sábado, 29 de noviembre de 2008

La masonería desconocida


Incomprendida, perseguida, denostada, temida, aborrecida, destructiva, satánica, sectaria, manipuladora… todos estos y muchos más adjetivos son los que se han dicho para definir a la masonería ¿pero cuál ha sido el motivo? Simplemente hay que buscarlo en los valores que defienden y que no han sido aceptados por los regímenes totalitarios, tanto de izquierdas como de derechas, surgidos, principalmente en el siglo XX.
Es, principalmente, durante la Revolución Francesa donde la ideología masónica se hace más fuerte. Bajo el lema de “Libertad, Igualdad, Fraternidad” se produce un cambio en Francia que arrastraría a toda Europa y por ende a todo el mundo. Un gobierno dictatorial no puede permitir ese lema entre sus gentes. Por ello destinan todos sus esfuerzos a perseguir a los masones y a condenarlos, así lo hizo Stalin y así lo hizo Franco.

A pesar de lo que se diga, la masonería no es ninguna secta. No capta a nadie. La entrada en ella es libre. Cualquiera que realiza sus ritos iniciáticos, que no son más que unas clausulas como las que se pueden pedir para formar parte de un club cualquiera, lo hace libremente con poder de decisión propia. Por ello es inútil calificarla como secta puesto que su único fin es el enriquecimiento del hombre a nivel intelectual y así conseguir el mismo enriquecimiento a nivel personal y hacia los demás.

En la historia tenemos a grandes personajes masones que han hecho algo importante, casi siempre en bien de la humanidad, por lo tanto es ilógico pensar en el carácter destructivo de esta. Solamente hay que buscar quienes han sido estos personajes y nos daremos cuenta de que no eran incultos ni dictadores ávidos de poder.

No se trata de defender algo que no necesita defensa pues considero que las cosas evidentes no la necesitan. Tampoco de contar nada puesto que hay libros que lo harían mucho mejor que yo. Simplemente tratar de dejar una opinión sobre algo muy distorsionado por los poderes políticos y religiosos que han influido en las gentes durante siglos.

El hecho de buscar respuestas a todas las cosas y no quedarse en la simple rutina también fue aliciente para esta persecución. Todo tiene un porqué y es ahí, precisamente, donde aparece la divinidad de los masones, el Gran Arquitecto del Universo, conocido como GADU como origen de todo. De cualquier pregunta y de cualquier inquietud.

Un masón, nunca dirá que lo es, aunque tampoco lo negará con una negación contundente. Una persona, no puede conocerse por otra cosa que no sean sus actos. Podemos engañar a los demás, e incluso a nosotros mismos, pero no podemos actuar de forma distinta a lo que sentimos y pensamos.

Así pues, con esta visión, quizás las cosas fueran mucho más fáciles para todos porque realmente, nada es lo que parece.

4 comentarios:

Parsimonia dijo...

Es verdad que se ha escrito mucho sobre el tema. Cualquier sociedad secreta resulta misteriosa e interesante, sobre todo la masonería, formada por intelectuales aunados por el amor al hombre, como hermano.
Los masones, otros idealistas admirables, que seguro que hicieron secretas gestas que hoy día desconocemos.
Encantada de leer tus entradas.

Marino Baler dijo...

Muchas gracias.
El problema es que cuando algo invita a pensar a las masas ha de ser eliminado, como la masonería.

Un saludo.

Anónimo dijo...

me gustaría que escribieses más sobre el tema, me parece un tema verdaderamente fascinante, y a la vez un poco complejo, por eso quizás no siempre lo he llegado a entender del todo, imagino que por la poca, diversa e incluso falsa información que nos han dado. gracias.

un abrazo
Marta

Marino Baler dijo...

Gracias, Marta, tomo nota y veré lo que puedo hacer.

Un abrazo.