miércoles, 5 de noviembre de 2008

Un panfleto llamado ABC



No, no era esta viñeta la que quería colocar para esta entrada pero creo que es la más digna para esta ocasión. El motivo es porque de la quiero hablar se trata de otra totalmente contraria y publicada por el panfleto ABC (no lo llamaré periódico para no ofender a los que se denominan así) el 3 de septiembre de 2008. Se trata de la 2ª de la izquierda que podéis ver aquí. Como comprenderéis, semejante estampa no podía estar en mi blog. Mi estómago no lo permitiría y mi humor se vería alterado cada vez que entrase y la viese. Se habla mucho de no remover el pasado, de no reabrir heridas y demás falacias por quien siente vergüenza y le sacan los colores cada vez que se recuerdan cosas ¿Por qué no vamos a poder hablar del pasado? ¿Qué es pasar página? ¿Acaso olvidar? El perdón no significa olvido pues el olvido es la pérdida de identidad y de dignidad.
Este panfleto de la derecha más reaccionaria contraataca con la mofa, el dolor y tratando de humillar a aquellos que yacen en cunetas y fosas por el único delito del pensamiento distinto. Pero claro esto es España, la España de charanga y pandereta que tan bien definió el poeta a principios del siglo pasado y desde entonces no hemos avanzado nada. Mi pregunta sería ¿qué diferencia existe entre esta viñeta y la de El Jueves que fue secuestrada? ¿Ha actuado en este caso la fiscalía secuestrando el periódico? Porque en el caso de El Jueves, las personas supuestamente caracterizadas podían presentar ellos mismos la denuncia sin que sus siervos les hiciesen el trabajo… pero en este caso es muy distinto puesto que a quienes caricaturiza no pueden defenderse ¿Cabe mayor ignominia? Hagamos un ejercicio de imaginación y cambiemos la situación. Imaginemos que los huesos fuesen de Miguel Ángel Blanco ¿Qué ocurriría? Cada cual que piense la respuesta.
En otra ocasión podría sentir rabia e impotencia pero esta vez no es el caso. En esta ocasión siento lástima y compasión porque se trata de quién se trata. Si nadie ha actuado contra ese libelo centenario la razón es sencilla ¿Qué persona mediamente inteligente puede leer semejante folleto? Es normal que la viñeta, afortunadamente, haya pasado desapercibida puesto que nadie lee el ABC. Por ello a pesar de la crisis y aunque es pronto para pedir favores navideños, me gustaría que la gente se suscribiese a ese pasquín. No hay nada que haga sentir mejor que ayudar a los demás y si son pobres (en este caso en lectores) mucho mejor. Por favor, suscribíos al ABC. Ayudar a un pobre. Sus hojas siempre os podrán servir para encender una buena hoguera, o como es mi caso, para ponerlas en el fondo de la jaula del periquito para que esta no se ensucie, no sé, para lo que se os ocurra, hay mil opciones porque en este caso la imaginación puede ser muy grande.
En fin por mi parte que no quede. He hecho mi buena acción del día ayudando a que este panfleto no se hunda todavía más. Ahora ya no depende de mí y cada uno que actúe según su criterio.
Gracias por vuestra colaboración.

5 comentarios:

Luis López-Cortés dijo...

Tienes toda la razón. Me parece una viñeta asquerosa, digna de otros tiempos. Pero aunque contemplándola siento dolor en los testículos prefiero ese sufrimiento que coartar o restringir la libertad de expresión.
Salud, compañero.

Anónimo dijo...

entre el sentimiento de tristeza y de repugnancia que se puede sentir al mirar esta viñeta, creo que estoy de acuerdo con Luis, al fin y al cabo eso es lo que nos diferencia de los demás, el compartir que la persona sea libre de expresar lo que sienta. sin eso no somos nada, aunque a veces, como en esta ocasión nos duela demasiado.

saludos
Marta

Marino Baler dijo...

La temática no me importa. Lo que me molesta es la forma de representarlo. Creo que se puede decir lo mismo de otra forma. Simplemente es cuestión de sensibilidad y en este caso se demuestra que no existe.

Un saludo.

Luis López-Cortés dijo...

No te enfades, compañero. Estoy contigo (y lo sabes)

Marino Baler dijo...

No, Luis, no estoy enfadado, faltaría más.

Un saludo.