sábado, 18 de octubre de 2008

20 de abril del 90

Hoy he hablado con un amigo del que hacía mucho tiempo que no sabía nada. Un antiguo compañero de estudios que me ha llamado y hemos estado casi una hora al teléfono. Hemos hablado de nuestras vidas y de todo un poco. Pero quizás lo más emotivo ha sido cuando nos hemos puesto a preguntar por los demás. Si sabíamos que ha sido de este o del otro, de uno que se fue a Nueva Zelanda, de los vecinos que vivían en el tercero, de otro que estuvo por Italia viviendo, del que pillaron copiando en tal examen, de la chica que se rumoreaba que aprobaba por ser complaciente con ciertos profesores y de tanta, tanta gente con la que se comparten momentos y que después desaparecen tal como llegaron pero que te dejan el recuerdo. Si se mide en años quizás no haga demasiados, pero al pensar en ello parece tan lejano que es cuando me doy cuenta lo rápido que pasa el tiempo.
Ahora se pueden aprecian esos momentos que entonces eran tan insignificantes por ser la rutina diaria. En ocasiones pienso que la vida es como un bar y nosotros somos los camareros que estamos detrás de la barra. Las personas que pasan por nuestra vida son como los clientes que entran, están un rato y se van, pero nosotros nos quedamos allí.
Como en la canción, yo también me he puesto a recordar y aunque quizás nunca volvamos a reunirnos otra vez, sí que hubo un tiempo que lo vivimos, lo sufrimos y lo disfrutamos todos juntos. Donde el compañerismo, la amistad, la diversión y, porque no decirlo, el sacrificio eran palabras a las que no había que buscarle un significado porque era lo que vivíamos. Son muchos vivencias y anécdotas imposibles de enumerar y sería injusto dejarme alguna, por ello con esta canción “20 de abril del 90” quiero recordar aquellos tiempos en lo que todos creíamos que las cosas siempre serían iguales. Tiempos en los que no teníamos recuerdos porque los estábamos fabricando para cuando llegase este momento.

Así que con esto quiero homenajear a todos y cada uno de ellos que, durante un tiempo, formaron parte de mi vida y que ahora forman parte de algo que evoco con cierta nostalgia. Nunca he vuelto a tener amigos como los que tuve en mi adolescencia ¿Los tiene alguien?



5 comentarios:

Maria dijo...

Hola soy Mari, quizás no te conocí en tus andanzas y amorios adolescentes pero yó al menos me considero y siento amiga tuya es una pena por tu parte que no reconozcas las amistades que te encuentras ahora por el camino.Un besico.

Anónimo dijo...

creo que tienes mucha razón. las amistades de la adolescencia siempre las hemos vivido con mucha más pasión, mas desinteresadamente. yo tengo la suerte, al vivir en un pueblo pequeño, de poder disfrutar de un par de amigos de los que se dicen "de toda la vida". y de verdad que son un gran tesoro para mí.

saludos

Marino Baler dijo...

María, creo que no has entendido el texto. No sé por qué dices, precisamente tú, que no reconozco a mis amistades actuales. Ese texto está relacionado con una época y una gente con la que compartí, como tú dices, andanzas y amoríos, pero de la que ya no he vuelto a saber nada, de la mayoría, por el transcurrir de la vida. Por lo tanto creo que ese no es tu caso pues continuamos teniendo relación ¿no te parece?

Un besito.

Only dijo...

Intuyo que te refieres a la diferente "categoría" de un amigo de la infancia..o adolescencia respecto a los más recientes.
Es un tema bonito, y daría para hablar mucho.
Yo tengo la suerte de conservar alguno de la esa época, y realmente es un lujo disfrutar a esta alturas d e la vida, cuando ha habido que borrar tantos otros, que finalmente quedaron en la categoría de "conocidos".
Pero siempre tenemos el corazón abierto, para alguno nuevo, que siempre puede llegar. No es así?


Un saludo

Marino Baler dijo...

Cierto Only. Me refiero a los amigos de la universidad con los que coincidí, donde cada uno eramos de un lugar y al terminar tomamos, otra vez, caminos diferentes. Serían los típicos amigos con los que te reencuentras 10, 15 o 25 años después para celebrar tal promoción, por ejemplo.


Saludos.