sábado, 30 de diciembre de 2017

Otro más



Dada mi costumbre de publicar los martes y los sábados, por lógica, esta será la última entrada de este año. Del mismo modo, por ser el día que es, podría servir la misma entrada por la circunstancia de acabar el año.
Suele ser habitual durante las últimas horas del año que la gente haga balance o decir eso de ‘año nuevo, vida nueva’. No creo que sea necesario ni una cosa ni otra. Mi vida será la misma cuando llegue el 1 de enero, el 2, 3, 4… Puede que cambie a lo largo del año porque tenga que hacerlo, pero no será ni el 1 de enero ni por ser otro año distinto. Y, del mismo modo, hacer balance de lo que he hecho o he dejado de hacer sería una especie de discurso borbónico durante la Nochebuena y, sinceramente, no le veo ningún sentido, cualquier momento del año es bueno para hacer una retrospección.
Pero supongo que es inevitable no acordarse de ciertas cosas y mientras escribo estas líneas retrocedo con la memoria y pienso en todo lo ocurrido durante este año. Ha sido un año (esta es la única parte diferente a esta misma entrada del año anterior) emocionante, sorpresivo, esperanzador y muchas más cosas…
Quizá quedó algo por pensar, decir o hacer… ahora ya no importa; como decían los berserkers antes de entrar en batalla.

Por todo lo que debimos pensar y no pensamos.
Por todo lo que debimos decir y no dijimos.
Por todo lo que debimos hacer y no hicimos”. 

Nos leemos en unos días.

5 comentarios:

Casteee dijo...

Hola mi querido Marino...

Estoy totalmente de acuerdo que los balances y los propósitos están sobrevalorados.

Te deseo feliz año y este nuevo año siga siendo emocionante, sorpresivo, esperanzador y muchas más cosas.

Un beso muy grande

Marino Baler dijo...

Muchas gracias Casteee. Mis mejores deseos para ti en este nuevo año que mañana comienza. Que lo mejor de este se vea superado en el nuevo.

Muchos besos.

Mikel dijo...

Por desgracia 2018 no va ser otro año más para mí. Ha fallecido mi único hermano y no tengo muy claro por qué. Hace unos años murió una amiga de Alzira de cáncer con apenas 40 años, era mucho más que una amiga con la que pasé una època increíble, su muerte me afecto mucho. Más o menos al mismo tiempo perdí a mi madre y en el 2016 a un amigo de accidente y en el 2017 a otro de cáncer. Dejando de lado a mi madre que era la que más años tenía, el resto les quedaba aun muchos años por delante y sigo sin comprender por qué! Esto me está haciendo replantearme muchas cosas y es vivir a tope cada día de nuestra vida, y hacer todo aquello que un día planeamos hacer y nunca hemos hecho.

Marino Baler dijo...

No sé qué decir. Ante ciertas cosas las palabras no sirven.
Supongo que estas cosas forman parte de la vida y nos tocan... el problema es si vienen muy seguidas.
Creo que es importante vivir cada momento como a uno le apetezca y ser feliz con lo que uno hace.
Vive este año lo mejor que puedas y que tengas mucha suerte en todo lo que te depare.
Un abrazo.

Mikel dijo...

Gracias amigo por tus palabras. Nunca pensamos que estas cosas nos pueda pasar a nosotros…pero pasa. La vida no es justa y cuando pasa esto empiezas a plantearte muchas cosas. Hace un tiempo vi un documental en donde entrevistaban a un escritor “no recuerdo el nombre pero no era español”. Había dado la vuelta al mundo en varias ocasiones, visitando los cinco continentes y la Antártida, había estado en países en guerra y más de una vez a punto estuvo de perder la vida. El periodista le hizo un comentario sobre el miedo que habría pasado en esas circunstancias. Lo que le contesto se me quedó grabado “a lo que más miedo le tengo, es encontrarme un día en mi lecho de muerte y dando un vistazo a mi vida, darme cuenta que no había hecho nada”. Un abrazo y cuídate.