viernes, 24 de octubre de 2008

El Románico visto de forma sencilla



Posiblemente el mejor estilo arquitectónico que exista (opinión personal). Cuanto menos el que más secretos y misterios esconde. Me apasiona y quisiera compartir ese amor por tan hermosa arquitectura. Os presento un maravilloso estilo arquitectónico: el Románico.
Como tal, toma su nombre por proceder del Romano y por ser contemporáneo con las lenguas romance. Estamos situados en la época de las Cruzadas y de las grandes órdenes monásticas. Las Cruzadas dieron lugar a un aumento del comercio lo que facilitaba el intercambio cultural entre países a la vez que se introducían productos procedentes del Oriente; por otra parte la costumbre de peregrinar a Roma o a los Santos Lugares fue dificultado por las guerras de las Cruzadas y por las luchas señoriales de Italia, derivando las peregrinaciones a Santiago de Compostela dada la pacificación del norte de la península tras la reconquista de los territorios norteños a la dominación árabe. Por ello, en España, el Románico es el estilo predominante en esta zona. No obstante, existen ciertas reminiscencias románicas en los lugares reconquistados después del siglo XII y XIII aunque apenas son significantes.
Para entender la aparición del Románico, es preciso conocer la aparición de nuevas órdenes religiosas surgidas de las profundas transformaciones que sufría la iglesia, puesto que fueron estas, con una arquitectura para tal fin, las principales impulsoras de este nuevo orden en arquitectura. En este sentido las órdenes son la de Cluny y la del Cister. Los monasterios, Cluniacenses y Cistercienses principalmente, se hallaban dirigidos desde una abadía principal, que con criterios uniformadores construyeron edificios sistematizados, con planos idénticos, que solo diferían en lo que la orografía obligase en cada caso, dando lugar (sin ellos saberlo) a la aparición de un nuevo estilo internacional.

El sistema feudal, había impedido la formación de núcleos urbanos, hasta el siglo XII, en que el auge del comercio y la situación más pacífica, facilitaron la aparición de agrupaciones urbanas. Los tipos de población son: la villa y el burgo; las primeras se forman por edificación o repoblación de un villa romana ó por la concesión de franquicias que favorecían su creación (Villafranca de…). El burgo era una agrupación urbana fortificada y amurallada.
En los siglos X y XI encontramos el primer arte románico, cuyas características son: aparejo rústico de sillares irregulares, decoración a base de arquería ciega con pequeños arcos bajo la cornisa que suelen descansar sobre bandas verticales y lisas, dando lugar a las denominadas “bandas lombardas”; la cubierta es de madera, apareciendo la bóveda a finales del siglo X; se realiza el crucero colocando cúpulas. En España existen valiosas muestras en la zona de Cataluña.
Es en los siglos XI, XII y XIII cuando alcanza su mayor difusión.
La arquitectura románica abandona la cubierta de madera y adopta la bóveda de cañón o arista, reforzada con arcos perpiaños, obligando a aumentar el espesor de los muros de sillarejo; los muros tienen escasos vanos y aparecen sobre sus sillares signos lapidarios. Se emplean contrafuertes adosados a los muros.
La columna es sustituida por gruesos pilares rectangulares o cruciformes con columnas adosadas; la columna solo se emplea exenta, en claustros y girolas, suprimiéndose el éntasis, los capiteles derivados del corintio están historiados con escenas evangélicas o simbólicas.
Los vanos están formados por una serie de arquivoltas, que en los de mayor tamaño (portadas) se coloca un parteluz sobre el que apoya un dintel en el que descansa el tímpano.
La decoración es geométrica: ajedrezados, sierra, billetes, etc.; o con motivos vegetales estilizados y animales simbólicos. El parteluz suele estar dotado de una escultura del Santo Titular, también las arquivoltas pueden tener esculturas; en el tímpano se esculpe “Majestad con Tetramorfos”.
El Románico es esencialmente monástico. La iglesia románica con planta de cruz latina, tiene 3 ó 5 naves, siendo más ancha la central; capillas semicirculares en la cabecera o en la girola. La nave central es más alta, y los laterales de una o dos alturas; en la inferior se abre capillas laterales y está cubierta con bóveda de cañón o arista, la superior se cubre con bóveda de cuarto de esfera, que sirve para transmitir los empujes de la nave central a los contrafuertes, existiendo aberturas desde esta galería o “triforio” a la nave central.
Son ejemplos más representativos en España: siglo XI: la Catedral de Jaca, San Isidro de León, Catedral de Santiago de Compostela, San Vicente de Ávila, San Martín de Fromista (fotografía del artículo). En el siglo XII: San Millán, San Martín, San Esteban y San Lorenzo, todas ellas en Segovia; en Ávila la Iglesia de San Andrés, la Catedral de Zamora, la de Salamanca, y la Seo de Urgel.
Resumiendo podemos tener:
Elementos estructurales:

v La planta es de cruz latina con ábsides semicirculares.
v Los muros se ejecutan en sillarejo y se marcan con signos lapidarios.
v Predominio del macizo sobre el vano, vanos muy pequeños.
v Los pilares son de sección cruciforme.
v Utilización de grandes contrafuertes marcados en el exterior.
v El arco es de medio punto doblado.
v Las bóvedas son de medio cañón o de arista.
v Las naves centrales son más altas que las laterales.
v Construcción de cimborrios en el crucero.
v Torres prismáticas, con más vanos en cada planta de forma ascendente.
v Claustros rodeados de arquería sobre columnas pareadas.
Decoración:
v Utilización de impostas de ajedrez, sierra, billetes o clavos.
v Construcción de arquivoltas en portadas con figuras radiales.
v Decoración en los tímpanos con Majestad y Tetramorfos.
v Parteluz con escultura representativa del Santo titular.
v Utilización de esculturas en portadas, arquivoltas y capiteles.
Básicamente de estos elementos se compone el Románico. Si os interesa conocer un poco más os recomiendo visitar amigos del románico (cuyo enlace también está en la columna de la derecha).

He procurado describirlo de una forma sencilla sin profundizar demasiado porque creo que no se trata de ser un experto en nada sino simplemente ver un edificio románico y saber lo que se está viendo y por qué. Quizás pueda ser un poco complicado por la terminología empleada, pero este vocabulario es el imprescindible para poder admirar este estilo y no se puede sustituir por otros vocablos, pero tampoco son tantos ¿no? Personalmente, creo que merece la pena aprenderlos para disfrutar de semejante maravilla arquitectónica. No se trata de mirar las cosas, que eso lo sabemos hacer todos, si no saber que se está mirando.

7 comentarios:

Only dijo...

Qué bien que hayas puesto esta entrada: me encanta el románico.Gracias!

Una de tantas cosas pendientes que tengo es recorrer el camino del románico del norte , pero en vivo.

Un saludo

Anónimo dijo...

Creo que imprimiré este documento y me acercaré a la iglesia de mi pueblo, que por cierto, es preciosa, y como bien dices, en vez de simplemente contemplarla, intentaré descubrirla gracias a tus indicaciones.

un saludo

Marta

Nuska dijo...

Enhorabuena por este fantástico artículo . En realidad es bueno mirar las cosas y no quedarnos en la superficie .

un saludo

Luis López-Cortés dijo...

Entrada currada y muy didáctica. Lo estudiaré a fondo, me encanta el Románico. ¿Conoces Zamora?
Saludos.

Marino Baler dijo...

Only:
Gracias a ti por visitarme. El camino de Santiago también es mi asignatura pendiente, pero con calma hay muuuchas cosas que ver y no se puede hacer todo seguido, mejor por etapas.

Marta:
No solo en tu pueblo sino que en toda Navarra puedes disfrutar del Románico. Celebro que esto te sirva de ayuda.

Nuska:
¿Qué pensaría tu tía si leyese esto después de visitar Santiago?

Luis:
Soria es un gran bastión románico donde puedes disfrutarlo plenamente. Por desgracia no conozco Zamora, vivo muy lejos de allí y en un fin de semana es imposible. Tendré que organizar mejor mis vacaciones.

Un saludo a todos y gracias.

Baruk dijo...

Hola!

También me gusta mucho el románico, he topado con este artículo por casualidad y he quedado enganchada, esta muy bien sintetizado y entendible.

No conozco San Martín de Fromista pero por lo que dicen es visita obligada... Tendré que espabilar!!

Muy ameno el blog!

Salud y románico

Izquierda Republicana Salamanca dijo...

Hola Marino:
Soy Ramón, uno de los compañeros de IR de Salamanca y me alegro de compartir contigo la aficíón y el interés por el arte románico.
De hecho, estoy asociado a Amigos del Románico y el año pasado pude disfrutar en primavera del romanico de Huesca. Una auténtica maravilla. ¿Conoces la pagina de Antonio Garcia Omedes romanicoaragones? Un prodigio de datos, fotos en el que se te pasan las horas navegando.