verdad y por lo tanto aunque no comparto, tengo que aceptar los que deciden otros ciudadanos/as a la hora de votar.
Pero cuando leo las amenazas de Podemos de retirar su apoyo a Ximo Puig en Valencia si el PSOE permite que gobierne Mariano Rajoy… he cogido un cabreo de mil demonios. Al retirar ese apoyo si lo llegan hacer, hunde a su socio Compromís que perdería el gobierno de la Comunidad en favor de Isabel Bonig y del PP de la Comunidad Valenciana. O sea, que le iban aponer a huevo el gobierno de la Comunidad al PP. Se está viendo claramente que llaman democracia…a lo que no lo es. Que estén incitando a la gente a la rebelión, me recuerda aquel dirigente socialista antes de la guerra civil que decía “nosotros aceptamos la democracia si esa democracia nos favorece y si no cogemos el fusil”.
En cuanto a los franquistas ¿sabes cuantos de izquierda…pero de muy de izquierdas, sus padres, abuelos u otros familiares eran jefes del movimiento, falangistas y en general franquistas al 100%? Te asombrarías. Por lo tanto creo que hay que olvidarse de etiquetar a la gente. Mi padre murió cuando yo era un crio,y perdí el contacto con su familia, al contrario de lo que pasó con la de mi madre, que son más rojos que la sangre. Mi madre estuvo en la dictadura militando en la CNT cuando era joven, si nos podemos a etiquetar yo soy rojo... para mí ya no hay ni rojos ni azueles.
Date cuenta de que si yo militara en el PP, estaría considerado como franquista…un sin sentido total, nunca mas lejos de la verdad. Un saludo

Mikel dijo...

Hace días deje un comentario y no lo veo, no sé si he hecho algo mal y no lo envié.

Marino Baler dijo...

Perdona Maikel... es que no había entrado al apartado de comentarios.

Ahora se avecinan tiempos raros y curiosos en la política... ¿qué argumentos puede tener el PSOE en Valencia para reprocharle nada al PP cuando les están dando el Gobierno del país? Yo no sé cómo lo verás tú, pero yo prefiero acostarme con la conciencia tranquila antes que tener remordimientos. Bajo mi punto de vista, el PSOE está traicionando sus principios y a sus votantes, ¿que vamos a terceras elecciones y el PP arrasa? Perfecto, pero el PSOE se mantendrá fiel y muchos votantes volverían... ¿cuántos votantes volverán después de la abstención? Creo que más bien pocos, es más, perderá muchísimos. Creo que el PSOE ha cavado su propia tumba, la primera palada ya la han dado.
Lo que no se puede negar es que el PP representa el franquismo sociológico. A mí me daría que fueras franquista si lo sabes defender y tienes principios para ellos, otra cosa es que yo estuviese de acuerdo con tus ideas. Lo que no puede ser es que cuando al PP se le relaciona con el franquismo se ponga a silbar mirando hacia otro lado como si la cosa no fuera con ellos. IU no se esconde de sacar la bandera republicana, por ejemplo. Para mí no es un problema el serlo o no serlo, para mí es más un problema de coherencia y de honradez política.

Saludos.

Mikel dijo...

Tienes razón en que los del PP están muy acomplejados con la derecha que vino del franquismo. Lo que está pasando en el PS es una guerra civil y toda la culpa la tiene Pedro Sánchez. Este tío se ha ido pegado ostión tras ostión, en todas las elecciones en que él ha sido el secretario general del partido. Y estaba dispuesto a ir a unas terceras elecciones generales, a donde el PS podía cavar su tumba. Y además quería pactar con los separatistas catalanes que quieren romper España. Otros gobiernos han pactado con CIU…pero nada que ver con estos. Lo que hemos vivido estos días con podemos, IU y los nacionalistas es intorelable, que si un golpe de estado, que si la elección de Rajoy es ilegal...lo de siempre, si no sale lo que ellos quieren no aceptan el resultado.

Marino Baler dijo...

Habría que tener en cuenta que el independentismo catalán nunca ha estado tan presente como con Rajoy... por algo será.
Que un partido que está sentado en los banquillos gobierne España... que quieres que te diga... me parece deleznable.